Capitulo 5 – La rueda de Prensa

Jugando con el tubo de lápiz labial pensaba en los últimos acontecimientos acaecidos en aquellos días.  El recordar a Xiao Lang Li y Tomoyo le provocaba un revoltijo en su estomago que era difícil de soportar. No entendía que le pasaba con aquello: ellos dos se las pasaban juntos y el hombre parecía no huir a su presencia contrario a su tosca actitud cuando se trataba de ella.

Observó el tubo de labios y suspiró melancólica: nunca en su vida había extrañado no tener madre mientras crecía como lo hacía en aquellos instantes. Quedando huérfana de madre a los tres años, vivió en un hogar dominado por dos figuras masculinas tan opuestas y al mismo tiempo, parecidas.

Su hermano Touya de fuerte personalidad y carácter un tanto confuso siempre la sobreprotegía y aun siendo adulta, le trataba como si fuera una chiquilla. Era muy inteligente y su físico era atractivo para las chicas. Nunca le faltó una admiradora y no dudaba que ahora nuevamente en el mercado de los solteros ya tenía más que una devota.

Su padre Fujitaka siempre había sido la figura paterna ideal. Un hombre carismático y sensible era la personificación para ella de un ángel en la tierra. Prominente y famoso catedrático de antropología de la universidad de Tokio se había hecho de un nombre y un prestigio entre los eruditos y Sakura no podía estar más orgullosa de él.

Su madre era su ejemplo. Escuchando las anécdotas de su hermano y su padre acerca de la personalidad de su madre, siempre quiso ser como ella: Recatada, reservada, educada, cortés, inteligente, precavida y dulce. Solo había heredado cierta torpeza que era característica en su juventud y cuando llegó a Hong Kong.

No podía decirse que se parecía en algo a ella: Era recta, algo distante con sus compañeros de trabajo aunque le apreciaban. No podía reconocerse a si misma en aquellos momentos como dulce pues siempre buscaba una escapatoria ante sus diferencias con Li Xiao Lang.

Simplemente no lograba comprender a aquel hombre. Suspiró resignada: No había un defecto en él y lo admitía. Incluso había aceptado vivir en la casa de Hien Li con mucha sutileza para lo que esperaba de él.

Tenía a casi todas las mujeres de la empresa suspirando por él y este parecía haberle tomado afecto a Tomoyo.

Pero ¿Por qué parecía molestarle tanto?

Cuando el labial escapa de sus manos sale rodando por debajo del escritorio y llega a los pies de Shaoran Li, quien entraba en aquél momento.  Sakura observó el tubo de labial desde que se resbaló de sus manos y todo su recorrido sobre la alfombra hasta los pies del sujeto quien lo tomó rápidamente en sus manos desde que tocó unos de sus zapatos.

Fue hacia la joven y le detuvo el tubo delante de su rostro.- Creo que esto es suyo…

-Gracias. Vaya usted si que está de buen humor el día de hoy- Replica guardando el lápiz labial en su bolso. Shaoran no le presta importancia al objeto.- ¿A que se debe su buen humor?

Shaoran se sienta sin pedir permiso para declarar- Todo va viento en popa.  Ya los reporteros confirmaron la entrevista según Misa. Solo falta que vaya a esa casa de playa…

-“Vayamos” Señor Li.

-¿Es necesario que tenga que venir? – E inmediatamente se resarza añadiendo.- Es decir… no es necesario que desperdicie dos días de trabajo por pensar que meteré la pata en la entrevista…

Sakura nota que no es de alegría del sujeto que ella participe en ese viaje. ¿Quién querría? Es un viaje de cuarenta minutos en una avioneta privada que los llevaría a un pequeño aeropuerto y después veinticinco minutos en un vehiculo privado y finalmente tres días atrapados en una casa veraniega con todas las comodidades pero no el suficiente espacio físico para mantener las distancias.  Por otro lado puede tomar su negatividad por la falta de confianza que tal vez perciba de la mujer.

Incluso China y Pekín es poco para mantener distancias.

-No se preocupe Señor Li. Podré ausentarme de aquí tres días: tenemos un estupendo equipo de trabajo y estaré en contacto constante con los demás.

-¿Y… Sabe usted si Daidouji… querrá – Una pausa.-…nos acompañará en esta ocasión?

Hesitación en su pregunta. Sakura lo observaba con disimulo pero en verdad aquello no le gustaba. Para nada. ¿Qué rayos le pasaba? ¿Por qué tenía que entrometerse en lo que ellos quisieran o hicieran?

-Si usted así lo quiere, no veo porque no puede ir.- Responde con una voz algo nerviosa y sin mirarlo a los ojos.

-Si a usted no le molesta, quisiera invitarle.

-Como prefiera usted, Señor Li- Responde Sakura tajante.

-¿Qué prefiere Li? – Pregunta Eriol al entrar y notar las miradas tensas entre el par.

-Pretendo invitar a Tomoyo al los tres días para las entrevistas en la casa de la costa- Responde Li con seriedad al sujeto.- Harán esos días mas llevaderos…- mirando sugestivamente a Sakura quien se ocupaba en otras cosas y no mirarle a los ojos

-¿En serio? – Pregunta algo serio pero divertido con la situación.- ¿Creen que tienen espacio para uno mas?- Sakura lo observa atónita adivinando sus pensamientos.

-¿Vienes con nosotros? ¡Pero no puedes hacer eso!

