Capítulo 2 – Familie

Advertencias: Participación de varias naciones. Sorpresas varias.
Summary: del origen de las naciones.
Fanfic: Hetalia
Autora: Mikki_chan
¡Dedicado a mi amiga Nikki y a Naiko!

• Fandom: Axis Powers Hetalia.
• Claim: Francia, Bélgica, Suiza, España, mención de las islas británicas. Aparición de Pueblos Celtas (Oc´s).
• Resumen: Intento de reunión por culpa de un sujeto con sorpresa de por medio.. por culpa de otro sujeto.
• Advertencias: Francia algo oc´s. Aparicion de las Galias (Oc´s). Chicas, chicas.. ¡muchas chicas!. Auvernia (Tribu de los Auvernos) Carnuta (tribu de los Carnutos) Helvecia (Tribu de.. los helvecios) Belga (tribu de… ¿ya se hacen la idea?) Edua, Secua, etc.. que eran tribus galas. Mención de Roma, Cartago, Troya y otro más.
• Notas: Hoy, leyendo el libro "el druida", me confirmó datos interesantes sobre la conquista de las Galias por parte de Julio César. Asimismo, muchos historiadores y demás estudiosos, consideran a los pueblos ibéricos como "celtiberos".. es decir, celtas ibéricos. Por eso, encontrarán aquí a Iberia y sus cuitas.
• Disclamer: Hetalia pertenece a Himaruya, el resto a mí 3.

Capítulo 2. Familie

Era el día. Después de todo lo que había luchado por escaparse de eso, no había remedio.

Era el día.

Sentado sobre su sofá favorito y con botella de uno de sus mejores y amados vinos desparramándose sobre su alfombra, Francis Bonnefois -la personificación de Francia- estaba inmóvil. Acababa de recibir una llamada furiosa desde las islas británicas y aunque su oreja le dolía pese a estar acostumbrado al carácter que se gastaban las Islas, aquella llamada había sido muy dura de recibir. Y no porque no hubiera sido la única llamada amenazante… o no porque las islas siempre llamaran para insultar.

¿Era mucho pedir que alguna vez llamaran para ver si estaba bien?

Seguro que si.

Pero hasta él -que conocía el lado depresivo de casi todos los países- tenía derecho a tener un día difícil.. o algo que no quería asumir. ¡verdad que si??. Puede que fuera "el país de l´amour” pero hasta para él debía haber un límite en ser insultado y debía tener derecho a un poquito de consideración.. ¿tan difícil era de entender?.

Había recibido dos visitas de Suiza, al que se había negado a recibir (porque puede considerarse una negación el meterse debajo de la cama y gritar "no estoy", pese a los gritos estridentes de Vash); Adelgonde le había insultado dos o tres veces desde hace 3 días. Incluso su gran amigo España, le había llamado. Y si bien su forma de insistir no había sido como la de Suiza o Bélgica -porque hasta la rubia Adelgonde se había enojado cuando le dijo que no iba a asistir- también, y a su propio modo, Antonio le había hecho notar que "debía" ir.

– "Coño, tío… ¿no sería bueno que hicieras esa visita a tu padre?… ¡vale, vale, es cosa tuya, yo sé!.. pero ya que me han invitado pese a ser sólo sobrino… pues, sería un tanto raro que tú no estuvieras. Piénsalo un poco ¡si, tío?"

Pensarlo…. ¡claro, España lo decía todo muy tranquilo, con su sonrisita de siempre!, pero pensar… era precisamente el problema, pues ¿que querían que hiciera?. El era Francia, era la nación, pero ¡no era perfecto! y no se acababa de sentir cómodo! ¿porque otra cosa creen que se negaba a ir? ¡se había negado por años!, incluso durante la colocación de la estatua de Pére en 1866 se las había arreglado para no asistir -y eso que Napoleón III, su entonces jefe, había intentado disuadirle por todos los medios- ¿en que maldito momento a Adelgonde le dió la nostalgia y encima enredó a Suiza en esto?; ¡ya bastante malgeniado era como para encima venir a gritarle que si no aparecía ese día iba a presentarse en su casa y sacarlo -de donde quiera que fuera- de una patada en el trasero y llevarlo!..

Y lo peor era que siendo Vash como era, era bastante capaz de hacerlo…

– "Eso no tiene nada de amor…" -bufó, más por rutina que por otra cosa.

