Tokyo Babylon

La ciudad que.. nunca duerme.

Quien haya leído o visto X, se habrá percatado que entre dos de los personajes, y otro más pero no tan directamente, en el pasado había ocurrido algo. Y es que en el caso de estos dos no sólo podemos saber su historia completa, sino que es un manga anterior de CLAMP (anterior a “X”).

Esos dos personajes no son otros que Subaru Sumeragi y Seishirou Sakurazuka, y la serie tampoco es otra que Tôkyô Babylon, de 7 tomos, publicados de 1991 a 1993.

Nota: Cabe resaltar que, a efectos del fic “EN LA TORRE DE TOKYO” este manga ha sido contado a muy grandes rasgos por KIKU, la niña fantasma que conocieramos en el primer fic EL ULTIMO CARD CAPTOR.

Bienvenidos a la ciudad que nunca duerme. Tokyo, 1991.

ARGUMENTO.- Conocemos a un Subaru Sumeragi de 16 años que vive solo con su hermana gemela Hokuto en un apartamento de Tokyo. Como médium que es (practica magia espiritual o ommyudo, y su familia es la más poderosa en todo el país practicando este tipo de magia) su abuela se encarga de irle enviando las peticiones desde Kyôtô, y él va solucionando los casos. Concretamente viven en Shinjuku, encima de la clínica veterninaria de un amigo de ambos: el joven doctor Seishirô Sakurazuka, con quien llevan relación que es muy diferente para los tres integrantes de ella: Seishirou se comporta como gran amigo y muchas veces cómplice de la traviesa Hokuto, mientras que entre Subaru y el joven veterinario hay una especie de cortejo de parte del mayor hacia Subaru para complacencia de Hokuto (¡PLOP!.. oks, no te ataques de pánico, lector, que yo no soy fan del yaoi pero hay que tener criterio amplio y todos sabemos que esas cosas existen, oks?). Pero Subaru es demasiado blando y dulce con la gente, y siempre se descuida mucho de sí mismo en favor de sus clientes (la gente que le pide que invoque o exorcise a las almas de difuntos) o de quien se tropiece por la calle, motivo por el cual casi siempre Seshirou debe ayudarle en sus trabajos (si, el veterinario dice que tiene alguna “facilidad” para eso de la magia espiritual, pero no le da importancia) sin embargo cuando Subaru es atacado con un cuchillo por una madre desesperada y medio loca, de quien ni se defiende (lo atacó porque quería un riñón para su hijo) Seishirou se pone en medio, para protegerlo, motivo por lo cual el veterinario pierde un ojo.

Tras la pérdida de su ojo, Seishiro está convaleciente y mejora poco a poco, pero a Subaru el episodio aquel sólo sirvió para hacerle entender que estaba enamorado de Seishirou (más ¡PLOP!, si, no te espantes y sigue leyendo.. ¿ya a estas alturas sabías que Subaru era gay, no?, ojo, que esto no es apología a la homosexualidad, al menos no de parte mia -Mikki) de modo que decide decirle sus sentimientos muy ilusionado (igual, el veterinario lo cortejaba, ¿recuerdan?)y, mientras Subaru está con él tartamudeando, bloquea la puerta, le cuenta toda la verdad e intenta matarlo.

¿Cual era la verdad?. Seishirou le hace recordar a Subaru que diez años antes, Lady Sumeragi, 12ª líder del clan, acudió a Tôkyô desde Kyôtô con su nieto Subaru para un caso. Mientras ella lo resuelve deja a Subaru en un parque cercano, el Parque Ueno, con la orden de estarse quietecito. El niño no hace mucho caso que digamos, y, pululando por el parque, encuentra un enorme árbol, un cerezo en flor de pétalos rosa del que surge una increíble energía de Ying, el plato negativo de la balanza del Yin y el Yang. Apenado, Subaru, muy de buena fe intenta exorcizar el arbol pero su poder es insuficiente. Entonces se da cuenta de que en ese cerezo, sentado en la copa, hay alguien más. Es un estudiante de instituto, moreno, que tiene algo en la mano, y que deja caer en ese momento. Es el cadáver de una niña.
Asustado, Subaru se hace atrás, y el adolescente baja del árbol. Entonces le hace una pregunta: “¿Sabes por qué los pétalos de este cerezo son rosados, en vez de blancos como la nieve?”. Subaru no sabe responder y la solución al enigma que le da entonces el joven no puede ser más aterradora: “Porque debajo hay muertos enterrados, y éste se nutre de su sangre”. Atónito, a Subaru no se le ocurre preguntar otra cosa que si esos muertos sufren (U_U). El chico moreno sonríe, y le hace una promesa a Subaru: “Ahora te perdono la vida, pero más adelante nos volveremos a encontrar, y estaré contigo durante un año. Si en ese tiempo consigues que te ame, no te mataré, de lo contrario morirás. Esto es una apuesta”. Dicho esto, cogió la mano del pequeño y grabó en ella mágicamente un símbolo: una estrella de cinco puntas (el pentagrama) invertido, y desapareció en una tempestad de pétalos de cerezo.

Cuando la abuela Sumeragi hubo vuelto y vio a Subaru al lado de aquel árbol y con aquellas marcas en los dorsos de la mano, quedó horrorizada, pues reconoció esa marca de la presa del Sakurazukamori (el guardián del túmulo del cerezo) y sólo se le ocurrió ponerle al niño unos guantes a los que había imbuido un hechizo de protección para que la persona que lo había marcado como su presa no lo encontrara. Para que el Sakurazukamori, no lo cazara y asesinara en el futuro.

A estas alturas, ya Subaru recuerda que Seshirou era ese adolescente pero le confiesa sus sentimientos por él, (!) a lo que el asesino es indiferente porque parte de su condición de Sakurazukamori es carecer de sentimientos y ni el año pasado con Subaru logró despertar en él NADA. Finalmente, luego de decir: “Lo siento Subaru, perdiste la apuesta, pese a lo que aparentaba no siento nada por ti” se dispone a matarlo, indicándole que no lo protegió por ningún tipo de afecto, sinó porque era su presa y sólo él, el Sakurazukamori tenía derecho a matarlo. Es la llegada oportuna de su abuela la que lo salva mientras Seishirou desaparece -aunque le dice que siempre notó las marcas en sus manos y por lo tanto siempre supo donde estaba, las marcas de la presa siempre le guiarían- pero Subaru queda traumatizado (en estado catatónico para ser precisos).

Hokuto intenta sacar a su hermano de la catatonia en que ha quedado, no puede, se viste como él, Seishiro la mata en su lugar, ella invoca el cambio de destinos antes de morir y Subaru reacciona mientras no se perdona por lo que siente por Seshirou y llora por su hermana y la mentira en que creyó (la fachada de Seishirou como amable veterinario, amigo.. etc) mientras afirma que en adelante, solo vivirá para realizar hallar otra vez al asesino y combatir con él por última vez.

En adelante, los personajes de Subaru y Seshirou pasan a la historia de “X” con los resultados que ya saben tanto por los resumenes como por los fics.

Nota final: Si hacen memoria, recordarán que KIKU contó esto durante “en la torre de Tokyo” y es que en la historia Kiku era una más de los fantasmas que pululaban por allí.. y pues, vió todo el asunto.

UN AGRADECIMIENTO ESPECIAL A LA EXCELENTE PAGINA ZONA ANIME, de donde tomé mucho de este resumen y algunos graficos. ¡MUCHAS GRACIAS!

¡GRACIAS POR LEER!