Se busca Novio – Cap. 1

Por Crystal

Basado en los personajes de CardCaptor Sakura de CLAMP.

Capitulo I

Cuando el despertador suena la joven de profundos ojos azules (con matices amatistas), ya está despierta desde unos minutos antes y se incorpora sin mucho retraso. Su cómodo departamento habla de la elegancia y distinción de la mujer de veintinueve años quien aun permanece soltera y en cierta forma es feliz. Camina a la ventana para descorrer las cortinas y que el sol matutino entre a iluminar la habitación de colores lavanda en dos tonos (su color favorito) y observa el agitado ambiente que puede percibir en la ciudad londinense.

Se había mudado al lujoso condominio de apartamentos hacía dos años ya. Sus conocimientos de varios idiomas habían hecho de la joven la más idónea de las candidatas para viajar a Europa y abrir las primeras oficinas comerciales de Industrias Daidouji, propiedad de su madre.

Y claro, que algún momento, serían suyas.

Pero nuestra agradable joven no le interesa el dominar lo que es considerado una de las más grandes industrias de juguetes de Japón. Hay dos razones por las cuales, el anonimato de Londres es más apetecible para su vida y su futuro. Incluso sonríe observando mas abajo la transitada calle del exclusivo sector donde habita.

Y uno de ellos, es el anonimato que aquello representa. Su figura no es conocida como una gran heredera o empresaria lo que siempre le ha dificultado el encontrar una pareja idónea que se considerara como oportuna para definir su vida.

Si señores: una mujer de complexión femenina, un hermoso rostro que se asemeja a una modelo, sus brillantes ojos azules (un poco extraño en la cultura japonesa) que son sumamente atractivos y su elegancia, porte y educación… por supuesto, sin tocar el tema que es una de las mujeres de Japón que si quisiera retirarse de los negocios, podría llevar una vida sumamente holgada y ostentosa pero no le gusta ser mantenida por los bienes de su madre. Habla varios idiomas, experta en negocios, con conocimiento en música, pintura y por supuesto una talentosa diseñadora de modas (carrera que nunca explotó en todo su potencial), era una mujer soltera.

Soltería que a veces le trae problemas con su madre.

Y sabe que en unos cuantos días tendría más problemas de los habituales.

Se incorpora para ducharse y ya tiene la ropa del día seleccionada. Las oficinas de empresas Daidouji es un pequeño local apenas con tres cubículos ya que por el momento no se necesitan más instalaciones que aquellas en la ciudad londinense y no que le interese por el momento expandirse. Dichas oficinas si estaban ubicadas en la zona lo que le facilita incluso el tomar las atestadas calles todas las mañanas y caminar hasta ella.

No le importa el hacerlo. Es una buena fuente de ejercicios y disfrutar del sol matutino es uno de los pocos placeres que más disfruta.

Eso y el sentarse por horas en su piano que se encuentra en el salón y poner en práctica las composiciones de grandes artistas y por supuesto, las suyas también. Piezas que le toman meses componer y que por suerte, ha tenido la fortuna de vender anónimamente por ITunes.

Tomoyo Daidouji es una mujer multifacética.

No es sorpresa que una dama con tantas habilidades aun se encuentre soltera. Y es que todas sus virtudes son un tanto abrumadoras para el sexo opuesto.

Luego de ducharse y colocarse su ropa de oficina revisa el reloj: siete y media de la mañana. Aun descalza camina por su holgado departamento notando todas las piezas con buen gusto y elegancia europea que les adorna. En el recibidor hay una mesa con fotografías de su infancia y adultez y algunos rostros le traen aquella sonrisa de añoranza por el pasado: en una de ellas incluso hay una reciente, de dos años atrás donde se encuentra con su mejor amiga, Sakura Kinomoto.

Su amiga que en pocas semanas (dos para ser exactos), contraerá matrimonio no con otro que Shaoran Li. ¡Y pensar que se conocieron gracias a ella! Incluso no puede dejar de sonreír.

