Primera Noche: “Un dia a la vez”

¡MUCHAS GRACIAS A MI BETA Naiko Li y a Kaeri por inisistirme sobre este fic ^^´. La idea es de por sí ligera. Aunque vá a complicarse más (si pues, sigo siendo yo… ¡siempre lo complico todo!, pero esta vez.. a la velocidad de gotero ^^´).

Espero que les guste, ¡DISFRUTEN!

Gotterdammerung1

 

– "¡TODOS USTEDES SON IDIOTAS!, ¿ACASO ES GENETICO?!"
 
– "Tus nueve madres tendrían que responder eso Heimdall" -rió Freya, divertida.
 
– "Al hogar de Hell contigo, Freya" -maldijo el dios de las olas y la luz, mientras se cruzaba los brazos y lanzaba una mirada desconfiada sobre los hermanos- "si quieres un hechizo, pídeselo a Verdandi ¡hasta el mismo Loki lo hace! ¡esto va a salirte MAL, MAL.. REALMENTE MAL!"
 
– "¡Nah!, ¡Heimdall!.. ¡no digas esas cosas!" -se quejó el dios de la fertilidad, echando una mirada llorosa sobre su amigo, quien maldijo de nuevo en voz baja- "Freya-chan va a hacer un lindo conjuro para Freyr!, ¿y no estás animando a Freya-chan?, ¿acaso no quieres que Freyr sea feliz?.. ¿Heimdall???"
 
– "¡Al carajo con ustedes dos!. Hagan lo que les dé la gana, pero no me vengan a mí a pedirles que les saque del enredo" -murmuró a modo de respuesta antes de dar una vuelta sobre sí mismo y salir de la habitación dando un gran portazo.
 
– "¡Ahh Oniisaaan!, ¿cómo es que le aguantas?"
 
– "¡Nah Freya-chan!.. Heimdall es buen amigo de Freyr. ¡Me acompaña a todas las ofertas!" -se entusiasmó- "¿falta mucho para eso Freya-chan?"
 
– "Ji, ji.. no mucho Oniisan" -rió la diosa- "lo tendré en un poco más y serás el primero en probarlo"
 
– "¡AHHHHH!, ¡Que felicidad!" -se entusiasmó Freyr- "¡Freyr al fin podrá reunir el valor de decirle su profundo amor a Yamato Nadeshiko!, ¡es genial, genial!.. ¡Gambatte, Freyr!!, ¡Al fin, Freyr!, ¡ADELANTE FREYR!"
 
Freya contempló la explosión de ingenua felicidad de su hermano mayor con algo de culpabilidad, pero se encogió de hombros. En el fondo, le alegraba que Heimdall se hubiera marchado porque el conjuro que ella -como diosa del amor- estaba preparando NO tenía como verdadero fin mejorar la vida sentimental de su hermano y Heimdall no era tan ingenuo como Freyr para creer ese cuento. ¡Era más bien un experimento para desatar la pasión pura!¿y quién mejor para probarlo que su querido oniisan?, él estaba impaciente por declararle su apasionado afecto a aquella niña mortal y Freya deseaba ardientemente que eso sucediera y no sólo por la felicidad de Freyr sinó que eso acabaría de sacar a Mayura Daidouji de su camino…
 
¡Oh, si!, era una GRAN idea… ayudar a Freyr a demostrarle su pasión a la niña humana para probar el poder de su experimento, la chiquilla caería a los pies de su querido oniisan y a la vez que se libraba de que siempre distrayera a Loki -¡porque por supuesto que Mayura sólo era "distracción" para el tramposo Loki!, ¿cómo podía ser otra cosa?- .. eso, además que al comprobar que el hechizo ERA efectivo.. ¡ENTONCES ELLA MISMA! podría ejercerlo sobre Loki..
 
Y la sola visualización de un Loki rendido de pasión por ella hizo a Freya sonrojarse.
 
Afuera, y soltaldo maldiciones a cada paso, Heimdall se alejaba por el pasillo de la casona de Freyr seguido de Gullimbrusti -quien tampoco acababa de estar muy de acuerdo con la ultima idea de Freya- él podía de sobra obligar a Freya a dejar ese hechizo en paz -a Heimdall eso le estaba provocando muy mala espina- pero sabía que sus "métodos de persuasión" no iban a ser del agrado de Freyr, y mal que bien, el dios de la fertilidad era el único amigo que poseía y aunque su comportamiento soliera afectarle los nervios un día sí y otro tambien… Heimdall apreciaba que Freyr le aguantara los estallidos de malhumor, la envidia, el sarcasmo y todas las "bonitas" cualidades que nunca le habían hecho precisamente el más popular entre los dioses.
 