-Querida Sakura…- Dice Eriol con presteza y una encantadora sonrisa – No puedes querer evitar mi presencia…

-Eriol: Aquí te necesitan. Tienes que coordinar muchas cosas y…

-Puedo manejar muchos de los asuntos por concluir desde allá. Y además nos hará bien un par de días de descanso.

-¡Vamos a trabajar! – Le discute Sakura alarmada. – No vacacionar y…

.- Pareciera que quisieras irte sola Sakura- Dice Eriol imitando una expresión de dolor. Haciendo alusión a un dolor en el pecho añade.- ¿Acaso no quieres contar con mi compañía? O servirles de referee.

Sakura observó a los dos hombres y suspiró resignada. ¡Tal pareciera que los hombres existían en su alrededor para complicarle la vida y no auxiliarle o servir de apoyo! –Bien. Ven con nosotros. Así servirás de intermediario cuando la situación se ponga difícil… – Recogiendo sus portafolios y observando su reloj dice- Son las cuatro. Tengo una reunión de negocios… con permiso.

-¿Acaso no necesita de mi presencia? – Pregunta Shaoran atrayendo su mirada.

-Señor Li: ¿quiere asistir a esta reunión de negocios donde se que no querría asistir si le revelase de quien se trata? – Observándole con una mirada interrogante y algo triunfante.

Shaoran frunció el ceño y Sakura asintió a lo que se retiró en silencio segundos después. Eriol y Shaoran la vieron marcharse del piso y tomar el elevador inmediatamente este se abrió y dejó unas personas en aquel piso.

-Adorable ¿No crees Li?

-¿Qué? -. Pregunta con una mirada incrédula a su compañero. Ambos comenzaron a caminar entre los escritorios hasta otro despacho a pocos pies del de Kinomoto y atrayendo las miradas de toda mayoría de las féminas allí presentes. – ¿Qué es adorable?

-Pues Sakura ¿Qué mas?

Shaoran lo observa con cara de incredulidad. – Un poco terca y snob ¿No crees?  No definiría de adorable.

-¿Snob? Creo que su nombre y esa palabra jamás se han visto juntas en esta vida hasta que la has mencionado. – Ríe Hiragizawa provocando a su colaborador y se da cuenta con la mirada que le lanza- Ya, ya Li… ¿Cómo les va viviendo juntos?

-¡Chiton!- Dice Shaoran con presteza señalando al exterior.- ¿Qué dirán allí si te escuchan decir eso?  Además no vivimos juntos… vivo con mi hermana… ella está allí de arrimada.

-Dudo que eso sea cierto Li. – Dice Eriol y notando la mirada de guerra de su amigo pregunta.- ¿Es verdad lo que me ha dicho Tomoyo? Que la casa es hermosísima…

-Es mas de lo que estoy acostumbrado…- Responde con cierta vergüenza.

-¡Eres el futuro heredero de Diamantes Li! Debes vivir acorde a tu estatus. –Guiñándole el ojo recalca. – De pronto te veremos eligiendo una prometida y viviendo con tu familia en tu palacio.

-No es mi palacio… es de la empresa.

-Bueno como sea. El asunto es que Tomoyo me ha contado las dimensiones de esa casa y tengo que decirte que eso la impresionó mucho. Y es mucho que decir considerando quien es Tomoyo.

-¿Quién es Tomoyo?

Eriol pestañeó dos veces para responderle.- ¿Nunca has escuchado de los Daidouji de Japón?

-Es cierto- Admite algo abochornado por haberlo olvidado.- Se me escapa de la cabeza por su actitud. Es una joven muy afable y sencilla.

-Si. Y no olvidemos que es muy bonita- Guiña su amigo el ojo.- Es preciosísima además de muy inteligente y madura.

Shaoran lo observa un rato al hablar de Tomoyo y se percata de algo muy especial que viene del tono de voz de su amigo al hablar de la amatista pero sacude su cabeza para añadir.-Ojala su amiga fuera tan llevadera como es ella.  Y algo seria.

-¿Seria? – Pregunta Eriol incrédulo. –Li: Si Sakura fuera mas seria terminaría siendo tu clon…- Explotando a carcajadas por la mirada que le dirigió el chino y saliendo a toda prisa de su alcance antes de que tomara represalias en su contra.

-Señor Li: Dice la señorita Kinomoto que no olvide que habrá una primera sesión de fotos mañana temprano en los jardines de la casa-Anuncia Misa algo intimidada por el sujeto y su mirada.

No responde a su recordatorio y la chica se aleja a toda prisa del sujeto pues tiene más cosas que hacer. Aunque todas las mujeres se encuentran a aquellos sujetos entre los más guapos, tenía que admitir que Li le intimidaba. ¡De que manera!

Shaoran se encerró en sus pensamientos en aquel momento: no era difícil sentir cierta añoranza un tanto melancólica estando en aquella hermosa residencia que ocupara unos días antes. Reacio a un principio, accede por insistencia de su hermana y fue decisivo que la idea no era tan mala cuando vio sus aposentos: eran muy cómodos y elegantes. Se acostumbró con facilidad al chofer y el coche lujoso que lo transportaba a la corporación.

También se adaptó al hecho que en la casa eran raras las ocasiones cuando se encontraba con Kinomoto en aquélla casa donde vivían y podía considerarlo un gran punto a favor de la casa y su tamaño. No comprendía porque Kinomoto tenía que vivir en ella pero su hermana le sancionó y él prefería llevar las paces con ella así que aceptó a regañadientes que ellos vivieran allí, al menos por un tiempo.

