Capitulo 4 – Los conflictos empiezan

Cuando Sakura ingresó en el salón de mercadeo notó a primera instancia a Shaoran Li conversando con Tomoyo mientras ambos tomaban una taza de café, y su mirada se crispó además que comenzó a sentir cierta molestia en dicha visión.

Las últimas dos semanas su mejor amiga se tomaba muchas molestias en averiguar todo lo necesario acerca de Shaoran Li. Un hombre que era inexplicable para Sakura Kinomoto, se había convertido en cierto objeto de atención para su mejor amiga.

Eriol Hiragizawa le encontraba el lado gracioso de todo aquello, mas cuando recordaba que renuente estaba Shaoran Li el día que Sakura le encargó que fuera a buscar a la amatista al aeropuerto.

-¿Por qué tengo que ahora actuar como su mensajero Kinomoto?

-Porque es parte de su entrenamiento…

-¿Ser su mensajero? ¡Tiene que estar bromeando! – Reclama delante de Hiragizawa y tres de los encargados de la campaña.- Me niego a vagabundear por un aeropuerto buscando de seguro a una malcriada…

-Tomoyo Daidouji es todo menos malcriada…

-¡Por favor! He escuchado de los Daidouji: Si es quien creo, la chiquilla tiene una herencia de miles de millones de yenes. ¿O me equivoco?

-Hablamos de la misma en efecto- acepta Sakura ya perdiendo la paciencia con el heredero que era mas que un dolor de cabeza desde que logró convencerlo en transformarlo en la nueva imagen de la corporación Li. –Pero desde ahora te advierto que el trato se acaba sino vas por ella ahora.- Amenaza la joven de ojos verdes con autoridad.

Shaoran Li le desafió con la mirada y duraron unos instantes luchando de aquella manera en donde rayitos pudieron haber salido de sus miradas si hubiera sido posible. Hiragizawa se mordía los labios para no soltar una carcajada ante la imagen.

-¿Por qué rayos tengo que ser su sirviente? ¿Acaso se olvida quien soy yo?

-Tiene que practicar un poco mas su papel de relacionador publico de la empresa… y eso incluye trabajar con personas como Tomoyo Daidouji. Su nombre entre el equipo técnico traerá mas atención que otra cosa. También ayuda el hecho que estoy sumamente ocupada y usted no.

Desde que Shaoran Li aceptó la propuesta ha sido una discusión tras otra.  Su identidad y que ha entrado a trabajar en la corporación se ha mantenido en silencio, para ocasionar un impacto más impresionante en los medios. Sakura sabía que la garantía de la aceptación de una parte del mercado vendría también por la imagen rejuvenecida al entrar en la corporación el heredero de la franquicia lo que lo convertiría en uno de los solteros mas codiciados del mundo.

Tenía porte y elegancia además de virilidad atrayente.  Sakura lo detectaba: pero desde que se conocieron había sido siempre una actitud desafiante y detestable tras otra. No iba a cambiar por el mero hecho de que trabajasen juntos.

-Bien. Iré. Pero considérelo la última cosa que haré como si fuera su sirviente Kinomoto… – Le apuntó con desafío antes de marcharse del salón de reuniones.

Hiragizawa observa a Sakura cuyas mejillas se habían sonrojado ante la impotencia y la rabia a lo que sonrió para decirle.- ¿Tienes ganas de arrojarlo a un barranco?

-Si solo pudiera- Murmuró sentándose y respirando profundo a lo que Eriol se sonrió aun mas.

Sakura no podía justificarse en “Es un hombre prepotente y malcriado” pues parecía haberse tomado su antipatía contra ella de una manera muy personal y con nadie mas. Con Hiragizawa habían formado un grupo de trabajo muy particular en donde Hiragizawa le explicaba al heredero la metodología de trabajo de la sucursal de Europa y no podía negar que Li era inteligente: captaba toda la información de una forma vertiginosa y hasta podía refutar y aportar información muy importante.

Con los demás miembros se comportaba de una forma reservada pero educada. Era el primero en llegar y era el último en marcharse a casa. Por supuesto Misa había destacado el hecho que Xiao Lang era tan o mas apuesto que su padre y tenía a parte del personal femenino patas para arriba con él.  Notaba que eso le abochornaba un poco mientras Hiragizawa comentó algún día que Li podía comenzar un libro de colecciones fotográficas de las mujeres que perdían el aliento en su presencia.