Tres años atrás, en la residencia Daidouji en Tomoeda se celebraba una cena de presentación para la asociación de la Corporación Li de Hong Kong con la Daidouji de Japón. Había sido importante en su momento, una alianza comercial entre ambas empresas y la sorpresa mas satisfactoria no solo fue la llegada de un “Joven Empresario” y tan guapo como Li sino el hecho que su amiga Sakura se encontró irremediablemente “Atraída” por el hombre de su misma edad. Y para bendición de Sakura, Shaoran Li le correspondió por igual… fue lo que Tomoyo llamó en su momento “un flechazo”.

Pero tener un año de noviazgo y dos de compromiso no ha sido fácil para su amiga; no señor. Primero, al ser presentada en Hong Kong en el viaje que tuvo que hacer con su padre, fue una especie de prueba para su ingenua amiga de infancia y luego la madre de este llamada Ieran, solicitar un año mínimo de compromiso para la pareja. Así que dos años entre visitas a Japón tras Sakura y la visita de esta a Hong Kong , ha finalmente concluido no solo con la boda que será en dos semanas en Japón y la resignación de Sonomi de que Tomoyo no se uniría a Li Shaoran, las cuales han sido sus intenciones en aquellos primeros meses, tres años atrás.

Cuando Sonomi se percatara que las intenciones de Tomoyo no iban dirigidas al sujeto de gran poder adquisitivo, sino a que su mejor amiga atrajera la atención del extranjero (cosa que resultó de lo mas fácil gracias a la personalidad vigorosa de Sakura y su físico siendo una jovencita sumamente atractiva e inteligente), ha sido por los últimos tres años el motivo de existencia de Sonomi de ingeniárselas para que cuando su hija se encontrara en Japón por vacaciones o en viajes de negocios armarle “Citas a ciegas” para ver si su hija finalmente asentaba cabeza y se involucraría con alguien “adecuado para ella”

Pero los planes de Tomoyo, no encajan con los de su madre. Sabe que sus intenciones son las mejores pero ella sabe que casi todos los hombres se abruman por sus cualidades, su belleza, la fortuna de la heredera y por supuesto, su personalidad. No es para nada sumisa. No habido una persona que se amolde a su personalidad y sus pensamientos “progresistas” y feministas, contrario a la cultura aun “tradicionalista” de un Japón cambiante.

La mujer escucha un maullido en la puerta de entrada de su departamento y se devuelve hacia el estrecho pasillo que da entrada a su hogar londinense. Nuevamente el maullido se escucha y suspira resignada al dirigirse allí para abrir la puerta y notar en el tapete de entrada a un pequeño gato negro que le maúlla y entra sin mucho preámbulo a su departamento.

“¡Y pensar que no es mío!” Piensa teniendo piedad por el pobre animalillo que se dirige a toda prisa hasta su cocina y se sienta justo delante del refrigerador.

Cierra la puerta del departamento y sigue al gato de su vecino. Hace dos años se mudó en aquel edificio y apuesta desde el primer instante que el gato del sujeto es la única relación y las únicas palabras que ha cruzado con el sujeto han sido por la poca costumbre del hombre de esperar por su gato antes de encerrarse en su departamento con la conquista del momento.

Ha conocido muchas de sus conquistas quienes sin tapujos iban acompañadas del sujeto del departamento 4b. Aunque es guapísimo y también japonés, posee poca comunicación con él gracias a su actitud de conquistador y cuya lista de damas, sobrepasaría seguro los 3 pisos anteriores al suyo.

Sabe que vive solo desde hace cuatro años en el edificio. El conserje le había comentado alguna vez (Principalmente cuando el gato negro tomase refugio en su departamento por primera vez y había hablado del dueño que era el vecino inmediatamente al lado de su puerta). Supo que estuvo a punto de casarse pero la novia lo abandonó en el altar y desde entonces, la lista de mujeres que le visitan son incontables. Sabe incluso por la información del sujeto que se dedicaba a algo que le dejaba muy buenos ingresos para vivir en ese departamento y tiene un deportivo azul marino… tan oscuro como sus ojos.

Sin embargo, a Tomoyo Daioduji precisamente le cae pesado ese tipo de hombre. Así que las pocas veces que han cruzado conversación ha sido respecto a que su gato (sabe que se llama Spinnel Sun –extraño nombre para un gato-) Cuando toma refugio en su alfombra y luego tiene que alimentarlo.