La había visto el día anterior retozando en unas de las sillas del jardín con un enorme portafolio y una grabadora pequeña donde anotaba memorandos a Misa para hacer el día siguiente.  Debía admitir que era muy perseverante y emprendedora. Cuidaba con ahínco sus bienes y debía aceptar que había hecho muy buen trabajo pese a que le contradijo días atrás sancionando sus cualidades como administradora.

*-*-*-*-*-*-*-*-*

Sakura cuando arriba a la casa notó la camioneta de las revistas y los distintos diarios de noticias y sonrió. Descendió con elegancia y fue a la estancia donde ya una ama de llaves estaba allí esperándole. Toma su cartera y su abrigo además de su portafolio de mujer para anunciarle.- Los reporteros tienen una media hora aquí…

-¿Dónde están?

-En los jardines… cerca de la piscina y el quiosco.

-Procura que les envíen bocadillos, té helado u vino… – Anuncia Sakura con elegancia.

-.Todo está dispuesto señorita.

-¿Y el señor Li?

-El señor Li está aun vistiéndose señorita- Anuncia otra persona aproximándose a la estancia. Sakura lo reconoció como el mayordomo de Li y su asistente personal.

-Tenía que ayudarle a estar listo hace media hora.

-Eso traté señorita. – Dice el mayordomo con gesto de derrota y muy avergonzado.- Pero hay otro caballero ayudándole desde hace un rato ya…

-¿Un caballero?

-Señorita Sakura.

-¡Wei! ¿Qué hace usted aquí?

-El Señor Hiena ha procurado que sirva al joven Xiao Lang hasta que esté listo para tomar las riendas de la empresa. – Dice con un dejo de orgullo que no escondía.- Es tan parecido a su padre…

-Si, lo es Wei.

-¡Disculpe, Señorita Kinomoto! –Interrumpe uno de los reporteros, que era conocido de sakura.- Esperamos por el heredero Li pero…

-Bajará en unos instantes… – Observando la escalera ve llegar a un joven vestido con chaqueta negra, pantalones negros, camisa blanca debajo y sin corbata. Y en aquel momento a Sakura se le fue la respiración. –Señor Li- Dice con un tono ronco en su voz y despierta de su estudio al añadir.- Le están esperando.

-Si, claro- Observando a su alrededor y frunce el ceño al notar a Wei para añadir.- ¿Acaso mi padre pretende supervisarme por medio de usted Wei?

-No señor- Dice el mayordomo algo apenado y es notado por Sakura.- Su Padre me ha mandado para servirle de ayuda en estos días.

-No necesito ayuda.- Dice con un tono de voz rencoroso.

-¡Señor Li! – Dice Sakura con aprehensión y señala con una cabezadita al reportero allí presente a lo que añade.- Tenemos que darle inicio a la entrevista.

Shaoran no asiente pero se disculpa con una reverencia y se retira a los jardines donde están ubicados los otros reporteros.

Sakura respira agitada y molesta. Wei lo nota a lo que le dice.- No se preocupe señorita. Ya estoy acostumbrado a su trato.

.-No es justo Wei. Por más problemas que tenga con su padre, no puede tratarle así. Se nota que usted se preocupa por él… por encima de ser un asistente.

Escuchan el murmullo de las personas en el jardín y los flashes de las cámaras y Wei asiente para decir- No se preocupe por eso Señorita. El Joven Xiao Lang solo se siente algo traicionado. – Sakura lo observa un instante para añadir.- Después que se marchara a la universidad procuré volver al servicio del Señor Hien y eso parece considerarlo como traición.

-¿Por qué habría de considerarlo como traición? Se había marchado ya, Wei.

-.Porque sus otras hermanas quedaban solas e independientes… sin mi ayuda… no consideré correcto servir a las jóvenes Li solo en la casa. Procuré conseguirles ayuda de una señora y yo presenté mi renuncia. – Observando a Shaoran y Sakura podía notar una mirada de orgullo.- El señor Hien me contrató inmediatamente bajo su personal mas cercano.

Sakura lo vio marcharse luego de disculparse y luego observa al jardín. Decidió aproximarse y nota que la hermana del hombre no estaba aun allí. A quien si pudo ver fue a Tomoyo quien sentada a un lado observaba como los reporteros comenzaban a hacerles preguntas habituales al hombre.

Ya Sakura había prevenido que las preguntas podrían irse a un ángulo mas personal del que estaba dispuesta a permitir y Tomoyo tenía en sus manos parte de las preguntas practicadas con Li en los últimos dos días. Sentándose a su lado con un vaso de agua observaba la interacción del joven con los reporteros.

-¿Por qué ahora su nombre viene a salir a los medios? ¿Acaso Hien Li escondía a su hijo prodigio y único heredero? – Pregunta una de las mujeres presentes.

Shaoran sonríe con cortesía y aquello bastó para que casi todas las mujeres aguantaran el aire en sus pulmones. Sakura nota con satisfacción que tenía a las féminas embelesadas con su presencia. Tenía que admitir que con su dominio y presencia escénica la tenía a ella también un poco orgullosa de su influencia.

-Bueno señorita Chow, – Sakura sorprendida que se aprendiera los nombres de los allí presentes sonríe tenuemente.- Debo informarle que no soy el único heredero: tengo cuatro hermanas mayores y ellas se han dedicado a sus propios asuntos: una es maestra, otra es ama de casa y otra es madre de una cuadrilla de hijos que no le habría dado oportunidad a tomar el mando.- Risas tímidas se hacen presente. –Así que en el sorteo yo resulté el beneficiado…

-¿Acaso su padre no tuvo influencia alguna en su decisión? – Pregunta ahora un hombre.