Amor. Amor. El tema eterno de la vida de Francia, la autoproclamada nación del amor. Esa era su vida. Ser serio no le iba para nada. El glamour, la belleza, la moda, la alta cocina.. eso era lo suyo. No le iba ser melancólico. Nostálgico.. menos. Pero se encontraba entre la espada y la pared desde que Adelgonde había metido a Suiza en esto; y lo peor era ahora saber que tenía una amenaza desde las islas británicas y ya le debía al cretino de Arthur haber perdido al amor de su vida -y única que podía ponerle a llorar ¿cómo no hacerlo, aún ahora, por su amada Pucelle?*- como para encima tener otra amenaza más sobre su cuello.

No quería ponerse melancólico. No era lo suyo. Pero.. igual.. igual.

Se ató el nudo de la corbata con gesto mecánico. Se dió una mirada al espejo para comprobar el estado de su cabello -perfecto, como de costumbre!- y salió sin dar una sola mirada ni a la ultima gota de su precioso vino desperdiciado, ni a las caras sorprendidas de Bélgica, España, Holanda, Escocia que ya venían por el pasillo dispuestos a hacerle salir -si o si- porque Vash estaba afuera, listo para entrar y darle de patadas. Porque él era Francia, y si había cometido un error o si ese error era un crimen… iba a afrontarlo.

Iba a verle la cara a Pére…

Y a decirle..

Decirle…

¿Que iba a decirle?

* * * *

Año 60 antes de Cristo…

– “¿Decir, decir? ¿que tenemos que decir?" -gruñó, enfadada- "¿crees todavía que hay algo que decir?

– “Te lo he dicho mil veces Iberia. Demasiada pasión para ti, muchacha. Es mejor que te calmes..”

Un coro de risas se hizo presente …

Las 4 -¿o eran 5, 6…? ¡eran tantas!- mujeres alrededor hicieron un gesto de hosco silencio. Eran un grupo interesante en medio de la hermosa salvaje lozanía de aquellos bosques aquellas muchachas altas, energéticas y lindas; pero lo que para cualquier viajero casual le hubiera parecido un grupo de jovencitas en reunión era en realidad algo que sólo había ocurrido una vez en finales de la llamada Edad del Hierro, cuando el viejo Celta** había muerto, y sus hijos se habían separado y asentado en sus hogares.

– “No me interesa lo que ustedes digan: es el amor. Simple y claro, hermanas mías. Si no les gusta ¿Qué me importa a mi?”

– “¡A mi me perjudica Togata!”

– “¡Galia Ulterior, Galia Ulterior, ¿acaso no tienes memoria Iberia?”

– “¡Claro que tengo memoria! ¡y más que tu, tonta! ¡enamorada de ese libertino de Roma! ¿es que eres totalmente idiota?”

– “¿Recién te das cuenta, Iberia? ¡Togata es totalmente idiota!”

– “¡Pero está enamorada!”

– “¡Enamorada!”

– “¡Que lindo es el amor!”

– “¡Oh si, si!, ¡viva el amor!”

Otro coro de risas y algarabía pareció interrumpir el enfado de Iberia, pero entre todas las jovencitas, una pequeña rubia de ojos verdes y de expresión ceñuda se adelantó a sus hermanas…

– “Pongamos algo de orden ¿si? , ¡nada de idioteces!”

– “¡Si dices eso, tú misma te estás condenando al silencio, Helvecia!”

– “¿Qué has dicho Edua?”

– “¡Eres una gritona y una obsesiva, eso digo!, más pareces germánica que gala!”

La pequeña e irritable Helvecia se puso roja de rabia y hubiera brincado sobre la llamada Edua de no haber sido porque fue interrumpida por la más alta de las chicas allí presentes, misma que tironeó del brazo de Helvecia, llamándola al orden..

– "No nos hemos reunido todas en nuestros bosques, desde la muerte de nuestro padre Celta" -exclamó esa joven mujer, que era alta y blanca, pero cuyo signo distintivo era el larguísimo cabello rubio que realmente arrastraba detrás de si por tierra como un manto- "y aunque no estamos todos; estamos aquí para escuchar a nuestras hermanas Iberia y Togata.. en larga disputa por culpa de uno que no es hermano nuestro.."