Y así lo hace. Por consideración al pobre animalillo (a Tomoyo le encantan los animales) incluso meses atrás, compró una bolsa de comida para gatos que mantiene en su departamento y le coloca en uno de los platillos que tiene sobrantes en su casa. El gato en aquellos instantes comienza a pasar su rostro y cola alrededor de las piernas de la mujer.

-Al menos eres mas considerado que tu amo Suppi- Como le dice ella de cariño pues se ha apegado al animalillo aunque su caja de arena esté en el departamento continúo. – Pero no regreso en todo el día así que come que voy a regresarte con tu amo.

Tomoyo toma un poco de té y apenas le da una mordida a una tostada. Saca su almuerzo preparado la noche anterior y la coloca en un bulto térmico y limpia lo que ha ensuciado. El gato termina de comer y ella retira lo que ha sobrado y lava el plato. Es sumamente adicta a la limpieza y se va a su habitación por su bolso, lavarse la boca y colocarse maquillaje.

Ya lista no se sorprende de ver al gato negro sobre su sofá gris. Suspira resignada sabiendo que tendrá que pasar la aspiradora cuando vuelva y toma el gato en sus brazos. Este no pelea y se deja llevar por la mujer quien cierra la puerta de su departamento y toma el camino inevitablemente hasta el 4b.

Pudiera dejar el gato en el tapete del departamento y se encargara de llamar a su amo. Podría incluso tocar dos veces, soltar el gato y salir a toda prisa del lugar.

Pero contrario a lo que le dice su mente, toca el timbre del departamento y espera unos momentos.

Y cuando la puerta se abre lo hace una mujer vestida aun en un pijama súper corto y de seda.

-¿Si? – Pregunta la mujer aun mostrándose un poco adormilada.

-¿Se encuentra Hiragizawa? – Pregunta ella observando con indiferencia a lo que parece ser la última conquista del sujeto.

-Está duchándose – Responde sin ánimos y ahí se fija en el gato en brazos de la mujer.- ¿Este no es el gato de Eriol?

-Si, estaba en mi departamento. Se le olvidó abrirle anoche.

-¡Oh! – Dice tomando el animalillo en sus brazos pero este se suelta inmediatamente e ingresa a toda prisa no evitando maullar indignado.- ¡Spinnel! – Dice la mujer de cabellos oscuros. – ¡No me soporta!

Tomoyo ignorando su comentario (y su sonrisa) dice- Dígale que ya está alimentado. Y que por favor, se cerciore que su gato esté dentro cuando se encierre – Alzando una ceja añade- La Señora Norris* Del tercer piso es alérgica a los gatos y no les tiene tampoco consideración si los ve deambulando por el edificio.

-Si, por supuesto – Responde la mujer notando la actitud “Arisca” de la preciosa joven japonesa delante de ella. – Gracias. – Ahí cerrando la puerta al ver que antes de poder despedirse, ya Tomoyo va por el pasillo consultando su reloj de pulsera.

————————

-¿Quién era? – Pregunta el varón observando a su prima que viene por el pasillo de las habitaciones y lo observa un instante con la toalla amarrada en su cintura; acaba de salir de la ducha.

-Tu vecina de al lado – Señalando hacía el 3b – Ha traído a Spinnel Sun. Me dijo que estaba en su departamento.

El sujeto observa con sus profundos ojos azul índigo a su prima al responderle.- Es lo único que tenemos en común: la fascinación de Spinnel sun de ir a su departamento – Caminando hasta su habitación y diciendo aquello con cierra aspereza.

Su prima le sigue el paso sin importarle que el guapo hombre esté semi desnudo y muestra su pecho sin vergüenza a la muchacha. Comienza a buscar en su armario por una camisa y pantalones. Se cruza de brazos y lo mira con aspecto divertido incluso al inclinarse en el marco de la puerta del armario.

-¿Y eso te molesta, no?

-Para nada. – Responde sin observarle.

