Se busca Novio – Cap. 9

Nota de la autora: Como expliqué al principio de la historia, la misma tiene un contenido un tantito subido de tono por lo que la clasificación es T. lo que la hace no apto para todo público. Gracias a Nodoka en el site STILLFORYOURLOVE que hace una excepción en las políticas de publicación, permitiendo algunas escenas de la misma.

Este capitulo particular está clasificado para todo público y no contiene ciertas escenas que han sido omitidas para no herir la susceptibilidad de quienes leen y para no violar las condiciones de publicación de la pagina stillforyourlove.com.ar y ficmania.tk. El Archivo M será subido en los próximos días a FFNET.

¡Gracias por tu comprensión!

—————————

Se busca Novio”

Una historia Inédita.

Por Crystal

Basado en los personajes de CardCaptor Sakura de CLAMP.

Capitulo IX

———————–

Tengo Un Pobre Corazón

Que A Veces Se Rompió; Se Apago. Pero Nunca Se Rindió

Entre Estrellas De Cartón Perdí La Ilusión

Que Llegara Un Ángel Me Levante Que Me Pida Que Lo Ame:

Y De Pronto Un Día De Suerte,

Se Me Hizo Conocerte;

Y Te Cruzaste En Mi Camino,

Ahora Creo En El Destino.

Tenerte por siempre:

Tenerte Conmigo,

Pero más suerte es quererte tanto…

Que tu sientas lo mismo

Dicen Que este loco Amor

No Tiene Solución.

Que Tu Mundo En Mi Mundo No

Que Tu Mundo y Mi Mundo No.

Entre Estrellas De Cartón Perdí La Ilusión

Que Llegara Un Ángel Me Levante Que Me Pida Que Lo Ame…

Y De Pronto Un Día De Suerte

Se Me Hizo Conocerte;

Y Te Cruzaste En Mi Camino

Ahora Creo En El Destino:

Tenerte Por Siempre Conmigo,

Pero más suerte es quererte tanto…

Que tu sientas lo mismo.

Y De Pronto Un Día De Suerte

Se Me Hizo Conocerte;

Y Te Cruzaste En Mi Camino

Ahora Creo En El Destino:

Tenerte Por Siempre Conmigo,

Pero más Suerte es Quererte Tanto,

Que tu Sientas lo Mismo.

———————————

 

Tomoyo y Sakura no tuvieron mucho tiempo después de aquella madrugada para dialogar, ya que los preparativos para la boda china estaban ya encima de ellas y el tiempo pasaba sumamente rápido. Sonomi había predispuesto que tanto ella, como los novios y sus parientes más cercanos, fueran hospedados en el mismo hotel cuyo gran salón estaba reservado por tres días para las ceremonias y celebraciones tradicionales Chinas.

Dado que este requisito de la boda china fue predispuesta por los Li, estos eran quienes cubrirían los gastos.

Y cuatro días después de esos tres, se celebraría la boda japonesa.

Así que bien temprano aquella mañana, varios coches con equipajes, algunas personas de confianza de Sonomi, pasarían a recoger la familia de la novia en su casa para así ocupar varias habitaciones lujosas del hotel.

Sakura tuvo muy poco contacto con el novio a partir de esto, cortesía de la tradición y por supuesto, de sus propios compromisos de aquel primer día entre arreglarse el pelo, las pruebas de los trajes matrimoniales y luego que estuviera lista, procederían a la sesión de fotos con sus parientes femeninas y con su padre y hermano. E incluso a estos dos, no pudo verlos hasta muy entrada la tarde.

Vestida y peinada como lo indica la tradición china de la cual se rige este evento, su cabello estaba recogido, tenía un velo rojo con detalles en hilo de oro y que pronto le cubrirían el rostro. Sus manos decoradas con muchas joyas de oro e incluso tuvo la delicadeza de colgar en su vestido un prendedor que perteneció a su madre para llevar un pedacito de ella en su persona.