– "Por cierto, Comata.. ¿porque no está aquí nuestro hermano?" -preguntó la llamada Togata.. que murmuraba “Galia ulterior, Galia ulterior” en voz baja.

– "Mi nombre es Auvernia, no Galia Comata, hermanita” –le contestó burlona Auvernia- “a mí no me gusta llevar nombres romanos.. como a ti. Pero ya que preguntas por nuestro hermano, te cuento que se le ha hecho avisar, pero seguramente aún no le ha encontrado el mensajero. Además aun tiene que pasar el canal… si le esperamos, no nos reuniríamos nunca"

– "No le pidas que entienda eso Auvernia. Ella no entiende nada. No entiende que si ella empezara a librarse de ese sujeto, Roma, no estaría yo como estoy" -dijo Iberia, irritada- "mírenme hermanas.. mírenme. Mis minas y mis riquezas son lo que atraen a ese sujeto a mí y aquí estoy ante ustedes, luciendo estas cadenas, cadenas que me atan a Roma, pero para avisarles que ustedes, todas ustedes, serán esclavas de ese sujeto y…"

– “Que dramática eres Iberia” – protestó Galia ulterior- “cualquiera diría que tomaste clases con la señora Antigua Grecia… además ¿cadenas? son brazaletes muy bonitos esos que llevas” -se mofó- “y si hablas de tu libertad, pues te recuerdo que tú la perdiste cuando se la regalaste a un extranjero.. si mi amante ha sido mejor que el tuyo, no puedes culparme a mí, y tampoco meter a nuestras hermanas en esto..”

Los ojos negros -grandes, hermosos y brillantes- de Iberia centellearon de cólera mientras su cabellera castaña y de reflejos cobrizos se alborotó..

– “¡No mereces siquiera mencionar a Cartago!" -gritó, furiosa, antes de lanzarse sobre Togata.

Digo, Galia Ulterior.

Las otras mujeres reunidas lanzaron algunos suspiros, otras rieron, otras maldijeron.. pero pasados unos instantes todas se interesaron… como siempre que había una pelea entre ellas.

La pequeña y colérica Helvecia contempló a Auvernia -la que había tratado de conducir la reunión- casi como pidiéndole que interviniera, pero la rubia del cabello interminable se encogió de hombros. Eso no era cosa fácil. Todas ellas eran hijas del mismo sujeto. Todas eran pueblos celtas. Su querido padre errante y salvaje, afectuoso y ferozmente protector de su libertad, pero a la vez amante de las buenas peleas. No era nada anormal que ellas siendo sus hijas, encontraran placer en luchar entre si. Hacía ya muchas lunas que Celta había muerto -en realidad, se había extinguido lentamente mientras ellas, sus hijas, crecían- pero como todos los hijos de Celta, ellas tenían el temperamento aguerrido y fácilmente excitable, no muy dado a la unificación.

Como sea, siempre discutían, siempre peleaban, siempre estaban inmersas en luchas entre sí. Después de todo, era la esencia de lo que eran. Ellas eran Las Galias.

– "Buen grupo de locas es que somos"

– "Creo que Galia Ulterior tenía razón Auvernia" –la más menuda y silenciosa de las galias, Carnuta, se acercó a su hermana- "no en lo de Roma, sinó en que hubiera sido mucho mejor esperar a nuestro hermano para tener la reunión. No acabamos de empezar y mira que ya tenemos una pelea"

– "Hubiera habido pelea aún con nuestro hermano aqui, Carnuta"

– "Si, pero de haber estado Albión tú estarías mucho menos distraída y todas estaríamos más al pendiente de portarnos bien por el bienestar del chico. Ambas lo estaríamos, ¿no lo crees?"

Los enormes ojos de Auvernia contemplaron a Carnuta con suspicacia. Ambas habían sido las hijas favoritas de Celta, y se conocían bien. Ambas habían sido quienes mejor recordaban sus relatos y quienes más aferradas estaban a sus estilos de vida y a sus creencias célticas. Y ambas estaban muy apegadas a Albión, su único hermano.

Su hermano pequeño.

– "Quizá sea mejor que no esté nuestro hermano, después de todo" -insistió Auvernia- "no le estamos dando un buen ejemplo con esto" -Ya casi todas las Galias estaban entusiasmándose más con la pelea.. era cosa de instantes que esta se hiciera general, como bien sabían ellas. Pero ante un gruñido inquieto de Carnuta, Auvernia preguntó- "por cierto.. ¿que crees tu de todo esto?"

