Empezar desde cero – Prologo

 

“No puedes culparme y criticarme como absurdo o infantil cuando decidí casarme a los veinte tantos años. Era joven, mas joven que los que pesan sobre mi persona en la actualidad y me siento cada día que pasa como si tuviera siglos de existencia. Y no pasó ni un año después de esos veinte, cuando perdí a quien consideré en su momento, el amor de mi vida. Fue un matrimonio anticipado por mi siempre recta madre Ieran Li y puede decirse que yo también. La conocí cuando tenía diecisiete años e inmediatamente a pesar de los intentos de ambas familias por enlazar nuestras casas mediante matrimonio no fue necesario. En mi familia siempre que se ha caracterizado por seguir las tradicionales líneas de hechiceros orientales.”
 
“Hemos buscado la virtud del mismo talento en familias no tan poderosas pero importantes para conservar un poco de la autoridad que los tiempos modernos han cercenado de nuestras ancestrales creencias y costumbres. El matrimonio se celebró con la dicha que caracteriza la unión de dos familias no solamente poderosas económicamente, respetadas en el oriente por sus
negocios y virtudes financieras sino también para la cultura de la magia oriental y sus líderes. Yo, por ser el varón y aun así el menor, cayó sobre mi cabeza el liderazgo de no solo mi familia sino la de mi esposa. En aquellos momentos recordaba vagamente mis aventuras a los diez y once años y ahora que lo pienso, aquello, se trató de un juego de niños”
 
“Vencer a Kinomoto Sakura y volverme maestro de las cartas, era un juego de niños”
 
“Ahora me encuentro en una situación que no solo pongo en riesgo mi vida, sino la vida de todos aquellos a quienes conozco”
 
“Hace un año que no veo a mi madre. No pueden sancionarme el alejarme de mi familia y todos aquellos que se que preocupo con mi ausencia. Se que mi familia necesita alguien que les dirija. Mientras tanto mi madre ocupa mi lugar”
 
“Y es que el día que ella murió, sentí que una parte de mi, mi alma, parte de mi corazón, moría con ella. Es inútil el detallarles las razones por la cual murió solo que ella murió, en mi lugar.
 
“Porque era yo quien debía morir”
 
“Y es que ella tenía magia… como les expliqué al principio. Mucha magia. Pero no la suficiente para salvarme a mi y a ella. Y yo simplemente, no pude salvarle… no pude. Me dijeron mis hermanas que no tuve la culpa, ya quienes atacaron lo hicieron con toda las saña del mundo para no solo eliminarme a mi, sino todo aquel que representara la contraparte para vencerles. Pero es la culpa, la culpa y la sed de venganza por su alma inocente que me guía en estos momentos.”
 
“Venganza y por supuesto, la oportunidad de ver un nuevo día… o al menos, salvar a aquellos que quedan a mi lado”
 
“¿Qué hago bajo esta torrencial tormenta? Aquí, parado entre dos puertas ya cerradas del centro de Hong Kong… irónicamente esperando a alguien que puede tener respuestas para mi”
 
“Doy gracias a Dios que ella no estaba en casa… no habría podido manera de defenderse y habría muerto”
 
“Ahora veo las luces de un coche aproximarse lentamente por el camino. Cuando lo veo bajar la velocidad aun mas, salgo de mi escondite mostrando mi figura bajo la capa de lluvia y las luces me ciegan un poco. Escucho una puerta abrirse y cerrarse. Ella sale con un paraguas en mano y el vehículo aun continua encendido. Se ve mas madura. Más adulta que la última vez que le vi.
Molesta por mi inminente matrimonio, ofendida por no ser mas fuerte, por no tener magia.”
 
“Ella aun que no se valora por lo que es: una de las mas valerosas de toda la familia.”
 
-Pensé que no vendrías – dice el varón de cabellos chocolates. Ella le observa un instante mientras la lluvia arrecia sobre ambos.
 
-Fue bastante difícil pero pude conseguírtelo- sacando de debajo de su abrigo impermeable un portafolios color piel cuyo material impide que los documentos en su interior sean afectados por la intemperie. – Aun sigo opinando que es una locura.
 
-Puedes justificarlo a que la muerte de Sying* me ha dado cierta demencia temporal. – Admite el varón con acento serio mientras su prima le observa con preocupación.- Gracias por esto Mei… te debo una.
 
-Me debes con esta un millón- Suspira y añade con intensidad- Xiao Lang: tuve que decirle la verdad… que era para ti. – Ahí atrayendo la mirada de su primo. En aquel momento otra persona sale del vehículo y el varón no retrocede ante su presencia. -¡Por favor, perdóname!
 
-No hay nada que perdonar Meiling.- Admite el sujeto, observando a la recién llegada y le saluda con respeto con una inclinación de cabeza.
 
-Te ves cansado, hijo mío. – Usando una sombrilla la alta mujer de pálida tez añade- Esta búsqueda tuya terminará por consumirte.
 
-Cuando la familia Li deje de adjudicar la muerte de Sying como un atentado, dejaré de trabajar casi solo madre. – admite Li con firmeza. –mientras tanto, debo de evitar una catástrofe mucho mayor… no solo para mi, sino para todos aquellos que tenemos magia.
 