Este primer traje de la primera noche, es exuberante de color rojo y con bordados e hilos de oro. Sakura se ve como si valiera el precio de una princesa y se cuidaron bastante los detalles al momento de combinar las piezas y ordenar su traje (uno de ellos). No hay queja departe de Ieran Li quien entrara a ver la novia vestida con los trajes ceremoniales de acuerdo a la ocasión.

Todas las hermanas Li e incluso Meiling, vestían por igual con trajes chinos de seda en variados colores que iban desde mostaza, lavanda, verde esmeralda y azul marino. Ningún invitado podía vestir de rojo más que la novia.

Tomoyo se termina de vestir con ayuda de una de las amas de llaves de la casa Daidouji quien había sido traída de la casa para la labor y en una de las suites del hotel. Aquella habitación estaba predispuesta para ella sola.

Y por alguna extraña razón se sentía más nerviosa que la novia.

Según la tradición ella era la mano derecha de Sakura en la ceremonia. Era una especie de “dama de honor” y estaría sentada a pocos pasos de la novia. Su vestido en particular era algo para que no se perdiera la atención de la novia y al mismo tiempo para resaltar las curvas femeninas. El mismo era hasta sus tobillos y su cierre se encontraba en la parte de atrás y justo en su nuca. El color era un azul aguamarina brillante con unas flores estampadas en diversos tonos de azul que nacían en un lado de su torso e iban intensificando sus tonos hasta el ruedo. Llevaría unos zapatos planos hechos de seda y luego se calzaría unas zapatillas altas. Su cabello estaba recogido en un moño alto decorado con unos prendedores largos que terminaban en unas mariposas pequeñas de cristal. Tiene unas argollas doradas que cuelgan en sus orejas y unos brazaletes dorados en sus muñecas. El maquillaje es abundante palideciendo mas su rostro, con las mejillas embadurnadas de rubor rojo y sus labios con un intenso labial rojo.

-¡Se ve hermosa señorita! – Dice la muchacha una vez culmina con el atuendo de la joven y observa el maquillaje preparado por una cosmetóloga profesional.- Ese vestido la hace ver arrollante.

-Gracias Maki – Dice Tomoyo observando el resultado final en el espejo y no evitando sentirse mas ansiosa de lo normal.

Y es que su mente maquina muchas cosas que van más allá de la boda de su mejor amiga.

-Ya casi es hora – Dice la coordinadora de bodas observando a la heredera Daidouji con aprobación. – La novia quiere una foto con usted y la señora Daidouji antes de hacer su entrada.

Tomoyo la sigue mientras toma un pequeño bolsito que combina con el vestido y que se ajusta en su muñeca mientras avanza tras la coordinadora de bodas. Aquel piso del hotel había sido reservado únicamente para la mujeres de la familia Li y las Daidouji. Touya y su padre, estaban con el resto de los hombres, en un piso inferior.

Todo había sido coordinado para que los novios no se vieran hasta el mismo momento que finalizara la ceremonia de aquella noche.

Tomoyo entra a la suite principal cuando escucha la voz de Sonomi indicar algo por su teléfono móvil. Cuando Tomoyo se fija en su madre, nota lo bien que se le ve aquel traje con aires chinos y maquillada de acuerdo a la ocasión. Su mirada de aprobación recorre el cuerpo de su hija y la satisfacción es más que clara en su mirada.

-¡Tomoyo! – Dice Sakura sorprendiendo a su amiga.- ¡Te ves genial! – Aun Sakura no le terminaban de colocar el velo.

-Te ves hermosa Sakura. Pareces una princesa de la antigüedad.

La ojiverde se sonroja ante su cumplido mientas añade- No estoy acostumbrada a tanto maquillaje, o tantas cosas puestas – susurrando a su amiga- tengo como tres camisolas largas abajo. ¡Hace un calor insoportable! Tú te ves de ensueño.

-Muchas gracias.

-¡Vamos que no queda mucho tiempo! – Dice Sonomi llamando la atención con su anuncio. Las hermanas Li se encuentran sentadas del otro lado y Tomoyo no se había fijado en ellas porque se notan muy tranquilas.

Mas tranquilas de lo habitual.

-¿Qué les pasa? – Señalando a las cuatro mujeres que parecían observar todo con atención pero muy pasivas.