– "No me acaba de gustar ese sujeto, Roma" -espetó Carnuta- "ni la forma en que está envolviendo en sus encantos a nuestras hermanas. Sea con comercio o por la fuerza, ya ha establecido su dominio sobre Iberia, y Galia Ulterior está total y absolutamente loca por él" -hizo un gesto despectivo- "mírala: ya ni siquiera parece celta.. o mucho menos gala. Se ha cortado el cabello al "estilo romano" y vive con él asimilándose más a Roma y menos a lo que es ella misma. La muy tonta no nota que un día de estos va a desaparecer. Pero lo que más me disgusta es que, usándola a ella, Roma y sus chicos nos visitan cada vez más. El otro día pillé a ese degenerado de Roma lanzándole miradas muy sucias a Helvecia"

– "Se nota que no conoce a Helvecia. Con el genio que tiene es bien capaz de patearle allí donde más le duele a un hombre.."

– "No es de risa Auvernia" -insistió Carnuta- "Roma no me gusta. Ahora que Galia Ulterior está en sus manos (la muy imbécil), ya anda coqueteando con Edua, Secua y las demás. Y ya sabes que ellas son más del tipo de Galia Ulterior. Una vez que se enamoran, no piensan en nada… solo es el amor, el amor, el amor. Y ese tipo es lo bastante listo para ver que si pudo con Galia Ulterior, puede con ellas también. Viene por aquí, muy divertido y alegre, con sus vinos y sus mercaderes… pero a mi, no me gusta. Sé que entre todas nosotras, eres la más hábil en las peleas pese a que Helvecia es la más irritable, pero yo soy la que mejor recuerda nuestras tradiciones y hay algo en ese tipo.. que no me gusta.. lo presiento…"

– "Albión es mejor que tu presintiendo cosas, Carnuta"

– "Albión es poco más que un niño.."

– "Si, ojala fuera el mayor, y no el menor de nosotras.." -suspiró Auvernia- "a más de una aquí le hubiera venido bien una paliza de un hermano mayor.. y no estar consintiendo al más joven de la familia de los celtas"

Ambas hermanas negaron con la cabeza en gesto de resignación mientras pensaban lo mismo.

– "¿Porqué es tan complicado establecer relaciones entre los de nuestra especie?" -se lamentó Carnuta- "me pregunto si alguna vez será más fácil"

– "Lo dudo" -replicó Auvernia.

Las relaciones entre las tribus eran siempre díscolas pese a que eran hermanas –compartían usos y costumbres- pero ahora, con ese sujeto, Roma… no había muchas esperanzas. Según lo que Auvernia había escuchado, Roma admiraba mucho a la antigua Grecia -una mujer altiva, que siempre había mirado a Celta como si fuera un salvaje, un incivilizado- pero Iberia había escuchado de Cartago que Roma no era más un asentamiento cuyo fundador venía del joven Troya*** -que había sido asesinado por Grecia cuando empezaba a hacerse poderoso- pero nada era seguro. Roma tenia su casa en el valle del Lacio y durante los primeros tiempos había sido un muchacho alborotador y que le gustaba la guerra pero después de haberse hartado de su último rey** el joven Roma no podía ni siquiera oír la palabra. Así que había adoptado una forma de gobierno popular típica griega: la república.

Desde entonces, Roma el jovencito travieso, peleonero y mujeriego, se había convertido en el azote de Cartago y en el seductor de Galia Togata, a quien llamaba Galia Ulterior.

– "Los hombres son bastante complicados y tienen una sed de poder.. más aún cuando son de nuestra especie" -se preguntó Carnuta mentalmente- "quizá por eso nosotras no nos unimos de una sola forma… somos pueblos, pero somos mujeres y no amamos el poder, amamos la libertad" -su severa faz se lamentó de nuevo- "aunque la usemos en cosas estúpidas.."

Las demás hermanas seguían enfrascadas en un combate de puño limpio…

– “¿Al final no pasara nada, hermanas?”

Ambas galias –Auvernia y Carnuta- se volvieron hacia la más energética de ellas… Belga.

– “¿No estabas peleando con las demás?”