Li no había visto aun a su padre. Hien era referido de los avances e ideas de la campaña en reuniones privadas con Sakura donde ella le llevaba los progresos de la plataforma mercadologica y de campaña y más nadie. Shaoran no tenía interés alguno en verlo y fue parte del acuerdo que hizo con Sakura.

Y que decir de Tomoyo Daidouji. Recordó la conversación que escuchó en parte de labios de Hiragizawa cuando mandara a Li a buscar a su amiga. Hiragizawa hizo referencia a que le describiera las pantorrillas de la joven en cuestión y si podía tomar una foto a las mismas. No supo que respondería Xiao Lang pero si sabía  que el hombre ocasionó una impresión muy llamativa en su amiga.

-Te quedarás aquí- Dice Sakura girando la llave de su apartamento cuando ayudaba a Tomoyo con su maleta y ambas ingresaban.- Tu habitación está hasta el fondo y tiene su propio baño. Puedes comer todo lo que quieras del refrigerador…

-.Debiste dejarme ir a un hotel Sakura. No me importa pagarlo… así te evito molestias.

-No te preocupes. Me encanta tener compañía. – Habla la de ojos verdes cerrando la puerta. –Aunque no puedo decirte que mis técnicas culinarias han mejorado con el paso de los años así que te invito a cenar fuera el día de hoy.

Tomoyo sonríe sentándose en el sofá y observando a su amiga dice – Iremos por comida entonces… Oye… ¿Qué opinas de Li?

-¿Li?

-Si, el hombre que fue por mi al aeropuerto…- sonríe tímidamente.- ¡Es guapísimo!

-Tal vez- Dice encogiéndose de hombros.

-¿Tal vez? ¡Sakura: Habría que estar ciega…! Y se que tienes tu vista muy bien… ¿Qué es el? ¿Tiene relación con los Li dueños de la empresa?

-Es el heredero- Admite Sakura.

-¡Heredero! ¿El heredero fue por mí al aeropuerto? – Pregunta atónita. – ¿Cómo es posible?

-Bueno es que… – Sakura se abochorna ante el recuerdo que tuvo que amenazar a Xiao Lang para que fuera por su amiga. –Tenía que hacerlo. Él no estaba haciendo nada y le dije que fuera por ti.

Tomoyo aun estaba confundida con la explicación se su amiga.-Explícame bien. ¿Qué hace el heredero recibiendo órdenes de ti? ¿Cómo es posible?

-Está en entrenamiento para tomar control de la empresa. Soy la segunda mejor después del dueño. El señor Li es padre de Xiao Lang Li quien es el que conociste.

-Ustedes parecen llevarse algo… conflictivos.

-¡Con justa razón! El hombre es insoportable. Desde que nos conocimos siempre vive buscando problemas conmigo y llevándome la contraria.

– Eso es extraño… no parece tan antipático. ¿Cuándo se conocieron? ¿Por qué es eso de que busca problemas contigo? ¿Por qué está entrenando ahora y no tomó las riendas desde antes?

Sakura le contó a grandes rasgos los problemas que se debatían entre Hien Li y sus hijos y la negativa de alguno de ellos en participar en el control del negocio. Finalmente pudo sonsacar a Li en entrar dentro de la corporación asegurándole que podría despedirla al final de dicho período.

-Bueno Sakura, tu idea es genial. Ver a Shaoran Li en la portada de revistas o de artículos como la nueva cara de Diamantes Li es un movimiento audaz para captar la atención de las mujeres. ¡Es guapísimo! – Sonriéndole añade.- Y te diste cuenta de ello… ya no estás tan despistada como antes… en algunas cosas.

-Ya no soy una niña pequeña Tomoyo… ¿Acaso no me di cuenta de lo que pasaba entre Yukito y su amiga?

-Sakura: te diste cuenta cuando viste a Yukito con como se llame en la cama…ahí fue que te diste cuenta- Sonrojando a su amiga. –Ya no hablemos de eso. ¿Está casado? No le vi sortija.

-¡Tomoyo! No puedo creer que te interese Xiao Lang Li. ¡Es un sufrido!