El no tenía el encanto de Loki para agradar a la gente pues. Cúlpenlo por tener malhumor permanentemente, ser malhablado, tener escasa paciencia -si, porque desde que vivía con Freyr en el mundo humano había descubierto que SI tenía algo de paciencia- y no tener demasiados escrúpulos una vez que una idea se le metía a la cabeza. Eso, además de gustarle provocar temor, gritar, tener ahora un sólo ojo y verse…
 
Bajito, tuerto y malencarado. Como que era para apreciar al único descerebrado -de eso no tenía la menor duda- y verdadero amigo que le aguantaba…
 
– "¡Ja!, ¡hechizo para darle valor a Freyr de declararse!, ¡al carajo con eso!" -bufó irritado, bajando las escaleras y dirigiéndose a la cocina a buscar algo de comer- "Freya se trae algo entre manos y ese estúpido no puede verlo" -dijo en voz alta mientras atacaba el pastel de calabaza que Freyr había preparado la noche anterior- "si fuera para perjudicar a Loki sería bueno….. pero conociendo a Freya usará a ese imbécil como conejo de indias, ¿porqué no le dice de una vez a esa mortal lo que siente sin tanta estupidez?"
 
– "Buuuuuu"
 
– "¿Verdad cerdo?" -Gullimbrusti repitió su "buu" y Heimdall siguió comiendo el pastel- "ni que fuera difícil acercarse a esa mortal… ¡con lo fácil que fué esa vez!"
 
Sonrió con malicia al recordar que había besado en la boca a aquella chica ante la mismísima cara espantada de Loki más por mortificarlo que por otra cosa. No había vuelto a meterse con la niña en consideración a Freyr -al que tampoco había mencionado el episodio- pero como que al recordarlo, le entraron ganas de besarla otra vez sólo por ver de nuevo la cara de estupefacción de Loki.
 
Afuera, una figura juvenil miraba la casona de Freyr con sorpresa, pero se acercaba a tocar la puerta con energía.
 
– "Anunciar mi presencia a Freyr-san, Heimdall-san y Thor-san, no es parte de mi misión… pero nada es excusa para olvidar los buenos modales y saludarles antes de empezar" -se dijo el inusual visitante a la casona mientras se acercaba a pasos lentos hacia el portón principal- "es mejor ser siempre correcto y…"
 
– "¡KYYYYYYYYYYYYYYYYAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!, ¡ONIISANNNN!"
 
El grito de Freya hizo a Heimdall saltar en la cocina y correr escaleras arriba con Gullimbrusti pisándole los talones, ¡ESO NO SE ESCUCHABA NADA BIEN!, ¡NADA BIEN!… ¡Que había hecho Freya mal ahora? ¡¡por los malditos gigantes de hielo!!, ¿porque nunca nadie le hacía caso?!
 
– "¡Freya, Freyr!, ¡¿que pasa?!" -gritó abriendo la puerta de una patada- "¿Qué..?"
 
– "¡Oh, te amo, te amo, sólo quiero tocarteeee!"
 
– "¡¡¡¡¡¡¿AHHHH????!!"
 
Un gigantesco signo de interrogación apareció sobre la cabeza de Heimdall al mirar la expresión inusualmente LUJURIOSA de Freyr y la cara de franco horror de Freya; el irascible dios de las olas y la luz parpadeó confundido ante lo que su ojo estaba viendo -oks, ¿Freyr LUJURIOSO?.. ¡eso tenía que ser una alucinación!- pero antes que pudiera hacer o decir algo Freya hizo gestos frenéticos con las manos -señalando a Heimdall- como si quisiera deshacerse de su conjuro ..
 
O quizá que él lo deshaciera…
 
Lo que quiera que fuera.. Heimdall no entendía NI JOTA. Y tampoco entendió lo que pasó los segundos siguientes porque Freyr se volvió a mirarlo y antes que Heimdall pudiera reaccionar, decir o hacer algo, el dios de la fertilidad tomó su cara entre sus manos y le plantó un gran beso en la boca que puso al pobre Heimdall con la cara blanca del más puro horror..
 
– "¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡KYYYYYYYYYYYAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!!!!!!!!"
 
El segundo grito que salió de la casona fué reconocido por el chico que estaba por tocar la puerta de la casona de Freyr.. como de Heimdall. De hecho, casi podría decirse que toda la ciudad retumbó.
 
