Capitulo 8 – Lagrimas en secreto

-No está demás el decir lo hermosa que te encuentras esta noche – Dice el sujeto aproximándose donde ella toma una copa de vino. A pesar que han tratado de evitarse incluso sus miradas durante toda la noche, cada uno estaba atento de la presencia del otro en aquel evento.  Y era tonto negarlo, Tomoyo lo sabía al escuchar su voz.

Pero toda la situación acaecida en la noche pasó tan rápido que parecía formar parte de un sueño.

Los flashes de las cámaras a su alrededor les marean. Por suerte hay un acuerdo que los camarógrafos se retirarían en diez minutos más.

Pero desde el principio de la velada todo sucede  muy rápido: la relacionadora pública de la empresa hace un breve discurso. Sakura sube unos momentos agradeciendo en nombre de Hien Li la presencia y colocó unas imágenes de lo que se trata la nueva campaña.

Finalmente hace su entrada en escenario Xiao Lang Li. Lo que Sakura no espera es que Shaoran sonríe al recibir el turno en el púlpito departe de ella con un sutil agarre de su codo. Sakura no reaccionó visualmente para nadie excepto el hombre: este sintió el respingo de los nervios de Sakura y sus ojos revelaron todo.

Pero ha pasado media hora de todo aquello. Nadie mas se había percatado de lo que ocurre con los protagonistas quienes cada uno en su manera, han enfrentado sus propios “monstruos de cinco cabezas”

Y era el turno de ellos de enfrentarse mutuamente.

-Tú también te ves bien. –Dice cortésmente la muchacha observando a su alrededor con cierta ansiedad y añade con total frialdad. – Hay tantas personas aquí…

-.Dirás celebridades- Objeta Eriol tomando un trago de su bebida y nota que la muchacha en ese momento, se rehusaba en mirarle a los ojos.- No tienes que actuar así conmigo Tomoyo.

Sorprendida le mira para preguntar.- ¿Actuar, como?

-Evades mi mirada. Has estado así toda la semana cuando nos hemos encontrado en la casa de Li.  Es más: incluso en la oficina.  Y ahora te podría comparar con un témpano de hielo. No tienes que actuar distante para dejar bien claro tu punto.

-En la oficina no hemos coincidido mucho Eriol. Y no tengo intenciones de dejar ningún punto claro- Aclara ella cortés pese a la mirada “Cortés y educada pero vulnerada”  del sujeto. –Escucha…

-No me debes ninguna explicación Tomoyo. – Añade Eriol evitando que ella comenzara a hablar.- Se que desde un principio tuviste en tu mira a Li… – Sorprendiéndole. –Por eso no me sorprendió la salida de las fotos y las televisoras queriendo ganar entrevistas con alguno de los dos.

-No creas… no puedes estar…

Él le interrumpe al añadir-Se que fui algo  brusco cuando cenamos juntos aquella noche. además debí de saber que algo te traías con él- mirando un instante al joven heredero saludado por parte de accionistas invitados al evento. – Debí dejarte explicar y no salir con semejante declaración. Pero lo último que pude imaginarme es que estás en una relación con Li. No lo supuse aquella noche. Tonto de mi – sonríe con melancolía.- Con lo bien que se llevan ambos.  Fue mi error no leer entre líneas.

-Por favor Eriol. Deja que te explique varios puntos; primero,  No podrías ser brusco aunque lo intentaras. –Le dice ella con gentileza pese a que estaba nerviosa. Eriol sonríe sutilmente ante su cumplido.-Solo que cualquiera creería que estabas nervioso esa noche.

-Lo estaba – sentencia el sujeto de mirada añil. – Pero fue un error.

-Siempre creí que era Sakura la que te gustaba-  Dice Tomoyo para tentarlo, observando a su amiga bailar con uno de los ejecutivos de Diamantes Li. –No me imaginaba…

-Por favor tomoyo sabes bien que no es cierto. Me estoy avergonzando y es extraño cuando estoy sonrojado. – Dice tocando su corbata nervioso.- Olvidemos ese episodio.

-¿No quieres hablarlo?

-Prefiero no hacerlo. Mi ego está en juego – Añade haciéndole sonreír.
-Tu ego no es lo único o más importante en ti Eriol. – Añade Tomoyo  y borrando su sonrisa. Al mirar a los ojos azules del hombre, esta transmite cierto pesar y tristeza.

– En fin, te felicito por tu elección: el soltero más codiciado de China.

-No, no. No estoy involucrada con Li, Eriol. – La mirada de Eriol confundida y curiosa instó a la mujer a continuar.- Solo que, hay cosas de mis. recientes. que no. bueno, digamos que no estoy en condiciones ahora mismo de tener novio. – Sorprendiéndole y ella le observa con intensidad agregando.- Ni Shaoran Li o nadie. Más bien, me hace falta un amigo.

-Un amigo. ¿Amigo? – Pregunta dubitativo ahora no comprendiendo a aquella mujer de ojos azules.

-Si. No estoy involucrada con Li. Es la verdad- Dice con firmeza a lo que Eriol le cree pero por un instante. ¡Pero cuanto deseaba en verdad que aquello fuera cierto!-Pero no quisiera perder tu amistad Eriol Hiragizawa. – Dice sonriendo con ternura y busca su mirada para decir con ingenuidad.- ¿Podemos ser amigos, Eriol Hiragizawa?

El le observa y siente una profunda opresión en su corazón. Luego su conciencia le dicta “Algo es mejor que nada, ¿cierto?”-Cuenta con uno en mi, Tomoyo.  “Aunque a quien quieras al final es a Shaoran Li” – añade eso ultimo para si mismo.

Tomoyo sonríe con sinceridad y pureza por primera vez aquella noche. Deja su copa a un lado y el trago de él para decirle mientras le toma la mano.- ¿Qué tal bailar con una amiga, Eriol Hiragizawa?

Eriol dice con elegancia- Me encantaría Señorita Tomoyo – mientras ambos avanzan a la pista casi desierta Eriol cavila sus palabras: “Qué tal bailar con una amiga, Eriol Hiragizawa?”

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

En aquel momento  Meiling trataba de distraerse sin surtir efecto. Estaba arrepentida en aquellos instantes de haberse quedado en casa.  Ya había caminado toda la casa en todos sus rincones.

Se puso a ver televisión satelital y por supuesto no faltaron  noticias donde no se hablara de la fiesta de aquella noche.  Apagó el aparato, furiosa consigo misma: Debió de asistir a aquella fiesta.

Sakura Kinomoto y Tomoyo Daidouji: dos muchachas que son muy agraciadas físicamente pero no tienen tantas cualidades como ella.

“Conozco a Xiao Lang desde que era un bebé. Estamos destinados a estar juntos. Fui una tonta en dejarlo ir y lo se.” Piensa mientras camina por los pasillos de la casi desolada mansión. “Se que algo pasa en su cabeza con esa Kinomoto…”

Cruza los vestíbulos pensativa mientras el sonido de la llovizna nocturna corre por el techo de aguas. “Sakura Kinomoto: No se mucho de ella. Solo lo que dicen los diarios y lo que decía en Internet”. Se cruza de brazos pensativa para añadir. “Entra a trabajar con Hien cinco años atrás. Escala rápidamente posición hasta volverse la segunda al mando de toda la corporación.” Frunce el ceño más y se nota el parecido familiar con Shaoran.  “Xiao Lang no quiere admitirlo pero se que en su cabeza la idea que ella fuera algo de su padre cruzó por su mente.” Sonríe al recordar una conversación que tuviesen días atrás.

Conversación que fue la causa de la acalorada discusión entre este y Kinomoto.

-¡Hasta que al fin llegas!- Expresa Mei con gesto molesto y Shaoran suspira profundo: que le estuviera esperando en las escaleras de la casa Li no eran buenas noticias. -¡Te he estado esperando por casi una hora!