-No lo se Sakura. – Sonríe su amiga más conspiradoramente. –No me parece un sufrido. Y debo de añadir que Hiragizawa es muy guapo también  ¿Acaso andas enredada con él?

-¡Para nada! Solo somos amigos…

-¿No lo consideras “interesante”? – Pregunta mas traviesamente acalorando a Sakura quien evitaba su mirada. –Eso me referiste cuando lo conociste. No me lo imaginaba tan guapo ¡Debiste de mandarme una foto!

-.Bueno en un principio lo consideraba interesante, pero somos buenos amigos…

-¿Solo eso?

-Si. Solo eso…

-Bueno resulta de lo más interesante.

-.¿Por que?

-Pues…- encogiéndose de hombros. – Hace de mi estadía más que interesante.

-.¿Que pasa con ese novio tuyo?

-¿Quién? ¿Tu hermano? – Sakura asiente a lo que Tomoyo declara- Sabes que para él nunca anduvimos en serio. Fue mi primer novio y… – haciendo una pausa. – Y últimamente estaba muy distraído con sus tantas ocupaciones como médico y no he ayudado mucho en la relación.- – encogiéndose de hombros.- Fue entretenido mientras duró.

-¿No me digas que rompieron?

-Justo antes de venir aquí. – Sakura mostró su consternación. Tomoyo borró su nostalgia al añadir.- No te preocupes por mi. Creo que me he vuelto demasiado bohemia para el gusto de la mayoría de los hombres.

-Lamento que lo tuyo y de Touya no funcionara.  Touya creo que no se llevaba por tu estilo bohemio Tomoyo. No le presta atención a ese tipo de cosas.  Pero se que tu le querías de verdad…

-Así era… pero no importa.
-A mi me importa. Es mi hermano y tú mi mejor amiga.

-Terminamos por las buenas Sakura. Somos amigos…

-¿Segura? – Le vio asentir en silencio pero Sakura no se notaba del todo convencida.

-No te preocupes pues quedamos siendo amigos. ¡Además! ¿Quién pensaría en cosas tan tristes con los galanes que tienes a tu alrededor?

-¡Dudo que Li sea considerado un galán!- Gruñe con un gemido de exasperación. – La verdad es que me saca de mis cabales.  ¡Estoy desesperada por terminar con todo esto!

Tomoyo se ríe para decirle.- Ahora: pero no dudo que no pasará mucho antes de que lo mires con  otros ojos.

-Tonterías. – Opina Sakura volviendo a la realidad para notar la tenue sonrisa en los labios masculinos y la sonrisa abierta de su amiga de ojos azules al ellos charlar tranquilamente.

-¿Qué son las tonterías, Sakura? – Pregunta Eriol apareciendo a su lado, provocándole un brinco y el varón sonríe mas.- Vaya que estabas profundamente concentrada… – Observando a Li y a Tomoyo añade- ¿Crees que hay un romance en puerta?

-¡Lo dudo! Li no es del gusto de Tomoyo.

-¿Sabes cuales son sus gustos? ¿Los de Li me refiero? – Sakura se volteó y notaba la seriedad en su expresión antes de tomar asiento delante de los portafolios que tenían que estudiar. –Tal vez lo sea y no lo sepas. Pasan mucho tiempo charlando o trabajando.

-Bueno no se en verdad si le gusta Tomoyo o no.  ¡Ni que lo conozco!

-Supongo que no. Ustedes viven peleándose todo el tiempo. ¿Te has preguntado porque es eso?

-Sabes tan bien como yo que Li Xiao Lang no gusta de Industrias Li. No soporta la sola mención de su padre y por supuesto me toma como peón del mismo.

Eriol asintió. Había entablado una amistad un tanto fiable con Shaoran y probó que era un hombre que no gustaba de los vicios, inteligente y muy trabajador.

Por lo que parecía un hombre muy ideal en todos los sentidos. Cualquier mujer se vería atraído por su persona.

Y notaba que excepto en Sakura Kinomoto, todas estaban cabezas para arriba por Shaoran Li.

-No te sientas abatido. – Revela Sakura mirando sus notas al notar la mirada de Eriol a través de la pared de cristal  a Shaoran y Tomoyo conversando.- Eres un hombre mucho más galante que Li.