-Cuando me hospedo aquí, a veces siento que interrumpo tu vida sentimental. ¿No crees que se haya molestado por haber sido yo que abriese la puerta?

-No me importa lo que ella sienta o no. – Al ver que su prima observa con una ceja alzada añade- No me malinterpretes. Es una mujer muy hermosa.

-¿Acaso le tienes miedo al rechazo Eriol?

-Hace mucho tiempo (casi dos años para ser exactos), la excusa perfecta para conocerla fue precisamente que Spinnel en un descuido entró a su departamento y ella fue informada por el casero que era mi gato. Vino amablemente a entregármelo.

-¿Y?

-Pues que… -suspirando – no pudo ser el peor momento: tenía una invitada pasando la noche.

-Oh.

-Exacto. Desde aquel momento esa mujer no me soporta ni en pintura. Pero como si fuera cosas del Karma, Spinnel Sun le encanta amanecer en su puerta o en su defecto, hay noches que ha amanecido en su departamento.

-¿Y a ti te encantaría ser el que amaneciera en su departamento? – Conociendo los gustos particulares de su primo por las mujeres.- ¿Qué sabes de ella?

-Absolutamente nada. Aunque se encarga de conocer todo de todos, nadie sabe con exactitud quien es ella, solo que es japonesa, se ha mudado aquí dos años atrás y por supuesto, trabaja a pocas cuadras de aquí.

-¿Cómo lo sabes?

-Tiene un coche estacionado abajo y solo lo usa los fines de semana. En la semana se marcha por la vereda. – Caminando a la ventana de su habitación.- Ven a ver- Llama con gesto divertido a su prima.

Esta va y mira la vereda donde efectivamente la muchacha se mezcla con el resto de las personas que transitan por allí a pies.

-¿Alguna vez la has seguido?

-Para nada. – Afirma el varón separándose de la ventana una vez la pierden de vista. Vuelve a su tarea ahora de sacar una corbata del armario y colocarla contra los tejidos de sus ropas.

-¿No me digas que aun no la has invitado a salir? ¡Eriol!

-Olvídalo Nakuru. Esa mujer no me soporta ni en pintura. Te apuesto que incluso tú abriendo la puerta en esas fachas le has dado la peor impresión acerca de mí. – Riendo con tristeza- Creo que incluso rechaza mi presencia de ser posible.

-¡Eso lo encuentro increíble! – Afirma la mujer observándole con exasperación.- Y tú no haces nada por sacarla de su confusión.

El varón no responde y Nakuru se marcha de la habitación cerrando la puerta y dejando a su primo con sus pensamientos.
“¡Es una lástima que tengo que volver a Japón en un par de días! Me encantaría hablar con esa chica para aclararle la verdadera personalidad de Eriol… Las mujeres lo siguen a él… no al contrario. Y para mi, a Eriol le interesa mas de lo que puede o quiere admitir.” Viendo como es objeto de atención del gato negro quien la observa desde el espaldar de uno de los sofás.

-¡Vaya Spinnel! Parece que el único que tiene suerte con las chicas felinas y humanas eres tú.

Y el gato solo a su respuesta se dignó a bostezar y volverse un ovillo en el lugar.

——————- Continuará.

Comentarios de una sorprendida autora: Si lo se… ¿Qué hago publicando una historia nueva de CCS cuando ando ocupada con EDC? Debo de admitir que como la mayoría de las historias esta ha salido de una inspiración y repentina y por supuesto, espero que sea del agrado de todos ustedes. Por el momento los capítulos serán sumamente cortos (No pasaran de las 15 paginas cada uno y no será apto para todo publico).

La segunda razón es para quienes van leyendo el ff de mi amiga Isis Temptation titulada “Un Chico Nuevo en la Ciudad” saben la atrocidad cometida contra mi querido y adorado protagonista en esta historia y por tanto quiero resarcir la barbarie cometida por mi querido británico en su pasada entrega. Adoro la historia de mi querida amiga, pero aquí ha cruzado la línea… si aun sigo dolida.

Ya en serio, si has llegado hasta aquí muchas gracias y espero que la historia les guste ¡Pero háganme llegar todos sus comentarios, dudas, tomatazos y demás!