-Al menos permite que te ayudemos.
 
-Todo el que está cerca de mi, termina muerto o peor. No voy a sacrificarlos a todos y por el momento, todo está bien. Tengo conmigo toda la ayuda que necesito.
 
Ieran iba a decirle algo cuando una silueta sale de entre las sombras de los edificios atrás de Li. Ella se pone a la defensiva pero no su hijo quien parece no darse cuenta de su presencia y eso es solo en principio. Añade con precaución- Ya tengo que irme.
 
La madre de Xiao Lang no puede ver la silueta persona tras la figura de su hijo con claridad pues utiliza las sombras y la lluvia para camuflarse y sus ropas son oscuras. Puede leer magia en su persona… una magia tan antigua como la suya pero un tanto diferente. Y fuerte. Luego observa a los ojos cafés que tanto le recuerdan a los de su esposo y simplemente dice- Ten mucho cuidado.- mostrando aquella sensibilidad característica de cualquier madre y no la madre de uno de los hechiceros orientales mas fuertes del mundo moderno.
 
Shaoran toma su mano por unos instantes y le observa con seguridad esbozando una sutil sonrisa. Mientras la sombra que permanece atrás de su hijo, es la primera en desaparecer, el se separa de la autora de sus días para desaparecer tras la primera.
 
-¿Cree usted que él estará bien?
 
-Tiene que estarlo. – Añade mientras su sobrina asciende al coche primero que ella y ella voltea una vez mas a las sombras.- “Él pretende salvar al mundo completo…”
 
-Dos meses después-
 
Agitado se despierta no sin antes gritar con intensidad. Se incorpora parcialmente para escuchar el sonido de la lluvia al exterior de la ventana que da a la calle. Respira agitadamente con su torso desnudo mientras debajo de las sábanas se oculta la fisionomía de un joven saludable y un adulto acostumbrado a entrenamiento físico tanto como mental. Su figura cubierta por un perlado sudor, observa aturdido la habitación a oscuras mientras en el momento que enciende la lamparilla a un lado de la mesilla se sorprende de reconocer a la sombra etérea que parece vigilar su figura desde el rincón mas alejado de las ventanas.
 
Recuerda su fisionomía pero hacen años la última vez que le vio. No se sorprende mucho pues sabe que tarde o temprano tenía que verle: hace mas de una década, entregó sus dones a Yue, el guardián para que este pudiera sobrevivir y su alter-ego, Yukito no desapareciera con el guardián.
 
Y por un instante sintió que apenas había sido ayer.
 
-Tu preocupación es justificada- dice la figura semitransparente usando un vestido de vuelos y estampados florarles. Sus cabellos ondulados parecían flotar por un viento invisible que añadía encanto y misticismo a su presencia. –El fin se aproxima.
 
-Sabes entonces lo que he soñado esta noche. – Replica el joven. Aun no se incorpora y la observa con firmeza.- Has visto todo lo que he visto – Reclama como si fuera certero.
 
Ve como asiente con pereza. Sus manos se juntan frente a su pecho al decir con voz cansina.- La gran lucha apenas ha dado inicio. Lo que ocurrió hace unos años, solo fue la antesala para el desastre que se aproxima. Todos los que intervengan, perecerán.
 
-Ella no lo hará. No sabe como.
 
-Ella tomará su decisión… y le costará su vida.
 
-Me juré protegerla. Lo juré a mi padre y te lo juro ahora mismo que jamás permitiré que algo le pase.
 
-El problema es querido hijo, que no es el hecho que intervengas o la detengas: el fin será inminente y el mismo. No hay nada… ni una fuerza natural y terrestre que pueda detener lo que viene.
 
-¿A que has venido?
 
-A llorar el destino que les espera. Pero no te preocupes. Siempre estaré con ustedes. Hasta el final. Y aun así, arrullaré la canción que tanto te gustaba – replica con voz casi acongojada.
 
-Me estás asustando. Nunca lo habías hecho. ¿Se trata de Sakura? ¿Mi hermana?
 
-Vendrán por ella. Ella tiene dentro de si la clave de poder interceder y salvarnos a todos. Pero tú la protegerás al final. – Sonriendo con melancolía añade –No temas sacrificar tu vida por el ser amado, querido hijo. Mientras no te vayas sin luchar. No te preocupes, que todo estará bien. Estaré esperándolos al otro lado… no se asusten – en aquel instante, la puerta de la habitación se abre con estrepito llamando la atención del varón en la cama. Cuando voltea al lugar donde había visto el espíritu de la autora de sus días, ya había desapareció.
 
-¿Estás bien Touya? Escuché voces. – Reclama su hermana menor vistiendo camisola y pijamas. Sus cabellos cafés revolotean sobre sus hombros mientras unas largas pestañas parpadean y tras estas, unos impresionantes ojos esmeraldas que le devuelven una mirada aturdida y preocupada por su hermano mayor.
 