– “No, Carnuta; ya me aburrí. ¿Por qué siempre reunirnos es tan complicado?. Somos hermanas, vecinas… y siempre que nos encontramos .. estamos peleando”.

– "Ni siquiera me lo menciones a mi" -renegó Helvecia, uniéndose a la charla- "estoy harta de los vecinos idiotas. Si no es la cretina de Secua, es ese sujeto: Germania, quien quiere tener algo conmigo y sojuzgarme… y eso jamás lo permitiré"

– "La tribu secua es gala, Helvecia" -murmuró Carnuta.

– "Pues díselo a ella" -respondió la aludida- "estoy harta que trate de meterse en mi casa ¡siempre lo hace!. No diré que no me sorprende de Germania, pero Secua es.."

– "¡Germania!" -bufó Auvernia- "¿porque demonios no se muere, ese tipo? ¡es de la misma edad que nuestro padre celta!"

– "Ahora que lo mencionas, el viejo dijo que Germania era su hermano pequeño…" -murmuró Belga, preguntando de pronto- "oigan hermanas.. eso me hace preguntarme.. ¿porque demonios es que padre Celta murió tan pronto?. Germania será bastante bruto y salvaje.. pero es bastante fornido, macho y joven. La misma Grecia ya no es una jovencita, pero igual se ve bastante bien.."

– "Como una humana de 30 años" -refunfuñó Carnuta, siempre incómoda por no tener una figura más llamativa.

Todas las hermanas no aparentaban tener más de 17 años. Desde la más fuerte y voluptuosa, la apasionada Auvernia a la más pequeña Helvecia que lucía como una espigada muchacha de 15 años. Aún la pensativa Belga aparentaba no más de 16. Pero para frustración de Carnuta, su menudo cuerpo le hacia aparentar 14. Pese a que era mayor y más sabia que sus hermanas Helvecia y Belga.

– "¡Exacto!" -insistió Belga- "es lo que no entiendo.. ¿porqué sólo nuestro padre se hizo viejo tan pronto?"

– "Lo que yo hubiera deseado, es que al menos el viejo hubiera tenido más hijos además de Albion" -reflexionó Helvecia- "todas nosotras somos mujeres y hay tan pocos de los nuestros que sean hombres… solo uno de nuestra propia familia, y es el más joven de nosotras. No me sorprende que Iberia se enamorara de Cartago, hermanas.. o que Galia Ulterior esté feliz de ser parte de Roma… somos mujeres, y aunque no somos humanas, tenemos emociones humanas.."

Auvernia intercambió una mirada con Comata, y esta suspiró. Entonces Auvernia se levantó de un brinco y se dispuso a poner un poco de orden entre las Galias. Tomando a más de una hermana por los cabellos.. o golpeando con los puños a los rostros de algunas otras -y también lanzando varios puntapiés- Auvernia puso pronto orden en la reunión y mientras las demás gemían y se arreglaban las ropas rotas y la sangre que chorreaba de sus narices, las galias se aprestaron a escuchar:

– "Nuestras hermanas Helvecia y Belga, preguntan que debemos hacer… si de entre nuestra especie, somos más mujeres que hombres" -dijo Auvernia, poniendo orden- "pero hermanas, les recuerdo que si bien tenemos el cuerpo de mujeres, vivimos como mujeres, amamos y odiamos como mujeres… no somos mujeres"

– "¡Eso no es justo Auvernia!" -protestó Galia Ulterior.

– "Cállate y escucha, Galia Togata. Puedes ser ahora Galia Ulterior, parte de Roma, pero sigues siendo parte de las Galias, y como tal debes escuchar" -ordenó Auvernia- "habla ahora Galia Carnuta. Creo que nuestras hermanas más jóvenes lo han olvidado"

Carnuta sintió sobre su rostro la mirada de sus hermanas y empezó:

– "Como ha dicho bien Auvernia, hermanas.. les recuerdo: no somos humanas. Somos tribus, representaciones humanas de las tribus que conforman el territorio conocido como las Galias. Todas nosotras somos hijas de Celta, a quien muchas de ustedes aún recuerdan. Es nuestro padre Celta, la cultura y las tradiciones celtas, lo que nos hacen hermanas. Lo que nos hacen Las Galias" -continuó- "sabemos bien que no somos como nuestra gente. Somos diferentes. Lucimos como mujeres, peleamos como mujeres, amamos como mujeres.. pero no somos mujeres. Al menos no en lo importante. No podemos parir hijos, no podemos morir como mueren las chicas o los hombres que son partes de cada una de nosotras. Somos las galias. Eso somos"

– "Pero sigo siendo una mujer.." -musitó Galia Ulterior- "yo amo a Roma, por eso soy parte de su casa y.."