-En efecto- Responde con cierta sequedad ante la pregunta.- Me lo solicitó y yo acepté.

-¿Qué hacía antes de tomar el mando? –Pregunta otro.

-Aun no lo tomo. Sigo en “entrenamiento” – Observando un instante donde estaban Sakura y Tomoyo sentadas. Devolviendo su mirada a los periodistas aclara – Ocuparé el puesto de presidente de la corporación muy pronto…

-¿Entonces no es verdad que la compañía iba a ser vendida?

-No. No es verdad. Hemos estado trabajando en una nueva política de ventas y publicidad.

-¿Es cierto que usted tiene un romance con la chica que se supone que será la nueva portada de Diamantes Li? – Pregunta otra de las mujeres allí presentes.

-Si eso es cierto, estaríamos cometiendo un terrible pecado. –Las personas a la expectativa prácticamente salían de sus sillas.- Es mi hermana…- Las cámaras comenzaron a tomar nuevas fotos. Sonríe un poco más para añadir. – Una de mis hermanas: con mucho gusto se ha involucrado en la nueva campaña que saldrá en unos días…

-¿Fuutie Li Es su hermana? ¿La Famosa Modelo? – le interrumpen.

-Así es. – Nuevas exclamaciones de sorpresa.

-Esto va muy bien- Murmura Tomoyo a Sakura. Ambas escuchaban con mucha atención y añade.-Las personas parecen estar muy interesadas y ahora que su hermana está en la campaña, será todo un éxito.

-Es cierto. Pensaba que iría mal… pero esto va bien.

-Debo admitir que se ve muy bien ¿No es así? – Sonríe tomoyo para provocarla.

-Si. Debo admitir que todo va bien.

-¿A que se debe su ausencia del ojo publico hasta el momento? ¿A que se dedicaba antes? – Preguntó otro de los hombres allí presentes.

Shaoran hesita unos segundos y observa suspicazmente donde estaban Sakura y Tomoyo sentadas. Pero Sakura tuvo la impresión que era a ella a quien miraba.

-Simplemente gusto de mi privacidad- Responde finalmente mirando al reportero. –Estaba involucrado en unos negocios propios y no me interesaba en verdad el negocio de diamantes.  Cuando… – Hace una pausa. -recibí la propuesta de venir a tomar la dirección de la empresa, lo pensé y bastante. Se necesita de grandes conocimientos y no pensaba que estaba a la altura de sus exigencias.

-La verdad es que responde muy bien – Dice Tomoyo observándole con orgullo mientras susurraba esto a su amiga.- ¿Verdad Sakura?

-Si, hasta ahora, todo va bien…- Admite su amiga entre dientes admitiendo que Shaoran además de manejar a la prensa con eficiencia se ve muy bien.

-Señor Li- Pregunta otra de las reporteras.- ¿Está usted casado?

-No. No lo estoy…

-¿Sabe que cuando salgan sus fotos en los medios, será el soltero mas codiciado de China? ¿Quizá de toda Asia?

-¡Tiene a todas las mujeres en su palma Sakura! – Dice su amiga mirándole con suspicacia. Pero Sakura no la veía a ella.
Se concentraba al hombre victima de toda la atención.

Shaoran se rasca sutilmente la punta de la nariz y Sakura sonríe tenuemente ante aquel gesto de nerviosismo y algo infantil. -.Bueno… mi hermana me lo ha advertido…- Unas risas sutiles alrededor.

-¿Será Diamantes Li la plataforma para conseguir esposa? –Pregunta otra mujer.

-No lo se. – Dice después de pensarlo unos instantes.- En verdad me gustaría alguien que fuera sincera conmigo y no estuviera interesada en mi por mi apellido o la corporación.

-Es usted muy elegante Li- Dice otra de las mujeres y recibe la aprobación de las demás damas presentes. –Y tiene un parecido sorprendente con su padre… lo cual no le viene de sorpresa a usted- Sonriendo -¿Podemos suponer que tendrá la misma reputación en cuestión de damas se refiere y será un soltero empedernido?

Sakura se levantó de su silla lentamente al escuchar la pregunta de la reportera. ¡Justo lo que necesitaba! Una reportera entrometida que tomara justo aquella reputación de Hien Li para tentar a Shaoran: ¡Y de por si era la pesadilla del sujeto!

Shaoran tardó unos segundos en responderle. Sakura notó todos los cambios de su expresión facial y la siguiente no ayudaba a la anterior. La joven en verdad esperaba lo peor.

Y lo peor no era concebible en aquellos momentos.

Shaoran parecía a punto de estallar. O eso pensaba Sakura. Ella deseó gritar “¡Se acaba la entrevista!” pero era demasiado obvio.

-Yo…- hesita unos instantes y pareciera que la mujer quisiera entrarse en su mente para ver de cerca que pensaba. –Ejem… bueno…- niega con su cabeza para añadir.- Soy un lobo muy joven…- Algunas se ríen ante su respuesta.- … Mi padre tal vez busca con sus conquistas algo que el mundo aun no le ha dado.  Pero puedo suponer que él quiere que yo tenga mejor suerte que él. – Encogiéndose de hombros.- Espero no tener que buscar tanto como él.

-Sutil, práctico y convincente. Nada mal ¿verdad Sakura? – Le dice Tomoyo.