-Pensé que ibas a salir con Fuutie.

.-Lo cancelé. Esto es más importante. En fin ya se el tema que se tocaría esta noche y no estoy dispuesta a discutirlo con nadie. Y tengo que hablar contigo.

-¿Qué pasa Meiling? – Pregunta Shaoran mientras Wei carga con su portafolio y entra a la casa.

-¿Cómo que, que pasa? ¡Estás en todas las noticias y diarios besándote con Daidouji! – Sorprendiendo a su primo y Mei lo nota. – ¿Acaso no lees los diarios?

-No he tenido tiempo el día de hoy. Incluso estaba…- ahí deteniéndose un segundo.- ¿Cuándo que fue que salió?

-Parece que después del medio día… – Gruñe la chica agregando.- ¡Una japonesa Xiao Lang! ¿Cómo pudiste? ¡Y no menos que esa muñequita de porcelana barata!

-.¡Oye Mei eso ha sonado muy atroz! Espero más de ti. –Reclama el hombre con firmeza.

-Bien me retracto de lo de muñeca barata. ¡Pero aun me debes una explicación! –añade con fuego en su mirada azabache.

-Eso era lo que seguro Tomoyo quería hablarme. – Habla Pensativo en voz alta ante su prima quien parece perder la paciencia.

-¿Qué cosa? ¡Acaso es verdad!

-No Mei no es verdad. – Afirma Li.

-¡Eso  no es lo que dicen las fotos Xiao Lang!

-¿Fotos?

-¡Ahora me niegas las fotos! –Levantando sus manos al cielo y devolviéndole la mirada.- Si las fotos…- Ahí entrando con él hasta uno de los salones y cerrando las puertas le dice sin controlar su tono de voz.- ¡Las fotos tuyas y de ella besándose!

-¡Yo no he besado a Tomoyo!

-¿Ah no? ¡Entonces explícame esto! – Arrojándole las fotos a la cara. Las mismas fotos que Sakura mostraría a Tomoyo aquel mismo día. Xiao Lang estudia las imágenes y reconoce inmediatamente que fue y donde fueron tomadas. -¿Dime entonces como esas fotos existen? ¿Acaso me dirás que fueron un montaje?

-No son un montaje. – Explica Shaoran seriamente.- Pero tampoco son lo que crees… -Ahí observa a su prima a los ojos.

-Lo que todos creen- Dice con aprensión. —El teléfono no ha dejado de sonar en toda la tarde. ¡Todos queriendo saber si es verdad! Que cuanto tiempo tienen viviendo juntos y una sarta de incoherencias. ¿No están hablando en serio, cierto Xiao Lang? – pregunta ella mientras su primo parecía no prestarle atención pero ella sabía que lo hacía: aun este miraba las fotos una tras otra y entre líneas lo que se decía de ellos.- ¿A ti porque tiene que interesarte una mujer como esa?

-Tomoyo Daidouji es una muchacha muy atractiva Mei. – Dice sorprendiendo a Meiling y su rostro se comprimió como si le acabara de dar una bofetada.  -¿Por qué no habría de gustarme alguien así?

-¡Sabía yo que a ti te gustaba! – Shaoran pone rostro de exasperación.  – ¡Oh Xiao Lang! ¿Cómo pudiste?

-No tengo nada con Tomoyo – Dice el aludido. En aquel  momento abren la puerta del salón y la joven en cuestión en aquellos instantes hace su entrada con un rostro turbado.

El rostro reprochador de Meiling le avisa a Tomoyo que no era un buen momento. Observa a uno y otro y finalmente interroga.- ¿Están ocupados?

-si/no- Dicen al unísono: Meiling con los brazos en jarras y Shaoran observando a Tomoyo. El joven agrega- No Tomoyo ¿Qué ocurre?

-Tengo que hablar. A solas si es posible.- Dice observando un momento a Meiling.

-Lo que digas puedes decirlo ahora Daidouji. Por lo menos estoy enterada de la “Aventurilla” Tuya y de Xiao Lang. Aunque este dice que no es verdad…

-Tiene razón – Le dice Tomoyo y Mei la observa unos segundos –Lo que dice allí no es cierto. Fue la posición de la foto y como fue tomada que pone en velo de duda la misma… o nuestra amistad. – Meiling y ella se analizan mutuamente. Ambas se quedan en silencio y ninguna de ellas retrocede.

-Meiling- Dice Shaoran atrayendo la mirada de la china – Por favor…- indicándole la puerta.

Sorprendida (y algo ofendida), los deja a solas pero se queda escuchando cerca de la puerta que deja entreabierta a propósito.

-Sakura se ha enterado – Explica Tomoyo bajito y acercándose un poco mas a Shaoran. .- No está muy feliz.

-¿Has hablado con ella? – Pregunta con un gesto de preocupación que no le agradaba a Meiling.

Tomoyo asiente para añadirle.- Tengo años conociendo a Sakura. Y nunca le he visto tan desconfiada conmigo.

-¿Qué te ha dicho? – Al hace la pregunta, Shaoran se notaba nervioso.

-Que le molestaba que nos hayamos precipitado. Más con la campaña sobre nuestros cuellos. Que otras cosas mas…- no dando detalles.- Pero si me preguntas a mí,sonaba algo celosa.

Shaoran observa interesado a Tomoyo y ella sonríe tenuemente. -¿Qué dicen los artículos? ¿Has leído alguno de ellos?

-Solo lo que me informó Sakura: Incluso hablaban que tuvimos…- hesitando un instante y ruborizándose.- intimidad  ese fin de semana…

Shaoran comienza a sentir que su cabeza daba mas vueltas que un trompo. ¡Lo que pueden inventarse los medios es absurdo! Tiene que encontrar una solución: Tiene que hablar con Sakura. -Hablaré con el relacionador público…

-Sakura dijo que se haría cargo.

-¿En serio?

-Por el bien de la empresa Li. Más bien ella… – hace una pausa y anade finalmente no ocultando nada. – Está furiosa. – . Meiling observa por el rellano la mirada preocupada de Shaoran y aquello le hace sentir mas incómoda. – Me ha dicho que no puedo ir al lanzamiento contigo… como habíamos quedado…- ahí notando cierta decepción en la mirada masculina.- Lo siento mucho.

-Yo también. – Suspira. – Tal vez si hablara con ella…. podría convencerla.

-Fuera mejor que invitaras a Sakura- Sorprende al sujeto. Tomoyo sonreía tenuemente y Meiling notaba como Shaoran ¿Se sonrojaba? ¡El nunca  se sonrojaba!

¿Qué rayos pasaba?

-No creo. – Responde el varón.

-Creo que si. Es lo mejor.

-Encendería los chismes más.

-Fue lo mismo que dijo. Es una mujer inteligente.

-Igual tu Tomoyo. – Dice Shaoran haciendo un cumplido a la joven a lo que esta sonríe. Meiling los observa a ambos con atención. – ¿Y entonces…

-Creo que será mejor que no vayamos juntos. – Concluye la joven  estando de acuerdo con la ojiverde y Shaoran asiente. – eso aplacará un poco la situación. Los rumores tendrán que cesar.  Te recomiendo que vayas con Meiling o tú hermana.

-Si, tal vez. Tienes razón. Es lo mejor.

Meiling despierta de sus recuerdos cuando tropieza con el jardín. Aun llovizna. Suspira melancólica observando el paisaje iluminado por las lámparas de jardín y se devuelve a la casa.

Recuerda las palabras de Tomoyo cuando le dijo a Shaoran “-Fuera mejor que invitaras a Sakura-“Aquella expresión y la mirada del hombre le carcomían la mente.
¿Qué rayos pasaba en verdad entre ellos dos?