– "Roma es como nosotros hermanas" -explicó Auvernia- "es la representación física de una tribu. De un pueblo. Asi como lo fué Cartago"

Iberia sollozó.

– "¡Pero Cartago murió! ¡Cartago murió!, ¡era como nosotras, y murió! ¡fue asesinado por Roma!”

– “Era una guerra, Iberia. Y Cartago perdió ¿Qué parte de eso no entiendes?” –refunfuñó Galia Ulterior.

– “¡Pero él era un pueblo!””

– "Si, Iberia. Lo era" -insistió Auvernia- "El era el pueblo cartaginés. Ahora extinguido y lo siento por ti, porque sé que lo amabas y aprendiste mucho de él. De Cartago. Hijo de Fenicia, que también ya dejó de existir. Como dije: no somos como los humanos, no morimos como ellos… pero si morimos. Si, morimos"

Viendo la confusión en el rostro de sus hermanas, Carnuta tomó la palabra:

– "Les digo lo que nos dijo Celta, a Auvernia y a mi, antes de morir: nosotros.. somos representaciones de nuestros pueblos, el, Celta, es nuestra raíz común. Pero padre nos dijo.. que asi como nosotras, y antes que él, hubo otros que eran también de aspecto humano.. pero que eran la manifestación de pueblos. Así como Celta, nos dio la vida, Germania, que es también vecino nuestro… es un pueblo"

– "Germania era hermano pequeño de nuestro padre.. ¿no?"

– "Si fuéramos humanos, diríamos que si Belga. Todos los pueblos del mundo, son hermanos" -continuó Carnuta- "pero, no somos humanos. Las reglas de apareamiento no se aplican a nosotras ni a los que son como nosotras. Somos hijas de Celta. No tenemos más raíz y nada más nos identificará.. porque no hay más lazos identificables que nos unan como pueblo. Los humanos se dividen, son todos humanos, pero se dividen entre pueblos. Pero, entre los humanos si un hombre toma por mujer a la hija de su hermano, los hijos nacen débiles y se van debilitando. En nuestra situación, no funciona así. No parimos hijos, por eso, si bien somos pueblos hermanos, no hay abominación si yacemos con quien forma parte de nuestra familia. Porque cuando un pueblo se junta con otro ocurren solo dos cosas: si son de la misma raíz, se juntan.. se hacen fuertes. Si son pueblos de otra raíz no es así. Germania pudo ser, en la edad de hierro, hermano de Celta, nuestro padre, pero ahora tiene costumbres y personalidad muy particulares.. y eso lo ha sacado de la familia céltica. Entiendan pues que ahora galos y germánicos tienen diferentes costumbres, así como galos y romanos. Si se nos obliga a unirnos un pueblo perderá sus costumbres y el otro no. Para nosotras pues, juntarnos con pueblos muy diferentes a nosotros nos puede o bien matar (nos extinguiríamos lentamente o muriendo en batalla) o extinguimos al otro pueblo… o ambos morimos, y nace uno nuevo , un pueblo totalmente nuevo, de nosotros. Diferente, pero a la vez, parecido a ambos. Con costumbres mezcladas de ambos. Por eso, es mejor unirnos entre nosotras, unirnos como pueblos celtas"

– “¡Eso si que no!, ¡yo no quiero unirme a esa odiosa de Edua!”

– “¡Ni yo a la chiflada de Secua!”

– “¡Ni yo a..!”

Un ruido entre la maleza hizo saltar a todas las Galias, pero esta vez saltaron con rapidez, como un grupo de potrancas traviesas y a la vez, fastidiadas por la interrupción, pero cuando vieron una figura juvenil claramente masculina correr entre los matorrales todas se echaron a correr entre risas, persiguiendo al joven intruso más tranquilas.

Lástima que la tranquilidad y las risas acabaron cuando Auvernia, Helvecia, Belga y Carnuta cayeron sobre el chiquillo de largos cabellos rubios…

– “¡No es Albion!” –gritó Helvecia.