-Dime por favor que practicaste eso con él.- Suplica su amiga en un suspiro de alivio al notar la mirada satisfecha de los periodistas.

-Nada que ver. – Responde a su amiga por lo bajito y no dejando de destilar una sonrisa de total satisfacción y admiración por el sujeto.- Salió de si mismo. Parece que no le guarda tanto rencor a su padre como pensabas. ¿No es cierto?

Sakura lo dudaba mucho.

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

Sakura caminaba por los pasillos solitarios de la gran casa sin poder dormir. Luego de la rueda de prensa y el cóctel,  tuvo que coordinar un par de asuntos de la empresa y se encerró en el estudio de la casa sin siquiera cenar nada. Ahora con hambre y dando el reloj las dos de la mañana, se disponía a asaltar la congeladora  por algo de galletas y helado. O tal vez un emparedado.

Cuando ingresa a la cocina nota sorprendida que no era la única asaltando el frigorífico.

Vestido de pantalones de pijama y una camiseta blanca mangas cortas que se le ajustaba a la perfección allí estaba Xiao Lang con un tazón de cereal de cacao y leche fría observando inquisitivo a Sakura.  Su tatuaje se observaba parcialmente gracias a la camisilla y no sabía aun de que se trataba.

Ella vestía unos pijamas con pantalones largos y camisón de flores. Al observarse mutuamente era fácil notar la sorpresa de ambos rostros. Sakura trata de aparentar calma a su sorpresivo encuentro-. ¿No puede dormir? – Finalmente preguntó el sujeto.

-En realidad no me he acostado aun- Declara sorprendida. Xiao Lang toma otro tazón cercano al suyo y le inclina el cereal. Sakura se aproxima notando cierto “Cese a las hostilidades” departe del varón. Momentos después ambos consumían el alimento.- ¿No puede dormir tampoco?

-No. En realidad, no cené muy bien… no tenía apetito- Concluye. – Estaba algo nervioso por la rueda de prensa. A pesar que ya había pasado.

Sakura consumió dos cucharadas seguidas del cereal en silencio antes de atreverse a hablar nuevamente.

-Debe sentirse complacido y no nervioso- Shaoran Alza una ceja sorprendido. ¿Sakura le estaba dando un cumplido? ¿Y no estaba usando una voz autoritaria o mandona? ¡Eso si era un milagro!- Lo hizo muy bien…

-Debe de haberse dado cuenta que improvisé un poco – Justifica Li llevándose una nueva cucharada de cereal a la boca y Sakura notando lo delicioso que estaba así con leche fría. –Algunas preguntas eran provocadoras.

-Si, lo eran. Para la entrevista de la playa no tendrá que enfrentar a estos reporteros. Son dos de dos revistas independientes los que asistirán a la casa de playa. – Shaoran la observa dubitativo.- Tener veinte reporteros bajo tu cuidado es demasiado complicado. Hoy fueron unas cuatro horas y tenía los nervios de punta.

-Me sorprende que diga eso: con excepción de un solo momento, le he visto muy tranquila.

Sakura lo observa algo aturdida por tal comentario. ¿Acaso la estaba observando en todo momento? Observa el semblante de Shaoran quien no le miraba a ella sino su tazón de cereal el cual recargaba con más hojuelas de cacao y leche fría.

Sakura lo notaba relajado. Tranquilo. Era un perfil que rara vez veía cuando se encontraban uno al lado del otro.

-Señor Li…

-Puede llamarme Li a secas – Otra sorpresa departe de Sakura- De todas maneras ya llevamos un tiempo conociéndonos Kinomoto.

-Li: Puede…- Hesitando unos instantes- Tendría la amabilidad de…- comenzando a tartamudear. Aquella situación atrajo la atención de Shaoran mucho más. -¿Qué pasó entre su padre y usted?

La pregunta fue hecha tan súbitamente que Sakura hesitó un instante para escucharse a si misma pero fue inútil. Shaoran la observó con sorpresa y luego frunció el ceño un instante. Se limpió la boca con la servilleta que tenía en su regazo mientras comía sus hojuelas.

Por el silencio que se produjo y la mirada que Shaoran le dedicó en aquéllos momentos, pensó que era mejor huir y disculparse luego.

-¿Por qué te interesa saberlo? – Pregunta personalizando su trato con ella pero no así su tono de voz: fue estoico, firme y frío.

-Solo me… ayudaría a comprender algunas… algunas cosas- Shaoran alzó una ceja: la segunda vez que la escuchaba tartamudear. –Sobre usted.

-Y mi padre- Dice con firmeza dándolo por hecho.

-Es probable.

-.¿Mi versión o la de Hien? – Pregunta con crudeza- porque a esta altura colaborando con Hien Li, debe de saber su versión y ahora viene a interrogarme para sacar la mía.

-El señor Li jamás ha querido revelar nada. – Admite Sakura- Solo una vez hablamos de usted y…- Shaoran se veía cada vez más perturbado.-… olvídelo.

Sakura se disculpó tomando el tazón y llevándoselo con ella. Cuando iba a atravesar la puerta de la cocina, la voz masculina se escuchó diciéndole.- Traicionó a los suyos….- Sakura se volteó sutilmente.-… Cuando apenas yo era un niño pequeño. Muy pequeño para recordar. Mis hermanas mayores recuerdan el día que mi padre se fue de la casa… mi madre fue abandonada con cinco hijos… -aunque su voz sonaba melancólica al hablar de su madre y sus hermanas, se endurece para agregar. – Solo porque no podía mantenerse lejos de las mujeres.