-Xiao Lang jamás se fijará en una mujer como ella. No cuando lo que dicen de Hien Li y ella fueran ciertos. Cosa que no dudo. Pero ¿Cómo confirmarlo? – Murmuraba para ella.

Fue entonces cuando algo se le ocurre. Es arriesgado. Podría perder la estima de Shaoran y era un riesgo que podía correr.

Fue hasta la pequeña oficina del mayordomo de la casa y tocó dos veces.

Unos segundos después abre el sujeto observando extrañado a la chica.  Saliendo de su sorpresa pregunta.- ¿Señorita Meiling? ¿Se le ofrece algo?

-Es señorita Li para ustedes. – Corrige la chica – Por si acaso ¿tiene usted el número de mi tío?

-¿Su tío?

-Hien Li. ¿Tiene el número? – Persiste.

-No señorita. Ese teléfono solo lo tiene el asistente del señor Li. El señor Wei.

Meiling gruñe internamente ante la noticia.   El sujeto la observa con atención. Meiling piensa un instante cuando la respuesta llega a su mente en un pestañeo: la respuesta estaba ante sus ojos. Se fue sin si quiera despedirse del mayordomo y recorre con presteza los pasillos y luego las escaleras hasta llegar a la habitación que le interesaba. Cierra la puerta detrás de ella con cuidado para que nadie pudiera verle. Por suerte, Sakura había dejado una lámpara encendida.

El tocador estaba un poco desordenado y Meiling lo recorre con la mirada buscando algo que le diera alguna pista: fuera de perfumes y cosméticos no había nada fuera de lo comun. Fue entonces que se fija en el escritorio a un lado con el portafolio en piel de la joven. Se aproxima y lo abre notando muchos documentos y carpetas pero lo que buscaba estaba precisamente en una pequeña cartera de piel dentro del mismo: Ahí estaba la agenda electrónica de Sakura.

La enciende. El aparato es mucho mas moderno del que ella lleva en su casa pero aun así sabe manejarla. En pocos momentos da con el directorio y ahí encuentra lo que busca. Una sonrisa de triunfo se le coloca en los labios cuando solicita acceso a Internet y transfiere toda la información que es de su interés a su bandeja de correo electrónico.

Diez minutos después, Meiling sale suspicazmente consciente de los pasos que daría luego.

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

Sakura nota a Hiragizawa y Tomoyo que bailan  juntos mientras los medios toman  unas fotos del par; nota las miradas inquisidoras de los periodistas y observa de reojo a Li Xiao Lang.  Este parecía algo nervioso y escapaba brevemente de los grupillos que se formaban a su alrededor.

En especial de damas jóvenes o viejas que se aproximaban para interrogarle o “Enganchársele” y este escapa victorioso del corrillo.

“Acostúmbrese Señor Li: de aquí en adelante, está será su vida” Dice Sakura en su cabeza. Pero después pensó que tal vez lo había dicho en voz alta pues el hombre giró su rostro sesenta grados y mirar directo a su rostro.

Sakura sintió que el corazón se le fue a los pies. Pareciera luego de eso, que su alrededor se movía lentamente mientras Li se aproxima a ella con la mirada tensa.

Sakura trata de calmar los latidos de su corazón. ¿Por qué se sentía así? Pero ahí venía: un hombre joven y guapo aproximándose con pasos firmes pero no amenazadores.

-¿Se divierte, Señorita Kinomoto? –Pregunta al llegar a ella.

-Difícilmente. Tengo que ver que todo salga de acuerdo a la agenda. – Dice con profesionalidad.

-Podría dejar las formalidades. Estamos en una fiesta.

“Por favor: si usted está tan rígido como un pingüino” – Se burla en su cabeza ante  la actitud percibida de el en toda la noche. – Tiene razón. Pero algunos estamos aquí para trabajar. Tenemos que estar al tanto de que todo salga bien.

Shaoran  la observa un instante para pensar por un momento si preguntarle o no. Pero para su sorpresa le escucha decir – No pudo venir… se siente enfermo. Pero es extraño… no es de su estilo el ausentarse. No importa como se sienta.

-¿No habla de Hien, cierto Sakura?

La joven bellamente vestida le observa un instante a los ojos. Shaoran se queda hipnotizado ante la combinación del delineador de ojos y la intensidad de sus ojos esmeraldas.  Era difícil para el concentrarse a partir de ahí en otra cosa que no fuera en la hermosa mujer a su lado.

-¿No le interesa lo que pase con el, cierto Li?

-Me extraña que no esté aquí. Por otro lado, debió de usted esperárselo. Hien Li solo hace algo en beneficio de Hien Li. – Nota el rostro ofendido y la mirada incrédula de la joven a su lado quien no hesita en recoger un poco su vestido para retirarse de allí a toda prisa: pero Shaoran detiene su intento sujetándole por el brazo.- Disculpe Sakura. No era mi intención… – hesita continuar – es decir… mi relación con mi padre no es de su entera sabiduría y por tanto no puedo pagarlo contigo.

-Eso pensé que habíamos acordado aquel día en la casa de playa. – Hace una pausa y añade- Bueno: Felicidades señor Li:  El lanzamiento ha sido un éxito rotundo. Me enorgullezco de entregarle una empresa exitosa.

-Aun falta mucho para cantar victoria.- Dice precozmente el sujeto.- Faltan los estados financieros del trimestre. Ahí sabremos que tanto éxito ha tenido la campaña.

-Hasta ahora nuestros análisis de expectativas han resultado muy positivos. Y también el nivel de aceptación por lo que ha salido en la prensa.

-¿Incluso el alegado “Romance” entre Daidouji y yo?

Sakura lo observa sorprendida: era la primera vez que habla directamente de aquel penoso asunto y ella misma recordaba el horrible espectáculo de la cual se volvió participe días antes en la casa Li. Actuó como una persona totalmente irracional y dijo cosas que al día siguiente se arrepentía.

-Escuche.- Empieza Sakura mostrándose apenada y Shaoran se percató.- Con relación a eso…

-.Lo se Señorita Sakura. No debe de haber nada por el momento entre Tomoyo y yo. Y el asunto es que no ha habido nada.

-Lo se.

-¿Lo sabe usted? – Interroga sorprendido que lo admitiera abiertamente.

-Claro que lo se. – Dice abochornada pero permaneciendo con su compostura de autoridad y no dejarse entrever débil  delante de Li. –Incluso debo admitir que fui un tanto irracional. Pero debe de comprender mi posición… todo lo que hay en juego…

-La comprendo. No a la perfección pero trataré de entenderla.

Sakura escuchaba la música pero a distancia al quedarse pensativa escuchando a Li. Era posible que su actitud intolerable con su padre estuviera mermando. Incluso parecía más abierto a hablar de él.

Li observa a Sakura sorprendido de su inteligencia, versatilidad y tenía que admitir que tenía un don de mando sorprendente. Sabía manejarse como una autentica administradora y encontraba ahora la razón por la cual podía trabajar por cinco años llevando los negocios de Hien.

Y mas aun, admitir que tal vez Sakura decía la verdad que no tenía ningún enredo con su padre.

-Querida Sakura- dice una voz a las espaldas de ambos sorprendiéndoles uno observando al otro en silencio. Ambos se sobresaltaron presentándose un súbito calor en las mejillas de cada quien. -¿Shaoran te aburre? – Sonriendo complacido mientras avanzaba hasta ellos acompañado de Tomoyo.

Ambas amigas se observan mutuamente: Tomoyo no puede dejar de percatarse del total sonrojo del rostro de su amiga.

Y aquello no era maquillaje.

Una risita nerviosa surge de ella mientras Li le responde al británico.- ¿Qué te da la impresión que aburro a Kinomoto?

-No se. Tu actitud a veces es un tanto seria. Supongo que es lo mismo en una fiesta.  Si te soltaras un poco Li,  encontrarás una maravilla de sensaciones agradables en no solo enfrascar un rostro amargado en una fiesta como esta… y aprender a simplemente disfrutarla.

