Connor y Tarah Mc Nessa

Cumpleaños: 17 de Junio
Lugar de nacimiento: Edimburgo, Escocia.
Color favorito: Azul
Ocupación: Estudiante de primaria del Campus Clamp en Tomoeda.
Edad: 9 años.
Signo Zodiacal: Geminis
Comida que le gusta: Cualquier cosa dulce.
Comida que no le gusta: Ninguna.
Flor favorita: Tulipán amarillo.
Lo que odia: Jamás a odiado algo o a alguien en su vida.
Familia: Su madre Vivian, Gran Sacerdotisa y jefa de la Tríada del Clan de Avalón (Druidesas), su padre es desconocido (su madre no quiere decirle quien es si está vivo o muerto) sus tías Nimue y Elaine. Sus primas Morgan y Tarah. El resto del clan de Avalón son sus tías o primas también.
Puntos fuertes: Bordar, peinar muñecas, cocinar, coser (también vestidos de muñecas).
Lo que más le gusta: Mamoru Kinomoto, jugar con muñecas.

Ambos niños forman parte –junto con Morgan- de Clan de Avalón; son la esperanza y futuro de este clan. Connor es un niño extremadamente dulce, tierno y… quizá por ser el único varón entre todas las mujeres (o quizá no?) es bastante afeminado, si bien tiene un gran corazón. Es mayor que Morgan, pero siendo tan dulce y tierno, suele apoyarse muchísimo en su primo.. digo, prima, al punto tal que es Morgan quien cuida de él; sin embargo el niño corresponde eso queriendo muchísimo a la pelirroja. El mayor deseo de Connor es saber la identidad de su padre, al punto tal que le emociona profundamente conocer a algún adulto masculino que sea “papá” de alguien (¿podría ser el suyo?), y es tremendamente efusivo y afectuoso. A diferencia de Morgan, la magia que posee es elementalmente natural, o como dice su madre “tiene el poder de las hadas de las flores” –algo que decepcionó a su madre, que esperaba, cuando él nació que revelara los poderes del Archidruida- porque básicamente ese es su don (sobre las flores y sobre el lado vegetal de la naturaleza). Tiene una profunda atracción hacia Mamoru Kinomoto y desea profundamente agradarle.. pero sin éxito. Cuida mucho de Tarah, a quien llama “su hermana”, pero no lo es. Lo que sucede es que Connor conoció a la madre de la nena –es el mayor, al fin y al cabo- y le prometió que cuidaría que la pequeña hallara quien la amara, y hasta entonces, la cuidaría como hermano.

Cumpleaños: 19 de Febrero
Lugar de nacimiento: Glasgow, Escocia.
Color favorito: Azul y Verde.
Ocupación: Estudiante de Kinder del kindergarden clamp en el campus clamp de Tomoeda.
Edad: 4 años
Signo Zodiacal: Piscis
Comida que le gusta: Spagettis (fideos), panqueques y sopas.
Comida que no le gusta: Avena.
Flor favorita: Azuzena, Margarita pequeña y blanca.
Lo que odia: No tener padres.
Familia: Sus tías Vivian, Nimue y Elaine, sus primos Connor y Morgan y el clan de Avalón.
Puntos fuertes: Fidelidad, constancia, tiene una gran capacidad de dar afecto.
Lo que más desea: tener una familia (padres, hermanos, abuelos, etc), estar sana y no siempre enferma, que Morgan y Connor sean felices (son sus únicos amigos).

Tarah, por su parte, aun siendo tan nena, tiene una desventurada historia: su madre, druidesa, escapó con su padre (un joven modelo extremadamente apuesto) pero cuando quedó encinta, él se aburrió de ella y la abandonó. La desventurada joven volvió con su clan y se enteró (a poco de dar a luz) que su ex iba a casarse con una joven rica, por lo que, presa de los celos, conjuró un hechizo terrible, desatando las fuerzas oscuras de la naturaleza, lo que provocó la muerte del padre de Tarah y su nueva esposa; pero, no se puede conjurar el lado oscuro sin pagar el precio y este poder consumió la vida de la madre de la niña y perjudicó a la propia e inocente Tarah, la que nació con una grave falla cardíaca y un cuerpo débil.. lo que le dá escasos años de vida. Quizá por eso es que Morgan y Connor la cuidan, pero ninguno de los niños cuenta con la simpatía de Nimue –segunda en la Tríada- y al ser Tarah enfermiza y tan débil, pues no guardan ninguna esperanza en ella, ha recibido escasa atención de sus mayores –salvo Connor y Morgan- pues es poco probable que llegue a los 6 años siquiera. Pese a ello, y quizá por saber todo eso, Tarah NO HABLA, pero sus limpios ojos azules hablan de su inocencia y su esperanza de encontrar alguien que la ame antes de morirse. Debido a su debilidad, apenas manifiesta magia pero con la pureza de su fé, anhela desesperadamente una madre y una familia, lo que jamás ha tenido, y lo que tiene escasas posibilidades de conseguir en la corta vida que tiene.