-Eso suena increíble.- Declara ella. Shaoran alza una ceja y no dice nada a lo que ella prosigue.- Hien Li jamás ha estado…

-Es usted muy leal Kinomoto. Seguro porque él profesa fidelidad a todos a su alrededor…- Alzando una ceja inquisitivamente. – Vive una fantasía. Mi padre como su corporación no puede conformarse con una cosa o pequeña… quiere tenerlo todo. Y siempre le han proporcionado las vías para conseguirlo: Dinero, poder, virilidad. Y mujeres que le son tan fieles a su causa.  Por eso me incomodó la comparación de aquella condenada reportera: ¡Jamás seré como él! – Dice apretando sus dientes, lo ultimo.

-No se quien era el Señor Li antes… cuando los dejó a ustedes… pero se quien es él ahora…

-Y supongo que lo conoce más que nadie.- Dice con sorna.

-Soy su asistente personal. Le conozco su agenda personal de arriba abajo. Ese hombre llega de primero a la corporación y el último en marcharse. Da muchos donativos a fundaciones de ayuda y fondos de pensionados y viudas. Otorga beneficios a personas necesitadas… y jamás abandona un compromiso una vez lo tiene en él. Ese hombre no es el mismo que le abandonó siendo un niño pequeño…

Shaoran siente una furia contenida al ver con que admiración y tono de voz tan orgulloso hablaba aquella mujer de su padre. ¿Por qué demonios le importaba que le defendiera? ¿Por qué le molestaba tanto que le admirara?

-Usted no lo conoce como yo…- Dice levantándose de la silla y exaltando un poco su tono de voz.- No sabe de lo que es capaz como yo.

-Pero según me dice era un bebé cuando los dejó. Las cosas no pudieron darse como usted piensa…

-¿Acaso me llama mentiroso? – Ruge ya avanzando a ella y Sakura da dos pasos atrás pero mantiene una mirada firme en el hombre.- ¿A mi madre?

-¿Acaso su madre le dijo que le dejó por otra mujer? – Pregunta Sakura atónita y añade.- Ninguna mujer diría eso a su hijo varón…

-Mi madre no creía en la deshonra…- Dice con firmeza cortándole su explicación.

-No lo se. Tal vez debería hablarlo con alguien que sepa lo que en verdad ocurrió.

-¿¿Por qué rayos haría eso? ¿Qué hay para usted en caso que preguntara? ¿Por qué le importa tanto?

Sakura nota que es tanta su aprehensión por hacerle hablar que el hombre no nota que sus manos estaban sobre sus hombros y sus cuerpos bien cerca. Traga en seco sintiéndose atontada por la proximidad. Dice con nerviosismo.- Tal vez le ayudaría a ver el mismo hombre que yo conozco… ¿Por qué no le pregunta…

-Si valora su vida ahora mismo, no terminará esa pregunta…

-¿Acaso me amenaza? – Pregunta estupefacta y también desafiante.

-¿Acaso una simple amenaza funcionaría con usted? – Le suelta dando dos pasos atrás y con una sonrisa de astucia y cierta maldad en su mirada. –Buenas noches, Kinomoto.

Sakura no le dio respuesta y salió de allí lo más rápido posible y que el tazón no se derramara. No se detuvo hasta llegar a su habitación.

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

Cuando Shaoran contestó su teléfono portátil lo hizo camino a la corporación Li. Sakura había salido mas temprano y en coches separados. Shaoran se sentía contento consigo mismo por haber intimidado a esa mujer entrometida y no dudaba que lo pensaría dos veces antes de irse con él a la casa de la playa para concluir la entrevista.

-Aquí Li.

-¡Hermano! ¿Cómo estás?

-Fuutie. ¿Cómo va la sesión de fotos?

-Sumamente interesante debo añadir. Tomoyo es una talentosa diseñadora- Dice ella desde su cómoda habitación en la casa para añadir.- Bajé hace unos instantes a desayunar encontrándome con que te habías marchado. ¡No te he visto en cuatro días! Y eso que vivimos en la misma casa.

-Lo siento Fuutie. –Admite Li con sinceridad.- Estos días han estado muy complicados. Entre la entrevista de ayer y las reuniones en la corporación no he tenido tiempo de nada.

-Entiendo.

Shaoran suspira resignado dándole vuelta otra vez a lo dicho por Sakura la noche anterior. Pasó parte de la madrugada cavilando lo de que él era un bebé cuando aquello pasó. Tal vez Sakura sabía lo que había pasado en verdad entre sus padres y lo escondía para ver que tanto sabía Shaoran.

-Te noto pensativo hermano. – Dice Fuutie atrayendo sus pensamientos.

-Solo un poco cansado. La ventaja es que nos vamos por un par de días a la casa de la costa. Allá trataré de descansar un poco…

-Una de mis sesiones se muda para la casa también. – Exclama complacida. –Tomoyo me lo informó ayer en la tarde. ¿No te parece fantástico?

-Si. Es excelente. Así pasaré más tiempo contigo. – Haciendo una pausa- Oye ¿Puedes  pasar por mi oficina al medio día, Fuutie?

-Si, claro. ¿Pasa algo?

-No.  No pasa nada. Solo que… – Hesitando unos segundos.- Solo quiero charlar…

Fuutie se mantuvo en silencio pero vaya que estaba sorprendida: el tono de voz algo confundido de su hermano era para tomar en consideración dadas las circunstancias. – Si claro. Pasaré al medio día Xiao Lang.