Shaoran frunce el ceño para responderle con un tono de voz algo tenso (Aun estaba sorprendido por haber sido encontrado por Eriol en aquel incómodo silencio con Sakura).- – Al contrario de lo que puedes pensar Hiragizawa, estaba ahora mismo por preguntarle a Sakura si deseaba bailar conmigo.

Sakura se sorprende y dice.- ¿Hoe?

Tomoyo se ríe mas al notar el sonrojo de Shaoran que se extendía hasta las orejas (¡Quien creería que era un hombre adulto cuando se comportaba como un niño de 11 años!). Eriol Sonríe conspiradoramente y Shaoran dice- ¿Qué tal Sakura? ¿Una vuelta por la pista de baile?

Sakura aun no sale de su sorpresa y asiente dubitativamente. Cuando Shaoran y Sakura abordan la pista de baile parecían ambos sentirse en un sueño.

La música se suaviza y la intérprete se inclina un segundo delante del micrófono que esperaba por ella. De un momento a otro el piano solo le hace compañía en la balada lenta que se escucha y se les une una guitarra eléctrica en una melodía suave y muy romántica.

A Sakura le tiemblan las rodillas al escuchar la melodía. ¿Por qué rayos tenía que ser una balada romántica? ¿Y Ahora de todos los momentos?

Observa al hombre a su lado quien la guiaba hasta el centro de la pista y se nota con su mandíbula firme por lo que no puede deducir si está nervioso como ella o si acaso se dio cuenta que aquella pieza era un tanto romántica para el momento o para ellos.

¡Pero ahí van: directo a la pista y sin ninguna hesitación!

Desde que te conocí
Mi corazón no para de brillar
Mi amor causa mucha pena
Rompo mi mirada tan calladamente.

Shaoran escucha las letras mientras comienza a guiar a Sakura: una mano en su cintura estrecha y otra en sus hombros casi desnudos: Siente la piel de su hombro tibia y sedosa como el pétalo de una rosa y traga en seco.

¿Cómo se le había ocurrido ir a la pista mientras iniciaba aquella canción? ¡Justo aquella! Observa a la tarima y ve una joven  muy atractiva cantando aquella canción acompañada de la banda.

Luego trata de mirar al rostro de Sakura pero su conciencia se lo impide.

¿Qué rayos pasaba con él?

Tus gestos insignificantes
Y tus palabras ordinarias
Cada vez que pienso en ellas
Siento que voy a llorar

Recuerda la canción: es una canción un tanto vieja. Es japonesa cierto…  recuerda a sus hermanas cantarla en un ritmo mas acelerado para animarse unas con otras.

En un día de lluvia.

Todos viendo la lluvia caer.

Recuerda a su madre venir por el pasillo y observar a las jóvenes cantar entre ellas con cepillos de pelo como micrófonos y risas calladas por la lluvia.

Mientras un pequeño observa con curiosidad en la puerta entreabierta.

Su gesto serio era motivo de risa.

-¿Qué miras  Xiao Lang? – Pregunta su madre con gesto adusto.

-A mis hermanas. ¿Es correcto que canten de esa manera o se comporten tan desordenadamente? – viéndoles saltar entre cojines y mesillas con té sobre ellas.

-Los momentos felices son muy pocos Xiao Lang. Hay que aprender a vivirlos cuando se aparecen. – Responde agachándose hasta el rostro infantil que reflejaba una seriedad cómica.

-¿Aprovechar el momento? Pero este no es momento para estar jugando.

-.¿Por que no?

-Es momento para reflexionar madre. – Dice Xiao Lang pensativo.- Se supone que están estudiando. – Dice con una seriedad nada apropiada para un chiquillo de siete años.

Ieran Li  lo observa con su gesto tan formal contrario a sus hermanas quienes cantaban a todo pulmón en la habitación.

-Pido más de ti porque eres el varón de la familia. Espero de ti un comportamiento y un entendimiento que dista de todo lo que pudiera pedir de tus hermanas. Eres el eslabón fuerte de una familia que ha sido manchada por la deshonra y el deshonor.

-¿Habla de mi padre, Madre?

Ieran le retira la mirada en un gesto de notable dolor pero no visto por el chicuelo en aquellos instantes. Sería años después que Xiao Lang, analizaría su conducta y sus palabras.

Después de aquello solo vino el silencio y el deseo en la voluntad de un pequeño en  hacer valer la honra de su madre… a cualquier precio.

“Pero el tiempo pasó” – Piensa Shaoran para si mientras baila acompañado de Kinomoto. “El tiempo pasó y la rabia se escondió detrás del rostro de un tío amable, hermano comprensivo y hombre trabajador. Me prometí a mi mismo. me juré que jamás. jamás sería como él. Como Hien.”

“Y luego. aparece ella” Observa por un segundo la cabeza castaña de Kinomoto.

El amor trae un corazón solitario
Y ahora estoy tan sola
Corazón solitario solitario
Toda la alegría y el dolor lo siento,  siempre
Soñando por mi misma

“¿Qué es lo que me pasa cuando estoy con ella? ¿Por qué el día que peleamos me sentía tan mal por todo lo que le dije? ¿Por qué la sangre me hierve al pensar que quiero creerle pero no puedo? No puedo creer que Hien no tratara algo. nada con ella.” suspirando melancólico “Todo lo que quiero es besarle. ningún otro pensamiento cruza por mi mente mas que probar sus labios rosados como pétalos tiernos y seducir su boca a responder a mi antojo. la seducción de su lengua hipnótica. la sedosidad de su tibia piel. expuesta a mis manos. a mis labios” sintiendo su rostro hervir y su corazón latir apresuradamente. “Saber que no fue de él… sentir…. Que no ha sido de nadie…. Quererla solo para mi…”

“Nada mas que mía”

“Porque me siento solo. porque siento que ella es todo.. Todo lo que siempre he querido.”

“Entonces ¿Por qué no puedo aceptarlo simplemente?”

“Porque ella representaba todo lo que no querías” Escucha una voz en su cabeza responderle con altanería. “Ella es todo lo que juraste que jamás serías. que pudo ser algo mas de lo que no quieres saber.”

“Basta! Ella no fue. no ha sido jamás de él.”

“¿Qué te puede decir con seguridad que ella no es.”

“Porque quiero creerle.”

“¿Entonces que esperas? Da tu,  el primer paso”

El amor trae un corazón solitario solitario
Pero se que algún día vendrá
Mientras sea sostenida por tus fuertes brazos
Queriendo estar contigo…

“¿Qué es lo que me pasa con este sujeto? No puede ser que me inquiete tanto cuando me mira. o cuando no lo hace. Cuando discutimos, quiero llorar; sin embargo no lo hago. Mi orgullo no deja mostrarle cuanto me lastima y mi corazón dice que debo de abofetearle, por hacerme sufrir. Me hace llorar con sus palabras lastimeras. Pero heme aquí: Una sola frase fue suficiente para desmoronar todas mis defensas; todo lo que creo. No pude discutirle el hecho que Tomoyo y él. en esas fotos. ¡Basta Sakura! ¡Basta! ¿Que es lo que te pasa?  Has tratado con hombres mucho más atractivos y por supuestos gentiles. ¿Por qué entonces actúas como chiquilla delante de este hombre?”

A tu lado,  estoy aquí
Siempre esperando por ti
Pero no devuelves mis movimientos
He sido decepcionada tantas veces

Entonces me enamoro de alguien
Porque me produce tanto dolor
Siempre sola, por mi misma
Es como si enfermera

Las demás parejas se les unen en la pista de baile. Aunque no bailan ni tan pegados o tan íntimos la tensión es notable en ambos pero aun así, no dejan de bailar y tampoco cometen errores.