– "Eh… Heimdall está de peor humor que el habitual" -murmuró el visitante deteniendose justo cuando iba a tocar la puerta- "mejor dejo la cortesía para después y…."
 
Un fuerte escándalo, rumor de pisadas y persecusión y Heimdall salió corriendo a toda prisa de la casona, casi estrellando la puerta contra el visitante, detrás de él venía Freyr -y aun se veía igual de "extraño"- y detrás de ambos… Freya.
 
– "¡QUÍTAMELO DE ENCIMA FREYA!, ¡SOLO QUITAMELO DE ENCIMAAAAA!"
 
– "¿Pero a quien le paso el conjuro?"
 
– "¡ME IMPORTA UN CARAJO, ¡¡¡¡¡¡¡QUITAMELO DE ENCIMA YA!!!"
 
El visitante vió pasar ante él tres borrones. Uno, pequeño y de color entre lila y verde -el pelo y la ropa de Heimdall- el segundo borrón era azul, marrón y gris – Freyr- y entonces vió a Freya. Estuvo a punto de saludarla y la diosa entonces lo señaló y murmuró algo que al fin, hizo que Freyr se detuviera en seco..
 
– "¿Que le pasó a Freyr?" -repitió el dios de la fertilidad aturdido, sin notar que Tenía a Heimdall entre sus brazos- "¿Que pasó?"
 
– "¡SI NO ME SUELTAS VOY A MATARTE, PEDAZO DE IMBECIL!.. ¡no te me vuelvas a acercar JAMAAAAAASS!!"
 
Freyr parpadeó y miró sorprendido que estaba … en una posición bastante "rara" con Heimdall debajo de él. Estuvo a punto de repetir su pregunta, pero entonces el zapato de Heimdall cruzó su cara enviandolo por efecto contrario al extremo opuesto…
 
Volando.
 
– "¡SON USTEDES IMBECILES!.. ¡VOY A MATARLOS A TODOS!" -maldijo Heimdall.
 
El visitante estaba aún parado entre los dioses.. que sólo entonces repararon en su presencia.
 
 
* * * * * * * * * * * * *
 
El desayuno estaba casi terminando en el Templo, mientras Misao Daidouji miraba con aprehensión cómo Mayura se metía dos trozos de tostadas a la boca casi atragantándose en el proceso, de la prisa que llevaba. Aún faltaba UNA HORA para que tuviera que entrar a la escuela, pero ella estaba saliendo casi de volada y su padre sabía bien hacia donde. El sacerdote gruñó su desconfianza en voz baja mientras maldecía por enésima vez su poca capacidad de imponerse a su única hija, y la terquedad de ésta.
 
Hace unos instantes la ciudad había casi retumbado por un grito.. y eso le daba mala espina al sacerdote.
 
Una semana atrás había estado a punto de pegar de brincos de la pura felicidad cuando la chiquilla le comunicó con voz de ultratumba que Loki-kun se había ido. Al sacerdote ni siquiera se le ocurrió preguntar dónde. De hecho, lo único que había sentido habían sido unas ganas indescriptibles de bailar a modo de celebración, pero la expresión de Mayura le había asustado. La chiquilla no había ido a la escuela ese día ni el anterior mientras buscaba al pequeño detective -¡condenado crío!- y ni que decir de comer o beber. Podía decirse que Mayura podía haber caído al suelo desmayada de inanición pero sin duda algún dios había tenido piedad de él y de su hija.. porque tal cosa no había ocurrido. En su lugar, y pese a la falta de alimento, Mayura había peinado casi cada calle de la ciudad con una pequeña fotografía, buscando incesantemente, con una terquedad que le hizo dejarla hacer su voluntad otra vez si bien en su fuero interno rogaba mentalmente que su hija no volviera a tener relación alguna con aquel extraño niño.
 
Pero nada es como parece. Y el mocoso aquel estaba de vuelta. Esa noche incluso había tenido que ir a sacar a su hija de aquella extraña casona porque la adolescente parecía no llegar nunca al templo y por lo avanzada de la noche Daidouji se asustó. Mayura era bien conocida en el vecindario pero aunque era infantil y bastante despistada era bastante bonita y había cada degenerado suelto que…
 
Como sea. Se había asustado.
 