-Ieran se enteró de la despedida de soltera y los tres hombres que bailaron casi desnudos. – Dice Sakura por lo bajito- Les ha llamado la atención y amenazó con mandarlas a china después de la ceremonia – Sorprendiendo a su amiga.- Ellas ahora casi ni se mueven para no darle razones a su madre de cumplir con la amenaza.

-Vaya que obedecen a Ieran.

-Le tienen miedo.

-¿Qué están haciendo niñas!? – Dice Sonomi reprochadora mente mientras observa al fotógrafo esperar por ellas- ¡Tenemos el tiempo encima!

Sakura y Tomoyo se colocan para las fotos y luego las hermanas Li. Luego otra de Sonomi con Sakura. En momentos después Ieran Li acompañada de su futura nuera. Tomoyo estudia la expresión de la madre política de Sakura y a pesar de ser una mujer de profunda rectitud, parecía cercana a Sakura y relajada al momento de posar (aunque Sakura es notable que está más que abrumada con la atención y la forma en que está vestida o todo lo que tuvo que estudiar para la ceremonia), pero parecía aprobar la decisión de su hijo con relación a la ojiverde y desposarla.

Esta tendría un traductor para los invitados japoneses por supuesto, pero parte de la condición de nuestra joven durante los dos años que duró de compromiso con Li, fue que ella tuvo que aprender chino y un mes antes durante el ensayo con el que oficiaría la ceremonia quien viajó particularmente para la actividad, tuvo que recitar muchas cosas en chino demostrando su capacidad y su disposición para complacer a los Li con su ceremonia tradicional. Y llenando de profundo orgullo a Shaoran.

Tomoyo vio a Fujitaka y a Touya llegar a la suite y siendo recibidos por Sonomi (ya le faltaba poco para llorar), e Ieran quien fue saludada con estima y formalidad por ambos hombres. Luego vinieron las lagrimas de Sakura al observar a su padre y su hermano mayor a quienes en cuestión de días, dejarían de estar a su lado.

Se volvería una mujer casada.

Tomoyo los observa a los tres viendo el inmenso amor que se profesaban, el respeto y la estima de Fujitaka cuando abrazó a su hija mientras unas lagrimillas escapan de sus ojos.

Tomoyo no pudo menos que suspirar envidiando la suerte de su amiga con la relación tan estrecha que lleva con su padre.

Y luego se fija en las miradas intensas de las Li, dirigidas al guapo hermano de la novia.

Y como empujan a la joven que se llama Fuutie para que aproxime al sujeto. Sonríe pensando en las intenciones de las demás Li con respecto al hombre y a su hermana menor.

La única soltera de las cuatro.

———————————–

Una hora después, ya todo listo, da inicio a la ceremonia. Shaoran sale por una puerta lateral acompañado de unos ancianos que se apoyan de bastones y de unas personas que le auxilian tomar asiento alrededor de lo que parece ser un gacebo instalado en el centro del salón y donde se oficiaría la ceremonia. Atrás de Shaoran viene su madre acompañada de Fujitaka y toman asiento en lo mas cerca al centro del salón.

Shaoran luego de ayudar a sentar a los ancianos procede a sentarse en un banquillo cerca del oficiante y ubicado en el gacebo. Luego de unos instantes y bajo la música tradicional china, hace su aparición la novia del brazo de su hermano Touya y del otro brazo, viene Sonomi.

Tomoyo viene a unos pasos atrás seguidas de las hermanas Li y de Meiling.

Sakura va cubierta por el velo rojo lleno de detalles dorados impidiéndole ver por donde camina y es tradición de que no se vea la silueta de la novia hasta el momento que culminen las ceremonias.

Sakura es llevada hasta aquel lugar y Tomoyo nota el rostro nervioso y al mismo tiempo expectante del novio. Es sentada con la ayuda de Touya y Tomoyo toma de su mano. Durante la ceremonia, Sakura y Shaoran son proporcionados de tazas de té en unas bandejas decoradas y las cuales son ofrecidas a los padres de ambos como una señal de respeto y de aprobación por parte de los progenitores de efectuarse el matrimonio*. Tomoyo coloca la bandeja en manos de Sakura y la ayuda a levantarse mientras por el otro lado tenemos a uno de las jóvenes Li darle una bandeja idéntica a su hermano y esta se la ofrece a Ieran Li y a uno de los ancianos de la familia (el representante patriarca pues Shaoran perdió su padre cuando era un niño pequeño).