Shaoran trata de mirar a cualquier parte que no sea a sus ojos. Nota como los periodistas toman fotos y con sus cámaras graban parte de la situación. El tiempo se acaba para los periodistas y son escoltados afuera: Al fin sin ellos. Tal vez es la ausencia de esos “Cuervos” Que le hace moverse… aunque sea un poco.

Dar el primer paso. Mueve la mano un poco mas abajo para aproximarse más íntimamente a la chica de ojos esmeraldas pero aun se niega a verle.

Sakura mira a su alrededor buscando un salvavidas.
Porque se siente hundirse.
Y nadie en quien sujetarse.
Excepto él: Shaoran Li.

Y ahora es amor bebé bebé
Por favor, te lo ruego:
Amor bebé bebé
Cuando yo siento que voy a perder esta soledad.
Tengo que mirar en mi espejo de mano
Y ahora es amor bebé bebé
Pareciera que todos los días lloro hasta la noche
Ansío el pasado, sonriendo a mi misma
Queriendo estar contigo…

Y él baja su mano mas abajo. Justo atrás de su cintura. Pero a ella no le molesta: al contrario le da cierto aire de protección y seguridad.

De pertenecer a algo… a  alguien…

A él.

La música continúa pero para ellos, se escucha a una enorme distancia. Aun continúan sin mirarse a los ojos. Pero mirarse no es necesario.

Porque Shaoran se sentía mas confundido y perturbado que nunca.

Nadie sabe de esto
Lagrimas en secreto
El que me las quitará
Solamente
No solo yo
Queriendo estar contigo…

“Tiene que ser esta canción” Piensa Sakura por su parte. “Eso es. la canción me recuerda a Yukito” concluye con énfasis para su cabeza.

Se acuerda del día que  Yukito le dijo que iba a Hong Kong.

¿Estás hablando en serio? – Pregunta una atónita Sakura aquel atardecer mientras compartía helados con su novio.

-No debe de sorprendente Sakura: desde que nos informaste de los planes de Hien Li en contratarte y el ataque que le dio a Touya cuando se enteró pensé que lo mejor era acompañarte. Después de todo, no me gustan mucho las relaciones a distancia- Pasándole un brazo tiernamente por su hombro.

Yukito Tsukishiro siempre había sido su amor platónico de infancia. Cuando Sakura alcanzó la adolescencia, Yukito percibe sus sentimientos de cariño y ternura que tenía en Sakura. No ignorante tampoco de sus sentimientos a él, decide ser su novio colocando a la chica en una nube diez tomando en consideración que él y Touya Kinomoto formaban el grupo más popular de jóvenes guapos de Tomoeda. Touya estudiaba en la Universidad de Tokio su último año en especialidad  y no lo veía tan seguido como a Yukito quien había estudiado  en una universidad técnica de Tomoeda y ahora impartía en un centro de ayuda.

-Tu trabajo está aquí. – Insiste Sakura dubitativa por el sacrificio que haría su novio. – Tienes que pensarlo bien.

-Puedo trabajar donde sea Sakura. Tomé chino los cuatro años de universidad y puedo defenderme. No puedo decir lo mismo de ti.

-Sabes que tomé chino para principiantes. Ya en China, procuraré tomar un intensivo…- deteniéndole y dándole la cara. –Agradezco lo que pretendes hacer, pero no puedo permitirlo: tu trabajo está aquí. Tus amigos están aquí.

-Sabes que Touya piensa que es una locura Sakura. – Dice el hombre frunciendo su ceño (Aquello era extraño para el hombre que siempre estaba sonriente) –Y no puedo contradecirlo. – Sorprendiéndole.- Es un trabajo tiempo completo. Tendrías que trabajar todo el año y apenas con unos días de vacaciones. Ya no te vería.

-Lo se.

El silencio cayó entre ambos por unos segundos.
-China es un país enorme. Aunque el señor Kinomoto dice que no tenemos que preocuparnos por Hien Li y confía en él, nunca conocemos la verdadera cara de las personas Sakura. Uno no sabe que esconde verdaderamente…

-¡Yukito!

-Eres una muchacha muy bonita Sakura- Sonríe su novio tomando su mentón.-  Y no todos los hombres muestran su verdadero rostro en el principio. Tal vez después Hien Li muestre su verdadera cara y ¿Entonces? Podría ser difícil para ti ya volver… o estarías ya atrapada.

-¡Ay Yukito! Suenas como si Hien Li pretendiera hacerme daño… no lo conozco ni tu tampoco.

-Tenemos que estar prevenidos. Además- sonríe- ¿Quién sabe? Tal vez terminaremos casados después de todo. La oferta de trabajo que me proponen en China es mejor que la de aquí…

-¿Conseguiste trabajo?

-Mas o menos.- Se rasca la cabeza sonriendo.- Hice unas cuantas averiguaciones la noche que me dijiste de la oferta de Hien Li.

-¡La noche que regresamos de las excavaciones!

-Así es. – Asiente.- Comencé a averiguar con unos cuantos amigos que residen en China. A los dos días me hicieron la oferta. Estaba esperando que habláramos nuevamente.

-¿Estás seguro Yukito? – Pregunta nuevamente insegura. –ES un gran sacrificio y yo…- pero el joven cubre con sus dedos sus labios mientras la observa con ilusión y cariño.

-Deja de preocuparte. Donde tú vayas, yo iré Sakura. – Sonríe mas – Además ¿Cómo conseguirás que Touya no ponga mas impedimento?

-Creo que se necesitará más con mi hermano.

-Creo que no – Sakura le observa curiosa y él agrega- He hablado con él. Y ha estado de acuerdo.

-¡YUKITO! – Brinca a sus brazos emocionada. – ¡Te puedes imaginar! ¡China! ¡Iremos los dos a China!

-Si: De ahí a dos años, serás la señora Tsukishiro… – Dice Yukito con ilusión.

El amor trae un corazón solitario
Y ahora estoy tan sola
Corazón solitario solitario
Toda la alegría y el dolor lo siento,  siempre
Soñando por mi misma
El amor trae un corazón solitario solitario
Pero se que algún día vendrá
Mientras sea sostenida por tus fuertes brazos
Queriendo estar contigo…***

-¿Qué ocurre? – Pregunta Shaoran sorprendiéndole. Sakura lo mira aturdida y no se acordaba que se encuentra bailando con él. -¿Pasa algo malo? – Ante la mirada aturdida de ella él agrega- Estás llorando.- Añade tocando su mentón.

-¿Qué? – Pregunta sorprendida. Pasa su mano por uno de los contornos de sus ojos y los mancha de maquillaje. Shaoran saca rápidamente su pañuelo y se lo ofrece a la chica cuando todos los demás aplaudían la canción y su intérprete. -.Gracias…- Secando sus ojos. Shaoran espera unos instantes para hablar mientras la escolta fuera de la pista de baile. Ya fuera del medio Sakura le extiende nuevamente el pañuelo.

-Quédate con él. – Dice el varón tocando unos momentos la mano de Sakura y provocando en la mujer una sensación de electricidad recorriendo sus extremidades. Pareciera que el efecto fuera el mismo en Shaoran quien retira su mano de las de la joven.- ¿Estás bien?

-Si, si…- replica distraída y Shaoran se  percata- Tengo que irme…

-¿Cómo? – Dice sorprendido. Cuando reacciona, Sakura va cruzando entre los invitados y siendo saludada rápidamente. Shaoran le alcanza y le pregunta.- ¿Por qué?

-Tengo muchas cosas que hacer mañana.

-Aun es temprano. ¿Estás segura que estás bien?

-Deja de preguntarme eso.- Replica algo áspera por la confusión. –No he dormido en varios días y  yo…- hesita un instante para quitarle la mirada: ¿Por qué para ella se le complicaba tanto estar con él? –Estoy bien. Tengo que descansar…

-Bien: entonces te llevo a casa.