Se había asustado de verla tan destrozada y ausente por la desaparición de aquel niño, no sólo porque él sabía perfectamente que algo había de anormal en aquel pequeño de aproximadamente 9 años, sinó porque.. porque entendía que ella había asumido a Loki-kun como parte de su vida. Y eso no estaba bien. Mayura era alegre y la gente solía pensar que era tonta, pero él conocía bien a su hija y sabía muy bien que aquella expresión infantil escondía miedo. Miedo a aferrarse a algo real. Algo que pudiera perder.
 
Algo como su madre.
 
Por eso si bien todos la conocían… carecía de verdaderos amigos. Era alegre y dicharachera, pero no estaba en ningún club de su escuela, no practicaba algún deporte… ¡ni siquiera tenía alguna mejor amiga!. Parte de culpa tenían sus particulares aficiones a lo extraño, pero su padre sospechaba que esas aficiones eran en parte una excusa, como si Mayura no quisiera insconscientemente encajar. Como si temiera encajar en un grupo, con amigos, con personas… gente que pudiera perder. Sin embargo, había logrado aferrarse a ese niño y eso le caía como una patada en mitad del estómago.
 
Podía tener los amigos que quisiera… todo lo extraños que fueran, pero NO ese niño. Ese niño… ¡ese niño! a estas alturas Misao Daiduoji no estaba ni siquiera seguro que fuera realmente un niño pero el aura oscura que aquel aparentemente encantador chiquito poseía era cosa seria. Jamás había sentido en su vida algo cercano al poder oscuro que emanaba de aquel pequeño, que por cierto, tampoco se comportaba del todo como un niño.. es decir, ¿cuantos niños de 9 a 10 años llevan una agencia de detectives?. Eso, unido a que desde que Mayura empezara a tratarlo se había visto envuelta en cosas raras, le ponía ferozmente aprehensivo.. pero a la vez, la sonrisa y la alegria de su hija le ataban las manos. Quizá Mayura no se diera cuenta, pero él si había sentido cosas insólitas en su casa varias veces… como si un árbol o algún tipo de entidad maligna hubiera estado en su pórtico ¡y aquella vez que Mayura desapareció rodeada de plumas!… todo, siempre por estar relacionandose con el mocoso aquel, cuya aura oscura siempre flotaba alrededor de cada cosa rara que ocurría en el vecindario.
 
– "¡Te veo en la noche papá!" -se despidió Mayura corriendo .. en dirección opuesta a la escuela.
 
Misao Daidouji contuvo un forzado suspiro y a la vez una promesa mental. Algún día sabría bien "que era" exactamente aquel niño y entonces…. entonces tendría que hacer uso de toda su autoridad paterna -esa, que nunca usaba- y alejar a su hija de aquel pequeñajo.
 
– "Quizá la adolescencia pueda ayudarme…" -suspiró temeroso, sabiendo que era posiblemente el primer padre que espera con impaciencia que su hija tenga los cambios de una adolescente ordinaria.
 
¡Ah, la adolescencia!
 
El sacerdote se hubiera sorprendido mucho si supiera que alguien más pensaba también en las complicaciones que trae la adolescencia en los hijos.
 
Loki miró su plato de desayuno sintiendo que el estómago le daba un vuelco, mientras contemplaba todo lo colocado sobre la mesa como si fuera la más vulgar herejía. Fenrir lanzó un par de ladridos molestos y sólo entonces Yamino-kun espabiló de repente.. como si despertara.
 
– "¿Deseas un plato más, niisan?" -preguntó, con toda tranquilidad, como si no viera la expresión horrorizada que tenían su "padre" y Ecchan.
 
– "¡¿¿OTRO???!!, ¡NI SIQUIERA PUEDO COMER ESTO!, ¿que es lo que pasa contigo?" -aulló Fenrir, colérico- "¡ME HAS LANZADO GALLETAS PARA GATO, QUIEN ME HAS CREIDO??!!"
 
– "¿Eran para gato?" -repitió Yamino, mirando entonces con atención lo que había servido- "¿estás seguro niisan?"
 
– "¡¡POR SUPUESTO QUE SIIIIII!, ¿QUE TE HACE PENSAR QUE COMERE COMIDA PARA GATOS?!, ¡TENGO HAMBRE Y TU QUIERES SABOTEARME!"
 
– "Fenrir-kun…" -murmuró Loki.
 
– "¡Daddy!" -saltó Fenrir a su regazo, cambiando totalmente el tono y su expresión por otra de "soy un lindo cachorro que necesita que me hagan mimos" – "¡daddy, tengo hambre daddy!"
 