A las doce y diez hacía su aparición por su despacho la joven. Esta se sentó delante de Xiao Lang y este entrecerró la puerta pero podían verse sus figuras por el vidrio que separa el despacho del pasillo.

-¿Qué te pasa Xiao Lang? Pareces nervioso.

Shaoran lo creía así. Había sido una mañana de los mil infiernos: la reunión con los directivos no pudo estar más llena de obstáculos que otra cosa.  Las personas que fueron a la rueda de prensa querían una entrevista mas intima con el heredero Li cosa que terminó rechazando las llamadas el transcurso de la mañana. Luego Kinomoto canceló su reunión de las diez excusándose con que no se sentía bien.

-Mucha carga de trabajo… ¿Puedo ofrecerte algo?

-Tal vez un poco de agua. Sabes que no almuerzo.

Shaoran le sirvió un vaso y sentado nuevamente delante de él finalmente pregunta. – Fuutie ¿Qué recuerdas de cuando papá se marchó de la casa?

Fuutie se sorprendió ante aquella pregunta. ¿A que venía su curiosidad? No entendía la mirada de su hermano y su porte.

-No recuerdo mucho. Recuerda que era muy pequeña.

-Pero eras más mayor que yo. Tendrías ¿Qué? ¿Siete, ocho años? – Insiste aturdido. Fuutie nota su desesperación cubierta con su porte de indiferencia pero que poco a poco se derrumba.

-Siete. Tal vez Fanren lo sepa, o Shiefa… ¿Tal vez Femeii? Eran mayores que nosotros .¿Que es lo que te pasa? ¿Por qué quieres saber esto?

-Hay algo que no me cuadra.

-¿Cómo que no te cuadra? ¡Eras muy bebé para recordar!

-Exacto. Y solo recuerdo que mamá me dijo que nuestro padre se había ido porque el amor se había terminado.

-Eso era todo lo que siempre madre decía. – Con dejo de nostalgia por el pasado a Fuutie se le entrecortó la voz. –Nunca puso por debajo a nuestro padre.

-Fuutie: ¿De donde vino la idea que Padre engañaba a nuestra madre? – Interroga su hermano.

Fuutie le observa atónita. – ¿Acaso Padre ha hablado contigo? ¿Se ha acercado? ¿Te está llenando la cabeza de mentiras Xiao Lang?

-No. No lo he visto. Es mas, me he negado a verle.

-¿Entonces?

-Respóndeme la pregunta Fuutie. –Insiste su hermano menor. La joven se sorprende en su actitud algo irritada y guarda silencio por unos segundos.

-Fanren- Dice con voz grave.- Recuerdo que Fanren los escuchó hablar. –Shaoran se mantiene a la expectativa.- Tenía diez años. Una vez estando más mayores escuché como le decía a Shiefa que ellos hablaban de un tercero en su relación. Papá exigió algo… mamá se negó y terminaron acordando divorciarse. Papá se fue el mismo día de la casa. Luego mamá enfermó y nuestro tío le dijo que fuera: que madre preguntaba por él. Simplemente se negó pues tenía que ir a Norteamérica. Mamá murió.

Shaoran notó la cantidad de huecos en aquélla respuesta. Dice pensativo.- Algo pasó. Algo fuerte… algo que tiene que ver con nuestra Madre.

-¿Qué puede ser Xiao Lang? ¡Está más que claro y aun con la reputación de nuestro padre! Tendría una amante. Papá le exigiría que mantuvieran el matrimonio y él mantener la amante también y nuestra madre se negó.

-Padre no tenía por que divorciarse… para quedarse con su amante. ¿Quién le dio la noticia a nuestra madre que Hien tenía una amante?

Fuutie se levantó yendo a la ventana para decir.- ¿Qué haces desenterrando esos huesos Xiao Lang? Eso pasó mucho tiempo atrás. Si tienes tanta curiosidad pregúntale a nuestro tío.

-Le pregunté y no fue de mucha ayuda.

-¡Imposible! Mi tío estaba en aquellos momentos cuando padre llegó con madre.

-¿Qué?

-El vio y fue testigo de su discusión. Recuerdo eso bien claro…  – Concluye la china. –Nuestro tío estuvo allí el día que padre abandonó a madre y le pidió el divorcio.  Por eso él siempre ha acompañado a nuestra madre. ¿Recuerdas que él vivió en casa hasta su muerte? Él siempre se interesó en el bienestar de madre y se portó como el padre que nos faltaba cuando Hien se marchó.

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

La joven china marca el número que tenía en su agenda con presteza antes de escuchar el sonido de la grabadora, por sexta vez aquella semana. – Xiao Lang: es Mei. ¿Dónde te has metido? Es la sexta vez que te dejo mensajes y no me respondes. ¡Debería dejar de preocuparme por ti y no llamar! – en aquel momento se corta la contestadora. –Rayos- Dice estrellando el teléfono.

Mira a su alrededor notando las demás personas que le observaban con aturdimiento. Allí estaba: en medio de una estación de trenes con dos bultos en mano y sin poder comunicarse con Xiao Lang. ¿Por qué rayos tomaría el primer tren con rumbo a Hong Kong si al final Xiao Lang no estaría en casa?

Toma su agenda de teléfonos y viendo otro número marca con habilidad y espera el tono. –Casa de la familia Fa.

-Si, gracias con Femeii por favor.

-¿Quién habla?