-La limosina rentada me llevará a casa- responde tan rápido que no tomó pausa. – Buenas noches…- agrega con el rostro enrojecido, retrocediendo y finalmente dándole la espalda a Shaoran.

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

Escucha la voz del sujeto de mirada azulada pero poca atención presta a lo que le informa… por más que trata de concentrarse en este su mente iba a los eventos acaecidos desde la noche de la fiesta.

Arribó a la casa avanzada la madrugada. Odiaba los eventos sociales de aquel tipo y todo lo relacionado con Hien Li. Lo único que valía la pena de toda aquella situación había sido la compañía y presencia de Sakura Kinomoto en aquel ambiente.

El cierto cese a las hostilidades que pudo percibir lo llena de optimismo; de esperanza. Pero ¿Qué habría ocurrido cuando sus ojos mostraron tristeza y cierta melancolía? ¿Qué le habría hecho sufrir? La conocía como una mujer fuerte y versátil pero percibía en él un cambio favorable cuando percibía también su delicadeza y cierta debilidad.  La hacía ver mas humana.

Mas a su alcance…

-.Estás muy lejos Li- Replica Eriol y observa preocupado el ceño fruncido del sujeto. Cierra el portafolio que repasaba con el “heredero” pues nota que Shaoran no tenía cabeza para nada y pregunta.- ¿Algo que te preocupa?

Shaoran  piensa muchas cosas: la noche de la fiesta sobresalía entre todas ellas. Llegó a casa avanzada la madrugada y por supuesto presentía que Sakura ya estaría dormida. Trató de hablar con ella en la mañana siguiente pero fue inútil: Era sábado y Sakura muy eficientemente se excusó en la casa diciendo que iba a visitar a unos amigos y no volvería hasta el día después.

¿Adonde fue?

¿Con quien fue?

Shaoran hesita observándole con cuidado y cierta resistencia. –Solo estoy algo distraído.  Es todo…

-Han pasado días desde la fiesta de lanzamiento que fue todo un éxito y casi sin incidentes con los chismes y rumores.- Dice Eriol de manera positiva.- ¿Qué te puede preocupar?

Shaoran aun observa a Eriol con cierta resistencia.  Dice finalmente- No es nada. Solo negocios.- Eriol por supuesto no le cree pero Shaoran no insistirá más. – ¿Qué te dicen tus contactos en Europa?

-La idea de Sakura no estaba tan equivocada del todo: Ha habido un cambio radical en cuanto a la aceptación de la marca. En estos dos días las ventas han crecido un cinco por ciento mas comparándolas con las del año pasado para la misma fecha y un quince comparándolas con las del último mes.  Pero aun no podemos cantar victoria…- viéndole recostarse contra el espaldar de piel y respirar profundo.- Cuando estoy tenso, doy vueltas en la piscina del hotel. – Atrayendo su mirada- Suele ayudar.

-No estoy… – suspira resignado dándose por vencido.- Bien. Estoy preocupado. – Admite finalmente.

-¿Por Sakura? – Shaoran le observa aturdido a lo que replica.- Notamos su salida abrupta la noche de la fiesta. Apenas habla con unos cuantos y estaba esta mañana mas distraída que tu.  Además pude notarla un tanto pálida. – En aquel momento interrumpen la conversación por el intercomunicador.

-Disculpe señor Li: La asistente de Hiragizawa le informa que tiene visitas en su oficina.

-.Si, gracias- Dice Shaoran y observa a Eriol.- ¿Esperabas a alguien?

-No. Ese es el asunto. Estoy sorprendido. Pero ya que no estás en esto será mejor que vaya a ver de quien se trata- poniéndose de pie. –Tienes una piscina en tu casa. ¿Por qué no aprovechas y das unas vueltas cuando salgas de la oficina? Te despejará la cabeza.

-Si. Gracias Hiragizawa.

-Puedes llamarme Eriol – Dice el sujeto cortésmente. – Después de todo, ya nos llevamos mejor y tenemos un tiempo conociéndonos.

-Muy bien. Eriol. Hablaremos luego…

Eriol sonríe tenuemente marchándose de la oficina pero pensativo. ¿Qué habría pasado entre Sakura y Shaoran para estar los dos divagando en sus pensamientos?  No quería sospechar en lo obvio porque esos dos se la pasaban peleando como dijo Tomoyo la noche de la fiesta. Pero ¿Que podía ser entonces? ¿Otro pleito entre ellos?  ¿Por qué ocultarlo entonces?

Cuando Eriol arriba a su oficina la gentil secretaria le dice.- Le está esperando dentro de la oficina. Le ofrecí café pero prefería champaña señor… -Ahí la mujer nota la estupefacción, sorpresa y finalmente cierta resistencia en la mirada del sujeto.

-¿Champ… ah entiendo…- Dice Eriol finalmente. Su gesto denotaba cierto resentimiento y declara- Está bien. –Finalmente entrando al despacho.

Delante de Eriol y de espaldas mientras curioseaba en el escritorio que tenía delante observa sus movimientos con cuidado sin dejarse percibir su presencia. De espaldas nota los hombros anchos y cabellos negros azulados muy parecido a los suyos pero mas intensos. Vistiendo ropas de marca y portando un reloj muy caro – él ostentaba más su título de nobleza que Eriol- Se encontraba su hermano.

-Hideoshi. – Dice Eriol llamando su atención y el aludido se volteó.

-¡Eriol! – Dice con un gesto divertido: sabía que su hermano poco le alegraba verle allí. La última vez que se vieron no fue en las mejores circunstancias o situación.

Dos años atrás habían pasado.

Sus ojos azules y piel con tonalidad más oscura daban a entender probablemente madres diferentes; también sus personalidades pero no era así: Sacando ambos lados de la familia podríamos presentar a los Hiragizawa como los lados opuestos de la noche y el día. Su nariz era muy fina y no portaba espejuelos como su hermano mayor. Hideoshi era tres años más menor que Eriol. Su altura era muy paralela a la de su hermano. Sus ojos eran hipnotizantes y su guapa complexión le había ayudado a ganarse a más de una mujer a la vez.

Era un libertino de primera gozando de las ventajas de ser hijo de un diplomático. El padre de ambos siempre le consintió por ser el menor y Eriol siempre cargaba con las responsabilidades de se noble británico, hijo de diplomático japonés. Algo más que cabría agregar era el hecho que Hideoshi siendo una mera coincidencia y broma de la naturaleza, era muy parecido físicamente a uno de los miembros de la trama.

Y no precisamente a quien era su hermano.

-¿Qué haces aquí?

-Podrías mostrar un poco mas de alegría. – dice con gesto divertido mientras su hermano cerraba la puerta tras si y se dirigía a su escritorio mientras su hermano le seguía con la mirada. –Pensé que eras una persona pacífica y no entrado a guerras con la familia.

Eriol se estoico lo observaba tenso y Hideoshi se acomodó mas en la silla observándole divertido porque sabía que a su hermano le molestaba su presencia.

-Nada es gratis contigo Hideoshi. Lamento sonar algo brusco pero no creo que estés visitándome por la bondad de tu corazón en un gesto fraternal de tu parte. Y bien sabes que la susodicha “Guerra con la familia” la empezaste tú- Dice Eriol con frialdad. – Eso  de “Buscar la paz” no ha formado parte de tu persona en dos años.

-Lamento interrumpir tu vida. –Dice con falsa modestia. – Estoy aquí simplemente porque he tenido una cita esta mañana con la Señorita Sakura Kinomoto.- Sonriendo más abiertamente. – Eso explica porque no has vuelto a la división de Londres…- haciendo una especie de silbido. – es toda una muñeca hermano.