La emoción más grande para Tomoyo fue ver como unas de las tazas de té estaban dirigidas a su madre fungiendo como el lado “Materno” de la novia y Sonomi estaba ya llorando ante aquello.

Hasta el momento que la ceremonia prosigue, es que Tomoyo se percata que del otro lado y con una visión perfecta de su persona se encuentra Eriol. El sujeto le mira con intensidad y no puede evitar guiñarle un ojo mientras ella se azora bajando su mirada pero no sin antes dirigirle una tierna sonrisa. Trata de dirigir sus pensamientos a la ceremonia, prestando total atención a lo dicho por los novios mientras prosiguen los ritos tradicionales chinos.

Pero siente de vez en cuando su mirada sobre su persona.

Cuando la ceremonia está llegando a su fin, se procede a la bendición de los padres de los novios y finalmente una breve bendición por parte del oficiante y luego comienza a tocarse la música tradicional para que los novios salgan por la puerta por donde el novio ha entrado.

Inmediatamente después de esto, se levantan los demás invitados y comienzan a circular por el salón meseros con pasabocas de cocina china y bebidas tradicionales mientras se les informa que en unos momentos se pasaría al otro salón, donde se encuentra predispuesto una enorme mesa para los invitados compartir con los novios.

Cuando Tomoyo se aproxima a su madre (esta se encuentra al lado de Fujitaka), dice con alegría- Todo ha estado perfecto mamá.

-Todavía nos faltan dos días más de eso. No se como aguantaré.

-Hasta ahora vas bien Sonomi- Dice Fujitaka.- La ceremonia ha estado bella. – Observando entre la multitud. – Y ha todos les parece haber gustado. Ieran Li parece complacida- Estudiando la expresión de la mujer a la distancia.

-Debes estar complacido Fujitaka. – Sonomi atrae su mirada – Has criado una jovencita magnifica. Y ha hecho un buen trabajo.

-“Hemos hecho” – Rectifica el hombre observando con infinita ternura a la mujer delante de él acción que pone a Sonomi un poco sonrojada atrayendo una sonrisilla conspiradora departe de su hija.

-Coff Coff, si bueno, alguien tenía que servir como figura materna ¡Imagínate! La criatura marimacho que tendrías en tus manos… criada por dos hombres.

-Debo de decir princesa, que este día has opacado a la novia – Surge una voz en la conversación atrayendo la mirada de Fujitaka y Sonomi: Es Eriol aproximándose con bebidas para su novia. –Te ves preciosa.

-Hola Eriol.

-¡Fujitaka! ¿Conoces al novio de mi hija? – Pregunta Sonomi complacida por el cambio de tema.

-Si, tuve el placer de conocerle en la fiesta- Saludando al hombre delante de él. De repente se hace un incomodo silencio a lo que Sonomi es la que lo rompe.

-¡Vamos Fujitaka! Tengo que presentarte unas personas – Llevándoselo a un lado ante las miradas de los más jóvenes.

-Son alucinaciones mías ¿O ahí hay algo?

-Ni yo se que decirte. Mi mamá odiaba al padre de Sakura y Touya, por haberse casado con su prima favorita. Y en los últimos tres años, mamá se lleva mejor con él.

-¿Te imaginas si terminaran involucrados? – Pregunta Eriol divertido y observa nuevamente a ambos al añadir. – Hacen una bonita pareja.

-Sakura y yo lo hablamos una vez… pero no lo creo. ¿Y bien? ¿Qué te pareció toda esta ceremonia?

-Ahora comprendo la ansiedad de Sakura el día que fue por nosotros al aeropuerto – Observando alrededor. –Bastante exuberante.

-Si, bastante.

-¿Cómo estuvo la despedida?