-Su prima Mei. – Dice con rapidez escuchando por los parlantes la próxima salida de autobús. Espera unos instantes hasta que escucha una voz familiar al otro lado de la línea. – ¡Femeii!

-Mei ¡Que sorpresa!

-¿Dónde rayos está Xiao Lang, Femeii? ¿Acaso está enfermo o herido?

-¿Qué? ¿Por qué preguntas eso?

Mei respira profundo ante aquella pregunta que considera tonta dada las circunstancias. – Estoy cansada de dejar mensajes a su casa. No me los responde.

-¿Dónde estás ahora? Se nota un lugar público.

-Si es un lugar publico. Estoy en la estación de autobuses 14 de Hong Kong.

-¡Estás en Hong Kong!

-Si, gracias Femeii- Dice con sorna. –Dime si sabes donde está Xiao Lang o no.

-Claro que se donde está: con Fuutie.

-¿Con Fuutie? ¿Ella no está en Norteamérica?

-¡Chica! ¿Acaso no lees los diarios?- Se burla Femeii y Meiling considera que su paciencia se agota. Sus ojos azabaches se oscurecen de la desesperación al notar que su prima pareciera burlarse de ella con sus comentarios. – ¡Xiao Lang tomará la presidencia de Diamantes Li!

La noticia tardó un instante en llegar a su mente.- ¡Tienes que estarme bromeando! – Grita escandalizada y muchas personas que pasaban por allí se voltean a verle con extrañeza. -¿Cuándo pasó esto?

-No hace mucho. Y Fuutie va a ser la nueva cara de Diamantes Li en publicidad.

A Mei le costaba trabajo entender aquello. ¿Los menores Li estaban incursionado en su legado? ¿Era aquello posible?

-Lo que me dices es sorprendente.- Expone Mei un tanto más calmada ante aquellas noticias increíbles. -¿Cómo Xiao Lang ha aceptado? ¿Cómo lograron convencerlo?

-No tengo todos los detalles. Pero… ¡Compra un diario del día de hoy para que veas! El rostro de Xiao Lang debe de aparecer en todos ellos.

-Preferiría hospedarme alguna parte. Llevo dos días viajando en autobús.

-¡Debiste de comprar un boleto de avión Mei!

-Zhangmutou no te da muchas oportunidades de empleo para comprar boletos de avión. – Dice con rapidez antes de que se le acabe el tiempo en el teléfono. – ¡Apenas soy colaboradora en el diario de la ciudad! Pero ¿Por qué XiaoLang no devuelve mis llamadas?

-No está viviendo en su departamento. La compañía compró una casa para él y Fuutie.

-¿Qué cosa?

-Si, espera… te daré la dirección…- Dejando a una sorprendida Mei esperando en línea la cual tuvo que echar otra moneda en el teléfono y luego Femeii le dicta la dirección. Concluye añadiendo.- Dile quien eres a la entrada. Yo informaré ahora mismo que vas para allá para que te dejen entrar y te hospeden.

-¿Qué? ¿Acaso Xiao Lang no puede recibirme?

-Es que no está. Debe de estar ahora mismo llegando a una casa de playa en la costa.

-¿Casa de playa? – Ahora más confundida que nunca.

-Parte de los reportajes para promocionar Diamantes Li, pero te lo contaré luego. Ve a la casa y allá te explicarán todo. .-Cortando la llamada antes que Mei pudiera replicarle.

-¡Demonios! Esta familia tiene esta costumbre de cerrar los teléfonos.- ruge siendo observada nuevamente por las personas a su alrededor con cierta sospecha.

Busca un quiosco de diarios y revistas no tarda en dar con ella y toma dos ejemplares: Allí estaba en primera plana parte inferior derecha “Nuevo heredero de Diamantes Li” con una minúscula foto de Xiao Lang en donde Mei nota que dejó atrás su actitud desenfadada con que lo vio vestir una vez. Incluso tenía sus cabellos recogidos –o recortados- y aquel traje de sastre se le veía genial.

-No puedo creerlo. ¡Quien lo hubiera visto y hablado con él!  – Sonriendo más añade. – ¡Y ahora es uno de los hombres mas poderosos de China! Si hubiera sabido eso entonces, no me habría separado de él… – dudando unos instantes.- pero aun no es tarde- Ojeando las páginas de adentro y da con varias fotos y declaraciones de Xiao Lang a la prensa. Incluso una pequeña nota que reza “Aunque permanece soltero y espera encontrar a alguien que no se interese en él por su fortuna, si pronosticamos que no se harán esperar prontas campanas nupciales o el inicio de una relación sino es que termina heredando la reputación de su padre”

Leyendo aquello ultimo, se aproxima a la salida más cercana para tomar el taxi con dirección a la nueva “Residencia Li”

———– Continuará.

¡Hola, hola a todos! Como pueden ver en esta ocasión les entrego el capitulo cinco. ¡Orale! Meiling entra en escena.¿Qué se trae entre manos!? ¡Quédense para averiguarlo! ¿Qué ha pasado en la casa de playa de los Li!? jajajaja muchas cosas y poco tiempo para explicarlos pero se verá mucho de ello en el próximo capitulo.

Las dudas comienzan a aparecer en la cabeza de Shaoran gracias a la presencia de Sakura. ¡Ya ven que Tomoyo comienza a jugar con la mente de Sakura y a caer en las intrigas de la amatista para que se fije en el heredero Li… ¿O ya se había fijado desde antes?

Hasta una próxima.