Aulló para lograr un mejor efecto y movió la cola lanzando su mejor y más tierna mirada pero Loki no le hizo mucho caso esta vez. Había intercambiado miradas con Ecchan y ahora contemplaba a Yamino llevarse el plato de Fenrir…
 
– "Yamino-kun… ¿que está pasando?" -preguntó el dios de la astucia, mirando con perplejidad la expresión ausente de Yamino- "¿que sucede?"
 
– "¡Oh!, ¿desea que le sirva más Loki-sama?, ¿quiere algo más?"
 
– "Solo saber lo que te está pasando. Empieza por eso" -sonrió Loki, tratando de ser convincente y aprovechando para huir del catastrófico desayuno- "¿que esta mal Yamino-kun?"
 
– "¡Daddy, tengo hambre!" -murmuró Fenrir dulce, pero insistentemente aún en brazos de Loki.
 
– "Espera un poco Fenrir" -replicó, acariciando la cabeza del cachorro- "¿y bien Yamino-kun?"
 
El joven asistente de la Agencia de Detectives Enjaku pareció apesadumbrado. Su mirada se fijó en el desayuno, luego en la comida de Fenrir, para acabar en el piso….. y lanzar un leve suspiro.
 
– "Lo siento mucho Loki-sama. No quise ser tan descuidado últimamente… no volverá a pasar y.."
 
– "No he preguntado eso, aunque si has estado demasiado distraido pero ¿que sucede?, ¿acaso deseabas… volver?"
 
La velada alusión a lo que estuvo por suceder la semana anterior -el regreso al mundo de los dioses- tuvo la virtud de espabilar a Yamino, hacer que Fenrir olvide los gruñidos de su estómago y obtener una mirada más que interesada en Ecchan.
 
Ciertamente Loki había decidido quedarse en el mundo mortal y todos estaban de acuerdo, pero….
 
– "No Loki-sama. Mi mayor deseo es estar a su lado, pero…. desde aquel día, no consigo recordar donde ví antes a aquella persona"
 
– "¿Aquella persona?"
 
– "Si. La mensajera de Odín"
 
Loki estrechó un poco la mirada, disimulando sus pensamientos. De modo que era eso. Fenrir no había reconocido a la inusual visitante pero Yamino la había mirado bastante y al parecer había sentido cierta familiaridad en la energía de la mensajera de Odín.. y estaba tratando de recordar de donde podía él haberla conocido. ¡Menudo dilema!. Spica había permanecido en casa sólo horas, pero había dejado intrigado a Yamino y eso no le divertía nada.
 
De por sí era raro que Odín usara a Spica para hablar con Loki y ofrecerle una "tregua" , pero era más aún por ser… Spica quien sirviera de vínculo para hablar con Odín.
 
– "¿Tregua?, a otro que se trague esa historia" -había pensado Loki- "el día que Thor se vuelva un genio en matemáticas sería eso posible"
 
Odín había ofrecido tregua, que Loki no había aceptado ni negado, pero ….. todo era una gran farsa. ¿Porque?, Loki no tenía idea. Es decir, él sabía que Odín sabía que él no iba a creer eso. Bien.. Loki siempre razonaba en forma complicada. Pero Yamino estaba aún tratando de recordar de donde podía haber sentido a "la mensajera" y Loki se apresuró en tranquilizarle.
 
Yamino era gentil y afectuoso.. pero algo testarudo cuando se le metía algo en la cabeza.
 
– "Olvídalo ya Yamino-kun" -le tranquilizó con leve gesto- "era una mensajera.. y eso es todo. ¿Podrías traer alago para Fenrir?… realmente está pasando hambre"
 
– "Si, claro Loki-sama, ¡en este mismo momento!"
 
– "¡Pero más te vale que sea algo realmente bueno!, ¡también daddy tiene hambre!, ¡YO TENGO HAMBRE, ECCHAN TIENE HAMBRE!!" -protestó Fenrir- ".. ¡todo por estar pensando en alguien que no es importante!"
 
– "¡Tante.." -repitió Ecchan saliendo detrás de Yamino, al igual que Fenrir.
 
Loki contempló a sus hijos salir con una leve sonrisa. Quizás estaba descuidando algo a Yamino-kun. No por nada era el menor y supuso que era el momento de tener una leve charla con él..
 
– "¡Nah, Daddy!, ¡ese tonto está preparando al fin algo que ya se pueda comer!" -volvió Fenrir de pronto- "¿que le estará pasando?, ¡mira que pensar hasta ahora en una mensajera que vimos hace más de 5 días!.. ¿de repente le habrá gustado?"
 