-¿Cómo estuvo la despedida? – Responde Tomoyo a su pregunta con otra y una tenue sonrisa.

Eriol sonríe. – Bastante tranquila. Por un lado, la organizaron unos primos lejanos de Li y fue en un bar de la ciudad. El hecho que estuviera el hermano de Sakura observándolo como si cualquier momento le surgiera una segunda cabeza, fue bastante divertido también.

-¡Pobre Li! Touya no es fácil de dominar cuando se trata de su hermana.

-Hablemos de ti. – Dice él llevándola por el brazo hasta el otro salón, elegantemente decorado en rojo y dorado. Mantelería en color rojo, centros de mesas exuberantes y pesados cortinajes rodeaban las paredes del enorme salón. Los pilares estaban decorados en pintura dorada haciendo alusión a un pabellón chino.

Eriol y tomoyo toman asiento en una mesa de una esquina, lejos de las miradas curiosas y por supuesto de la mesa principal de la celebración.

-Creo que no es nuestro puesto.

-Quiero estos momentos tenerte al menos para mi solo. Se que el deber de la dama de honor se concentra en la novia durante las celebraciones y al menos quería compartir contigo antes de que te llamen.

-Conoces las costumbres chinas.

-He leído algo al respecto – Encogiéndose de hombros. – Quise estar preparado para saber cuales eran tus responsabilidades y todo eso.

Tomoyo le observa a los ojos y dice tomando una bocanada de aire. – He decidido… he decidido mañana, contarle todo a mi madre, Eriol. Toda la verdad.

Y Eriol le mira a los ojos.

-¿Estás segura?

Asintiendo ella añade- Ha llegado muy lejos, todo esto… no quisiera que luego se decepcionara.

-Tomoyo: dudo mucho, aunque pongas todo de tu parte, que llegarías a decepcionar a alguien. Más que todo, a tu madre- Replica el sujeto tomando una de sus manos. –. No podrías aunque lo intentaras.

Tomoyo observa a los ojos del sujeto aquella expresión sincera que puede leer. La seguridad con lo que dijo aquello y la convicción que siente en su persona de estar haciendo lo correcto.

-¿No te molesta que le diga la verdad?

-Me hubiera gustado llevar la charada un poco más allá, pero, si es lo que deseas. Aunque te advierto: que le digas la verdad a tu madre, no quiere decir que no seguiré pretendiéndote. Tenemos aun unos cuantos días antes de volver a Londres y quisiera desde ahora que asignáramos un día para tener una cita.

-¿Una cita? – Pregunta sorprendida y siente su rostro arder. – ¿En serio?

-Cariño: Luego de verte como estás vestida. Luego de descubrir quien realmente eres y de conocernos un poco más ¿Crees que iba a perder la oportunidad de invitarte a salir? – Dice con la satisfacción dibujada en toda su cara. –No me voy a dar por vencido tan fácil.

Tomoyo observa alrededor como las mesas van ocupándose y ve a la distancia a Sakura (aun cubierta por el velo), pero sentada al lado de Shaoran quien le aferra su mano encima de la mesa con aquella firmeza mientras reciben las felicitaciones de los invitados y en las canastas predispuestas van echando los tradicionales sobre rojos**

Las palabras de su mejor amiga y prima resuenan en su mente.

¿Por qué no te lanzas a la aventura? Ya no tenemos dieciséis o dieciocho años. Debemos aprender de nuestras lecciones mas duras, para saber levantarnos la próxima vez. Y te puedo asegurar que no tendrás momentos más que deliciosos al lado de Eriol Hiragizawa. Porque tú le gustas. Es mas, me atrevo a decir, que está muy enamorado de ti.”

-Supuestamente a las diez de la noche, comenzará el baile.- Dice Tomoyo.- Ahora es una especie de brindis durante la cena, para cada invitado desearle sus mejores deseos. Las hermanas Li tienen un discurso cada una preparada por lo que no habrá intermedios y bailes.

Eriol frunce el ceño mientras Tomoyo acerca más su rostro a él.- A las diez excúsate…

-¿Cómo?