-Solo una pesadilla. Vuelve a dormir. – Viendo como la muchacha pasa sus manos sobre sus ojos e ingresa ve como por un segundo parece aturdirse y mirar el mismo rincón donde momentos antes estaba el espíritu de Nadeshiko Kinomoto, su madre. – ¿Te ocurre algo?
 
Sakura Kinomoto parecía estudiar su respuesta. Touya se fija en la cicatriz que cruza un instante parte de su frente hasta esconderse bajo los flequillos de su abundante cabellera. Aun con veinticuatro años, posee una estatura menuda comparada con la de su hermano. Su actitud distraída e infantil contrasta con la mujer que era años atrás con apenas veintiuno.
 
Pero por el otro lado, Sakura Kinomoto había pasado por algo que no era normal en la mayoría de las jóvenes.
 
-No. Solo que tuve la impresión de ver algo. – Dudando unos segundos y luego razonándolo como absurdo y producto de su imaginación. – Pero ¿Quieres que te traiga algo?
 
-¡Ve a dormir monstruo! Estoy bien… al menos que seas tu que le tienes miedo a la tormenta y no me dejes dormir a mi.
 
-¡Que tonterías dices! No tengo doce años ¿Sabes? – Con un puchero en su rostro y viéndose ofendida por sus palabras, cierra la puerta tras su persona dejando a su hermano a solas.
 
Espera unos segundos y toma su teléfono a un lado marcando un número que sabe de memoria. Escucha hasta que le responden – Hola soy yo… no, no. Ella está bien. -Viéndose interrogado por el bienestar de su hermana menor.- No es eso. Es que he tenido esta noche una visita de lo mas inesperada y extraña. Y también una pesadilla. Creo que no nos podremos mantener lejos de Tokio más tiempo. Las cosas por lo que me han dicho esta noche, pueden empeorar. Lamento haberte despertado… no, no es necesario que vengas aquí. ¿No has sentido nada? –Escuchando la respuesta de su interlocutor.- De acuerdo. Si, hablaremos mañana. Cuídate- Cortando la llamada.
 
Las ganas de dormir desparecen casi al instante que su madre hizo acto de presencia en su habitación. Su mente y recuerdos se transportan a un tiempo atrás donde perdió una de las personas mas importantes de su vida y casi pierde a su hermana también.
 
Pero si lo que el espíritu de su madre le dijo esta noche es cierto, parece que la lucha no concluyó.
 
Apenas se inicia y para colmo de males, el blanco puede ser su hermana menor…
 
¿Cómo proteger a alguien quien no sabe que tiene en su poder las armas para luchar?
 
“Porque como dijo Yue aquella noche, La Maestra de las Cartas ya no existe”
 
—————— Continuará.
 
Buenas a todos y todas. ¡Felices Pascuas! Ahora me recuerdo que años atrás en una semana como esta, vino a mi mente mi primera historia de Fanfics dedicado al Universo Alterno. ¡Que tiempos aquellos! Luego surge mi idea de que el U/A y los personajes de CCS juntos, tienen gran potencial. Había leído muy pocas historias de U/A y aun así, en aquellos momentos no
se definían como tal. Ahora me atrevo a lanzarme a la aventura como hice años antes y volver a la misma línea de lo que amamos y fue conocido por todos y es la serie en si CCS. Muchos admiramos y respetamos a escritores de la talla de nuestra Mikki Chan y mi intención no es robar atención de su historia y mucho menos. ¡Al contrario! Creo que ella fue una de las primeras escritoras de fanfiction en Español dedicado a la historia de Sakura y su reinado está bien seguro ^_^. Yo de mi parte, me conformo con presentarles a ustedes mi nueva aventura que al final, fue elegida por mis contactos en Facebook como la favorita para postearse, de dos opciones expuestas. Gracias por el voto de confianza y espero no decepcionarlos.
 
Por el momento tenemos la antesala de la nueva aventura que les espera a nuestros personajes favoritos. Mucho misterio, mucho drama y por cierto, confusiones y romance. Para el próximo capitulo veremos que el mundo de nuestros amigos, no finalizó con el “Final Feliz” Visto en la Serie y el Manga. Ya vimos aquí que Shaoran sufrió una pérdida enorme y que detrás de esto, hay otra historia entrelazada. Pero ¿Qué quiso decir Yue cuando le dijo a Touya que “La Maestra de las Cartas había muerto”? Vemos que Sakura vive con su hermano pero ¿Por qué? ¿Qué es el misterioso libro que Meiling entregó a su primo Shaoran y porque este ya no está con su familia? ¿Quién es la figura que se apareció a espaldas de nuestro chino favorito? Y la mas importante ¿Dónde están todos? Bueno, muchas preguntas y otras más surgirán con el paso del tiempo y esperemos que no todo termine en desgracia.
 
Bueno ya saben que este es el prologo y suelen ser así de cortos – no se quejen que los conozco ^^- y a los que no ¡Bienvenidos! Les prometo que el capitulo uno habrá tela de donde cortar y sabremos muchas cosas de nuestros personajes y sus vidas de 12 años para acá y por supuesto, nuevos personajes que vendrán asomándose a cada momento.
 
Un abrazo a todos y cada uno de ustedes, felices Pascuas y nos vemos en la siguiente actualización.
 
Crys. –