Las demás hermanas, que ya se aprestaban a hacer un círculo alrededor del chiquillo caído –y como no, con cuatro muchachas sobre él- se apresuraron a ponerse serias y a fruncir el ceño. Pero antes que alguna de ellas pudiera hablar, el chiquillo alzó los ojos azules y todas las galias e Iberia vieron por primera vez el rostro hermoso y altivo de ese muchacho…

Cuyas primeras palabras, sorprendió a todas..

– “Así que son ustedes Las Galias. Pero déjenme a mi… y yo lo haré. Yo las unificaré”

Belga se alejó de un brinco. Auvernia puso los ojos en blanco de la sorpresa y Carnuta parpadeó, sorprendida..

– “¡Tu no eres como nosotras..!”

– “No. Galia Carnuta.. no soy como ustedes, yo soy un humano pero…”

– “¿Cómo te atreviste a venir a una reunión de la familia Celta? ¿Quién eres?”

A la pregunta de Auvernia, el muchacho humano sonrió brillantemente, antes de anunciar:

– “Mi nombre es Vercingétorix”

Continuará..

(1) su amada Pucelle?*- Se hace referencia a Jeanne d´Arc (Juana de Arco), llamada por los franceses “la Doncella” o “le Pucelle”.

(2) en finales de la llamada Edad del Hierro, cuando el viejo Celta** había muerto, y sus hijos se habían separado y asentado en sus hogares.- Se hace referencia a los pueblos celtas que fueron más de uno y desde finales de la era del hierro se disgregaron por Europa adoptando costumbres particulares y tribales. Si bien tenían las mismas raíces y costumbres.. célticas.

(3) Roma admiraba mucho a la antigua Grecia -una mujer altiva, que siempre había mirado a Celta como si fuera un salvaje, un incivilizado- pero Iberia había escuchado de Cartago que Roma no era más un asentamiento cuyo fundador venía del joven Troya*** -que había sido asesinado por Grecia cuando empezaba a hacerse poderoso.- El pueblo romano, consideraba a la cultura griega –todo lo griego- como el pináculo de la civilización, todo lo culto y erudito. Sin embargo, Roma –según el mito indicado por los propios romanos- fue fundada por Rómulo y Remo descendientes humanos de Ascanio o Julo, hijo a su vez de Eneas, héroe de la guerra de Troya. Y si hablamos de Troya, los estudiosos indican que por su ubicación estratégica en el estrecho de Dardanelos, floreció en la Edad del Bronce, hasta que fue asolada por los griegos durante la muy conocida y cantada Guerra de Troya. De allí que me refiera a Troya como “el joven (..) asesinado por Grecia cuando empezaba a hacerse poderoso”

(4) Roma tenia su casa en el valle del Lacio y durante los primeros tiempos había sido un muchacho alborotador y que le gustaba la guerra pero después de haberse hartado de su último rey**** el joven Roma no podía ni siquiera oír la palabra. Así que había adoptado una forma de gobierno popular típica griega: la república.- El Valle del Lacio fue el nombre original del valle donde fue asentada Roma, siendo que esta civilización –la romana, pues- tuvo, en sus inicios su era monárquica, pero el último de sus reyes –Tarquino el Soberbio- se hizo odiar tanto, que los romanos no podían ni oír la palabra “REY”. ¡Y Tanto!, el mismo dictador Julio Cesar rechazo el título tres veces al saber que el titulo era aborrecido y ni el propio Emperador Augusto, su sucesor, se atrevió a hacerse llamar asi.

Nota: El territorio que fue conquistado por Julio César en la “Guerra de las Galias” era conocido, en términos generales como Galia Comata, cuya traducción sería, galia peluda o galia cabelluda, en alusión a los largos cabellos que llevaban los guerreros galos. En este caso, llamo particularmente a Auvernia como “Comata” porque si bien todas las galias (salvo la Ulterior) tienen largos cabellos, es la característica distintiva de Auvernia el tener el cabello rubio tan largo como Rapunzel XD!

Como siempre, comentarios, dudas o tomatazos a mikki.chan@gmail.com aunque es mucho mejor para mi ver sus opiniones en el grupo de "Crónicas Card Captors", ¡en serio, mejor escriban al grupo!.

Próximamente: Capítulo 3. Deja Vú