-Excúsate – Dice Tomoyo con el corazón martillándole con intensidad mientras, abre el pequeño bolsito que cuelga de su muñeca y saca un pequeño plástico que lo coloca en la mesa y lo arrastra hasta la mano del sujeto para que lo cubra con la misma. – Yo me excusaré diez o quince minutos después…

-Tomoyo… – Dice Eriol incrédulo y dubitativo por lo que estaba interpretando de todo aquello.

La joven le observó con firmeza y seguridad mientras retira la mano de debajo de él dejando la llave electrónica bajo su mano. Eriol la toma aún no creyendo sus palabras y observa el número engravado en la misma.

La muchacha pudo leer la ansiedad y el deseo que se posaron en aquellas pozas marinas que son los ojos del sujeto. Sonríe tenuemente y algo nerviosa, mientras Eriol sabe que aquel hermoso rostro debe de arder bajo aquellas capas de maquillaje.

-Es una oferta en un millón Eriol. – Dice la muchacha sonando segura de sus palabras.- Si yo salgo primero que tú de aquí, contaré esto como una negativa de tu parte. Y yo no volveré a hacerlo… jamás.

-Pero…

-Shhhh – Dice ella colocando sus dedos sobre la boca masculina. – Es lo que querías… ¿Ahora la indecisión?

-La sorpresa.- Corrige el hombre tomando aquellos dedos y llevándoselo a los labios para añadir. – Las horas pasarán muy lentas… prometo… prometo que será fantástico…

Tomoyo observa como su madre se mueve hacía ellos con seguridad y añade.-… Yo también… – Incorporándose para darle alcance.

Eriol la vio marcharse con seguridad acompañada de su madre y no pudo menos que imaginarse el cuerpo escondido bajo aquel ajustado traje de seda que en apenas un par de horas tendría el placer de explorar con sus manos, ojos y sus labios.

Si, definitivamente serán un par de horas bien largas.

—————————————————-

Tomoyo lo vio retirarse unos minutos antes de las diez de la noche y no pudo evitar sonreír nerviosa. Tal como pronosticó la mujer, no pudo volver a su lado por todos los compromisos requeridos por ser la “Dama de honor” de la novia y tuvo que dedicarse a conocer a todos los que se le aproximaban a saludarle, conocerle o servirle de ayuda a Sakura mientras durase la actividad.

Aun a las diez de la noche, los invitados estaban disfrutando de la velada y entre las anécdotas de los conocidos Li y aquellos desconocidos (amigos de Shaoran de China), y otros que deseaban los mejores deseos para los novios y los juegos tradicionales para este tipo de ceremonias, los invitados no parecían querer marcharse.

Tomoyo a las diez y diez de la noche, tomó una bocanada de aire acercándose a Sakura y le susurra a su oído.- Ya me marcho.

-¿Tan pronto?

-He dejado a Meiling procurando para lo que necesites.

-¿Ocurre algo malo?

-No. – Sonríe tenuemente a su prima pero ella casi no puede ver su expresión a través de sus ojos por el velo tradicional.- Todo está bien. Nos vemos mañana.

Sakura no puede analizar la actitud de su prima, ya que en aquel momento recibe los saludos y nuevos invitados de la ceremonia. Tomoyo al salir se encuentra con una pareja que entra al recinto donde se celebra el evento y aunque el rostro del hombre le resulta vagamente familiar no se hace muchas preguntas mientras se dirige por los pasillos hasta los elevadores.

Estuvo todo el día debatiéndose en lo que haría. Y en lo que unos momentos daría inicio de aquella velada. Poniendo especial cuidado en los detalles al momento de registrarse en el hotel había pedido dos llaves electrónicas para su acceso.

Sabe que la joven empleada de las Daidouji y que su madre puso a su disposición, duerme en unas habitaciones unos pisos más abajo y la mañana la tenía libre.

Siente el corazón a punto de salirse de su pecho y como el elevador pareciera ir mas lento de la cuenta. Cuando finalmente llega a su piso, nerviosa saca la tarjeta electrónica y ve como sus manos tiemblan pero se trata de controlar.