-Aléjate de Sakura. – Dice repentinamente muy preocupado pero también con firmeza y autoridad. Su hermano sonríe aun más.

-Hermanito: estás traumado. – Levantando sus manos.- Estás un poco paranoico. Fue solo un comentario…

-Sakura no es nada mío más allá de una querida amiga Hideoshi. Trabajo con ella desde mucho tiempo atrás y no permitiré que hagas con ella lo que haces con muchas otras. –su mirada añil había sido transformada a una mirada llena de fuego azulado por el despecho de que en verdad ellos fueran hermanos.

O que alguna vez, le tuvo aprecio.

-No olvidas ¿Cierto Eriol? – Dice Hideoshi muy tranquilo y divertido contrario a su hermano.-   Sabes muy bien que como agente de Kaho Mitzuki estuve al tanto en un principio de la idea de Diamantes Li en tomar la cara de nuestra querida señorita Mitzuki y volverla su estrella.- Dice con una simplicidad mortificante. Sin embargo a Eriol el mentón se le iba arrugando  más y más al escuchar a su hermano. – En aquel momento nos sentimos tentados a tomar la oferta de la señorita Kinomoto y el departamento de publicidad. Sin embargo tuvimos que desistir ya que pensamos en aquel momento que era un asunto de intereses y conflictos que perjudicarían no solo tu imagen: también la mía.

Eriol se sentía la garganta seca. Se levantó para inmediatamente servirse un vaso de agua de una jarra de cristal que había predispuesto a pasos de ellos.

Mientras Hideoshi suena más y mas superficial continúa hablando-No llegamos a ningún acuerdo y Kaho estuvo muy ocupada con otras campañas. Volvimos a Japón ¿Y cual ha sido nuestra sorpresa? ¡Ver a mi querido hermano en los tabloides orientales bailando con Sakura Kinomoto y otra muchacha también!  Que vincula a  Xiao Lang Li con ella ¿no es así? Que la campaña de lanzamiento ha catapultado más a la fama a Fuutie Li de lo que jamás habían imaginado incluso ustedes… una gran oportunidad ¿No?

Sabía que era una mentira. Simplemente Kaho y Hideoshi no pensaban en aquel instante que la oferta fue hecha que la campaña tendría éxito. Sabía que era excusa y también aquel momento que se dijo que “La modelo que solicitaban estaba muy ocupada en el momento”

Entonces llegaron a solicitar a Fuutie.

-¿No me digan que tu y Kaho se han ofendido por la selección de Fuutie Li?- dice Eriol con cierta sorna. Hideoshi se mantenía sonriendo tenuemente a su hermano mayor. – Lo superarán. Aunque no puedo decir lo mismo de Kaho Mitzuki. Su carrera está en descenso y con el éxito de la campaña de Diamantes Li, Fuutie estará en las revistas de moda en cuestión de meses. Kaho será la “Segunda plano”.  Y considerando que Fuutie Li tiene mas o menos la misma edad de Kaho ha sido un golpe bajo para tu “Amiga”.

Hideoshi permitió que Eriol se desplayara en su comentario. Supo guardar silencio unos instantes para decir.- No es lo que escuché de Sakura Kinomoto hace media hora. – Sorprendiendo a Eriol pero este no lo dejó ver. – Sakura Kinomoto está dispuesta a hacer a Kaho la cara de Diamantes Li junto a Fuutie Li. Pero Kaho para la división de Japón.  Sakura está interesada y firmaré el contrato. – Eriol lo observaba mientras su sonrisa se ampliaba más. – Creo que Kaho pasará mucho tiempo aquí… ¿soportarás verla un tiempo Eriol?

-Dudo que eso pase- Expresa Eriol con voz grave pero sonó en un instante un tanto nerviosa.- Las fotografías se toman en otro lado. A media hora de aquí.

-Aun así esperamos verte hermano.- Señala Hideoshi poniéndose de pie y Eriol le secundó aunque no sabía como sus piernas funcionaban aun. – Porque… Todo está olvidado… ¿cierto?

-Olvidarás tu Hideoshi. Y ella. Pero yo no.

-¿Acaso interferirás con el éxito de la mujer “Que amaste”?

-No Hideoshi- Responde Eriol con cierto orgullo de su persona. – No soy como tu. Tengo la madurez necesaria para que lo que pasó dos años atrás no vuelva a afectarme.

-Hablas así ahora… pero recuerdo cuanto te afectó. Evitas mis cumpleaños por no verte con ella o conmigo. No se que te sorprende… solo nos acostamos aquella vez- Sorprendiéndole con su franqueza a pesar que era una mentira y añade otra mas.- Antes de eso, nunca.

-¡Estábamos comprometidos! Lo sabías y aun así te acostaste con ella.  Los encontré en tu habitación Hideoshi. ¿Acaso se te olvida?

-Porque volviste antes de tu viaje a Sheffield. Además, era su representante Eriol.  A diferencia tuya se considerar y diferenciar entre amor y solo diversión. E igual Kaho – sonriendo. – Creo que valió la pena que soltaras a Kaho de ese compromiso. Su carrera tuvo mas libertad después que rompiste su relación.

Eriol no dijo nada y Hideoshi se despidió una vez mas prometiendo pasar nuevamente por su despacho. Eriol estaba molesto. Respiraba con dificultad y sudaba mucho. ¿Por qué dejaba que le afectara tanto? ¡Habían pasado dos años ya!

A pesar que Kaho le llevaba unos dos o tres años a Eriol y cinco a Hideoshi, no le importó acostarse con los hermanos; peor aun, comprometido con uno de ellos. Recordó la fuerte discusión que secundó su sorpresa de haber encontrado a Kaho y Hideoshi en la alcoba de este y la terrible escena que se repitió una y otra vez en su cabeza en los meses por venir.

Eriol despertó de la fantasía que había representado el supuesto amor de Kaho.  Pero aquello le reprimió durante mucho tiempo en fijarse en otra mujer.

Entonces creyó encontrar su horma en la gentil y cándida Tomoyo Daidouji.

Pero ella tenía su propia historia.

Desanudó su corbata y deshizo los dos primeros botones cuando la puerta se abrió con dos sutiles toques. -¿Eriol? – Pregunta la muchacha en quien justamente pensaba en aquellos instantes. Su tono de voz preocupado le puso en alerta. – ¿Estás ocupado?

-Tomoyo- Dice enderezándose y tratando de abotonarse la camisa (los dos botones) que se había soltado.

-No duraré mucho.- Replica observándole algo perturbado pero no dice nada. Eriol le observa notando cierta turbación en su mirada. – Solo venía a decirte que Sakura ha convocado a una reunión para mañana temprano. Empieza a las nueve.

-.De acuerdo.- Dice con cierta distracción.  Sabía que anunciaría allí a Kaho Mitzuki. De seguro su presencia sería notoria en el sitio. Kaho no iba a ningún lugar sin llamar la atención.

-¿Ocurre algo malo Eriol?

-¿Por qué lo dices?

-Noto nerviosismo de tu parte. Nunca te he conocido por ser nervioso. ¿Pasa algo?

-Nada que deba preocuparte Tomoyo.- Le responde con una sonrisa. – ¿Algo mas que pueda ayudarte?

-No. Solo quise darte la información personalmente.

-.Agradezco tu diligencia- Declara con una sonrisa a la chica. Esta baja su mirada.  Eriol nota que no es todo.- ¿Qué pasa?

-Disculpa que me entrometa. – Dice con cierto gesto perturbado. –Acabo de encontrarme con un hombre saliendo de aquí…

-¿Ha pasado algo malo con él? ¿Te ha faltado el respeto?

-No, no. Ha sido muy gentil.  Hemos tropezado y…. – Sacudiendo su cabeza- Es que es muy parecido a alguien a quien conozco y quería saber… ¿Quién es?