– "¡Nah, Fenrir-kun… no lo molestes más" -rió divertido, ante la idea- "aún debo tener algunas charlas con Yamino-kun y no sigas con eso ¿esta bien?"
 
– "Como sea daddy" -sonrió Fenrir aparentando ser otra vez "un cachorro adorable"- "pero ese tonto está empezando a ponerse raro y creí que era la primavera"
 
– "Espero que no le dé como a ti la ultima vez. Creo que Hati y Skull aún no se recuperan del susto" -se rió Loki- "¿en que pensabas Fenrir-kun?" -dijo malicioso y con un leve brillo en la mirada verde- "ustedes tres son machos.."
 
– "No hay muchas hembras de las que yo tenga elección en el mundo de los dioses, daddy" -sonrió Fenrir divertido- "y no es que no supiera que eran machos, sólo que… bueno" -amplió la risita y tuvo a bien sonrojarse- "cuando las ganas llegan, ni siquiera lo recordé. Ahora que lo pienso daddy creo que ¡puedo pasarla bien en este mundo!"
 
Loki esbozó otra risita.
 
– "Eres un cachorro Fenrir-kun. En ese cuerpo no puedes "pasarla bien" porque te ves muy joven"
 
– "Ja, ja.. ¡¡tu solo espera Daddy!!. !Verás que esta vez si que tendré una buena primavera!. Aunque tenga que ir a ver a Freya para que me brinde alguna ayudadita"
 
Loki se encogió de hombros esperando divertirse bastante en el proceso. Fenrir realmente pensaba usar bien las "ventajas" de estar en el mundo humano bajo un aspecto canino, pero pensaba aún en la "primavera" y en lo que podía representar para Fenrir-kun (debía ser cuidadoso con los instintos de su "hijo" o iba a ver muchos perritos negros semidivinos por la ciudad en el futuro) cuando escuchó el timbre de la puerta y se ofreció a abrir porque Yamino seguía -todavía- tratando de arreglar el desayuno en la cocina..
 
– "Esa debe ser Mayura. Si no fuera tan curiosa le daría una llave.." -pensó abriendo la puerta.
 
Pero su mente se detuvo en seco.. y por primera vez en siglos, Loki, el tramposo Loki, el embustero Loki hiperventiló.. sudó
 
y…. no pensó en nada.
 
Porque ante su puerta y aun tocando el timbre con el cuerpo estaba Mayura…
 
Siendo besada apasionadamente por un desconocido.
 
Loki no tuvo palabras por casi tres segundos -en lo que hiperventiló y olvidó respirar- y en vista de la "escenita" ante sus ojos y del hilito de sangre que escapaba de su nariz…..
 
Se desmayó.
 
Continuará….
 
Notas de la autora: A quienes están temiendo que esto se vuelva un yaoi.. descuiden ^^´, pero no pude resistirme empezar con alguna locura de Freyr que salga perjudicando a Heimdall, aunque esta vez Freya y sus ganas de atrapar a Loki han tenido mucho que ver en el enredo ^^´´. Por cierto Heimdall es, efectivamente en la mitología nórdica, hijo de 9 madres, 9 gigantas que yacieron con Odín -no me pregunten cómo es posible que las 9 sean sus madres, ¡no tengo idea! ^^´- en cuanto a Freya, literalmente es diosa del amor apasionado, de modo que no se sorprendan con el efecto de su experimento. Al pobre Freyr ya la cayó su golpe por abusador(!) -su hermanita lo metió en un buen enredo esta vez- y Loki, como ven ha tenido además de preocuparse por la explosión demográfica canina en la ciudad -la "primavera" de Fenrir puede ser caótica .. ¡cuiden bien a sus mascotas!- que pensar en tener "una charla de esas" con Yamino-kun -como que antes, en su forma original de Yamino hubiera sido más fácil, ¿no? ¡las complicaciones dela humanidad!- pero como que "las hormonas" le pegaron fuerte y primero al pobre Loki ante el apasionado espectáculo dado por Mayura y el desconocido… 
¡No lo culpen!, recuerden que el pobre es un dios joven y guapo encerrado en el cuerpo de un niño!..
Opps.. al final del anime se queda así por voluntad propia…. ¿cómo que empezará a cambiar de opinión? ^_~ 
¿Quien es el desconocido?.. ji, ji. Calma. Eso, y quien era Spica -¿recuerdan a la extraña visitante del ultimo capitulo del anime?- ya se viene.. ya se viene..
 
Proximamente: Segunda Noche "Como tú"