Camina lentamente hasta que llega a la puerta de su habitación. Inserta la llave e ingresa notando el lugar en penumbras.

Como si no hubiera nadie.

Entonces una voz la saca de dudas cuando dice. – Espero que no te importe… pero he pedido vino.

Ella sonríe nerviosa volteándose a él al momento que enciende la luz de la lámpara mas cercana, mientras se aproxima con dos copas con el líquido en sus manos. Le extiende una de ellas a la mujer no evitando observarle con ansiedad y deseo en sus ojos azules.

Sabe que la noche será larga y la satisfacción formará parte de la vida de ambos en la mañana siguiente.

Pero por el momento pronostica que lo que ella ha propiciado cambiará el rumbo de su relación para siempre.

Y de su manera de pensar el uno del otro. Que aquello era solo el principio.

-Debo de decir que me has tomado por sorpresa. – Refiere Eriol a toda aquella situación en que se encuentran. – Usualmente somos los hombres que hacemos semejantes propuestas.

-Supongo que si. Pero como te dije una vez, me gusta estar en control de las cosas…

Los ojos del sujeto brillan expectantes ante la revelación de la mujer diciendo con una sonrisa de satisfacción. – Acabas de demostrarme que estaba equivocado: eso en algunos casos, es bastante placentero. –Tomando un sorbo de su copa. – No tienes porque estar ansiosa.

-No lo estoy…

-Mentirosa. Te conozco, se que tienes una ansiedad y sin tocarte, se que tú corazón palpita como si fuera a salir de tu pecho. Y debo de decir que estamos en una situación pareja. – Tomando la mano libre de la muchacha y llevándole consigo hasta la alcoba del lugar.

Cuando sus miradas se conectaron sabían que las cosas cambiarían y alcanzarían una profundidad anhelada abiertamente por el varón de mirada azulada.

Y Tomoyo luego de todo lo que habían hablado en aquel momento, los secretos en el corazón del hombre y ante la perspectiva de una noche entregada a éste, sabía no solo que perdería lo que tanto tiempo había conservado en su persona y no era su inocencia.

Perdería su corazón.

Porque sabe que desde unos momentos atrás, le pertenecía a Eriol.

———————– Continuará.

*Las bandejas de Té para ofrecer a los padres de los novios existe en la tradición china para verse de esa forma que para unirse en matrimonio los novios tienen el respeto que merecen sus padres y estos aprueban la unión.

** Los sobres rojos son parte de los regalos tradicionales destinados a los novios. Se supone que allí los invitados obsequian dinero a los contrayentes. Conociendo la fortuna de los Li, es de suponer que Shaoran donará esto a la caridad pero aun así hay que mantener las tradiciones.

Comentarios de la autora:

¡Bueno! Ahí lo tienen. El infame capitulo 9 que por cierto respetando las condiciones de publicación de Ficmania y de StillForYourLove, este tiene un final mas corto y sin restricciones para los seguidores de la historia.

Se que había prometido una historia subida de tono pero respeto mucho a las lectoras mas jóvenes (aunque se de nenas que saben mas que yo), pero me gusta no solo brindar una historia de calidad y pensada en todos sus lectores, sino también algo que tenga una historia detrás.

Ahora bien, pensando en las menores lo digo: Tomoyo tiene casi treinta años niñas. Así que podemos comprender que aquel “atrevimiento” de nuestra protagonista de darle la llave a Eriol tiene dos vertientes: Primero está enamorada de él aunque hasta el momento tal vez no lo admitía en voz alta. Y lo segundo las relaciones de esa índole son cosas de adultos. Una relación de esa naturaleza, a destiempo, solo trae traumas y errores que se pagan bien caros. Piensen antes de actuar (ya ven que nuestra protagonista es bastante metódica) y si ya tienen pareja estable, siempre protéjanse. Se que sueno a mamá consejera pero nunca está de más: Leer del amor y la entrega siempre es lindo pero la realidad, posiblemente no sea tan encantadora.

Ya saben que comentarios, dudas, tomatazos, Eriol Hiragizawa (¡Luego de este capitulo, yo lo quiero aun más: P!) a mis correos.

Besos,

Crys.