Eriol le mira y nota que el interés de ella por saber de quien se trataba. Eriol se percata que resulta molesto para su persona que Tomoyo muestre interés en saber quien era el sujeto.

¿Acaso le habría gustado?
¿Qué le habría dicho Hideoshi?
¿Qué haría si Hideoshi.

-¿Eriol? – Escucha la voz de la amatista sacarle de sus pensamientos. -¿Te encuentras bien? Te noto extraño.

-Ese hombre… – Dice Eriol al fin. –Responde al nombre de Hideoshi… Hiragizawa… – Tomoyo ahí le observa mas que sorprendida.- Es mi hermano menor.

-¡Tu hermano menor!

-Si. – Dice con cierta sonrisa de burla pero para si.- No creo que hayas encontrado un parecido familiar conmigo.

-Creo que no se llevan bien ¿Cierto?

-¿Qué te hace afirmarlo?

-Por lo que has dicho. – Dice Ella y se encoge de hombros para añadir. – Cuando quieras hablar de ello me avisas.

Eriol sonríe y nota como el rostro de Tomoyo se ilumina al devolverle la más cándida de las sonrisas. Olvidándose del horrible episodio solo dice.- Ten cuidado con Hideoshi. No es una persona que se le puede confiar mucho…

-¿En serio? Parece alguien agradable.

Eriol se mordió la lengua. Simplemente agrega- ¿A quien se te parece Hideoshi?

Tomoyo dice después de pensarlo un instante.- No me lo creerás… pero Hideoshi tiene un enorme parecido con… con Touya… el hermano de Sakura.

-¿Touya Kinomoto?

Tomoyo asiente y declara- Es mas… sino fuera por los ojos y cierta sensación de altanería podría decir que son la misma persona…

-¿Bromeas?

-No bromeo Eriol: podrían ser hermanos gemelos…

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

-¿QUE SAKURA QUE?? – Grita Touya al ver las noticias que presentaban en Japón. Allí estaban las escenas de Sakura y Shaoran bailando la noche de la fiesta.

“La joven se conoce en China por ser la segunda al mando después de Hien Li quien fue la figura ausente del evento. Parecería que Sakura Kinomoto persigue a los hombres de apellido Li por lo que nuestras las cámaras delos periodistas invitados pudieron captar. La noche estuvo vestida de un ambiente muy lujoso y también muy romántico. no dudamos que continuaran la celebración por el éxito del lanzamiento en la residencia Li, en la cual la joven Kinomoto está residiendo desde hace un tiempo atrás.” la mujer que hacía el comentario sonríe con lascivia de chismosa para añadir. ” Todos sabemos que la historia de Sakura Kinomoto va mas allá de su alegado “Affaire” con Hien Li, presidente de la corporación mas grande de Diamantes de Asia. ¿Podría ser que todo queda en familia? A lo mejor si. Mas aun con los rumores que circulan la semana pasada de las fotografías tomadas a Xiao Lang Li con una joven muy atractiva de cabellos plomizos. Los tabloides la identificaron como Tomoyo Daidouji. amiga de.” Ahí Touya apaga el aparato.

¿Sakura? ¿Tomoyo? ¿Ambas andaban con ESE sujeto? ¿Con Xiao Lang Li?

-No las creo capaces… – Gruñe exprimiendo el aparato en su mano.

Touya tomó inmediatamente su agenda y marcó a  un número internacional: al teléfono de Sakura al cual salió el buzón de voz. Marca otro número y llama a Tomoyo saliendo también el buzón de voz.

En su tercer intento marca a su mejor amigo. ¿Quién más honesto que Yukito para decirle que rayos estaba pasando?

-¡Yuki! – Grita Touya una vez tuvo respuesta. – ¿Qué rayos pasa… si, si… ¡Claro que tenía que enterarme! ¡Está en casi todos los canales! ¿Qué rayos… – haciendo una pausa. – ¡El hijo Yuki!

Ocurre otra pausa mientras Touya con el teléfono comienza a buscar en el departamento por un cigarrillo: había dejado de fumar cuando él y Tomoyo se hicieron novios y comenzó a fumar una vez rompieron.

-¡Entiendo que ellas tienen …. Pero Yuki! ¿Es cierto que sale con ambas? ¡No soy un pervertido Yuki, te explico como están llegando las noticias aquí!!! – haciendo otra pausa para añadir. – ¡Me diste tu palabra… si se que han roto el compromiso! ¡Se que Sakura es adulta y sabe cuidar… Yuki ¡Sakura puede ser de confianza pero no confío en ese… ese Li… es un gaki**!!! ¡No estoy celoso! ¡Tomoyo y yo dejamos la relación por las buenas Yuki! ¡No siento celos y deja de sicoanalizarme, con un demonio!

Haciendo otra pausa escucha lo que su amigo le dice. – Se que ella me advirtió que lo de Hien Li no es verdad… pero ¿Quién dice que lo de este niño no es verdad? ¡No estoy diciendo… ¡Claro que es adulta…! Pero puede ser un pervertido… ¡Juega con las dos! ¡Claro que vi las fotos de Tomoyo la semana pasada!  Yuki: hablaremos luego… no encuentro mis cigarrillos…- rodando sus ojos.- Si se… recuerdo que prometí que no fumaría pero creo que me lo merezco… hablaremos luego…- cortando la llamada y con ello a su amigo. – ¿Dónde rayos estará el directorio? Tengo que ir a China… y mientras mas pronto, mejor…

—————– Continuará.
*** Watashi –tachi ni Naritakute –Want to be together with you. – Ending Inuyasha.
** Gaki. Mocoso.

Comentarios de la Autora. ¡UFF! Por poco y no llego a cumplir mi promesa ^_^.
Bien ¿Qué les pareció este capitulo? Ahora es que las cosas se ponen más que interesantes. La llegada de Hideoshi traerá fantasmas del pasado a Eriol y será uno de sus mayores desafíos y dolor de cabeza. Shaoran por su parte, esta mas que interesado en al joven Kinomoto pero la pobre esta muy confundida. Pero aun así toma el consejo de Eriol y aquel consejo si que lo agradecerá en el noveno capitulo ^^ ya verán.  Kaho Mitzuki entra en escena trayendo un dolor de cabeza a más de uno. El pobre Touya conseguirá mas de lo que tenia planeada de su viaje a China y una nueva aventura depara a Sakura y Shaoran próximamente. ¿De que se trata?

¿Alguien se esperaba que Hideoshi y Touya fuesen parecidos físicamente? JAJAJA ni siquiera Eriol se lo esperaba. si, eso traerá mas problemas al británico con relación a al joven Daidouji.

Así que un beso y saludo para todos. Mientras, les dejo con este avance del capitulo nueve.

Próximo Capitulo: ¿Qué tan certero puede ser un juego de cartas al pronosticar el amor? Podría ser muy certero para Sakura y Shaoran.  Eriol ve en una foto los problemas que pueden venir si su hermano se fija en Tomoyo… ¿O Tomoyo en Hideoshi? Eriol se entera del pasado entre Tomoyo y Touya y las impresiones de la joven Kinomoto no son muy positivas para una segunda oportunidad del galán de ojos índigos.  Alguien cercano a los Li vuelve con un mensaje para Hien. Kaho hace una proposición a Sakura que la deja boquiabierta y también la hace tomar una decisión… finalmente algo pasa. Shaoran agradecerá el consejo de Eriol de dar unas vueltas en la piscina… y recibir el calor de los labios femeninos que ansían por contacto… pero las cosas no serán color rosa… gracias a las circunstancias y el abismo de las dudas podrán acercar o alejar mas a la pareja… ¡Y de que manera! Capitulo nueve: “CardCaptors: El juego”

Saludos y abrazos. Espero recibir sus opiniones, comentarios, dudas, tomatazos, Eriol Hiragizawa en paquetería o a Sirius Black. Ja ne!