Eriol levanta una ceja de manera perspicaz ya quitando de su mirada a la pareja y se concentra en su compañera de trabajo quien parecía más concentrada en su trabajo que en el comentario realizado.

-Eres una diosa Sakura Kinomoto… lástima que no seas de mi tipo.

-Podemos ser amigos…

-Cuenta con ello preciosa. ¿Cuál es tu tipo ideal de hombre, querida Sakura?

Sakura levanta su mirada a su amigo y nota la expectativa por conocer su respuesta. Después observa a Li y a Tomoyo conversando y vuelve su mirada a Eriol para responderle.- Puedes estar seguro que no es alguien como Li Xiao Lang.

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

Sakura y Tomoyo analizaban ya entre las últimas personas quedándose en  aquél piso de la corporación acompañadas de Shaoran Li. Este estudiaba unas cifras de su ordenador mientras que las chicas murmuraban entre ellas las ideas de locaciones para la sesión de fotos.

-¿Quién tiene las cifras de captación del último bimestre? –Pregunta Shaoran atrayendo la mirada de Sakura.

-Supongo que Hiragizawa. – Shaoran frunce mas su rostro para ella añadir.- Tengo copias pero en mi correo electrónico.

-Los números han ido en decadencia en los últimos ocho meses. ¿Cómo no notó que algo andaba mal?

-Las cifras iban en descenso pero considerando la crisis mundial yo opinaría que…

-Durmió en sus laureles. – Sentenció Li.

-¡No hice tal cosa! – Comenzando a acalorarse. – La verdad los números no indicaban un descenso tan profundo… ¿Por qué me justifico con usted?

-Estoy estudiando los datos. Datos que son importantes para la firma…

-En vez de discutir, tienen que ponerse de acuerdo con relación a la entrevista de expectativa… – interviene Tomoyo para evitar el baño de sangre que podía venirse en cualquier momento.

-¿Entrevista de expectativa? – Preguntaron al unísono.

-¡Sería maravilloso! Previo al lanzamiento de la nueva imagen de Diamantes Li, un encabezado que rece “El heredero de los Diamantes: ¡una nueva dirección para una nueva generación!” Con Li sentado en un escritorio de manera muy masculina.  Tal vez una costa en el fondo.

-¿Costa?

-¿Escritorio?

-Si…- Dice Tomoyo con estrellas en sus ojos y dejándose llevar. –Recomiendo una casa en la costa… la imagen del azul de fondo, será un estupendo escenario para una entrevista de corazón… Vestido en una de las fotos bien casual y en la otra con traje de oficina… aunque tendremos que hacer algo con ese cabello.

-¿Qué tiene de malo mi cabello?

-Nada, créeme: pero un nuevo corte más varonil no iría nada mal… – Dice ella con preocupación. – Cortarlo un poco mas serio…- señalando la cabeza del sujeto como si fuera un esquema de dibujo. – Usaremos maquillaje para cubrir tu tatuaje pues no queremos enviar mala imagen…

-¿Tatuaje? – Preguntó Sakura atrayendo las dos personas con el tono de voz que utilizó. – ¿Qué Tatuaje?

-Shaoran tiene un encantador tatuaje… ¿Acaso no lo sabías? – Aclara con picardía y una pizca de inocencia su amiga.

-¿Cómo tu lo supiste? – Pregunta Sakura aturdida y algo acalorada.

Tomoyo simplemente sonríe traviesamente  y Sakura cierra el portafolio que revisa de manera violenta.

-Me voy. – Anuncia poniéndose de pie. -. ¿Te espero… o tienes algo más que hacer? – pregunta Sakura a su amiga.

-No. Espérame. Voy a casa a terminar unos diseños.

Sakura no dijo nada y salió de la oficina dirigiéndose al pasillo donde estaba el ascensor y apretó el botón. Se sentía algo molesta por lo que había escuchado: Shaoran Li tenía un tatuaje. ¿Dónde? ¿Cuándo se lo haría? ¿Sería Reciente o era viejo?

-¿Por qué a mi me importa eso? ¿Qué tiene que ver eso con todo? – Pulsando dos veces mas con fuerza el botón.

¿Cómo Tomoyo supo del tatuaje? ¿Acaso apenas con dos semanas allá, ella. siguió pulsando desesperada el botón del elevador hasta que este finalmente abrió frente a ella.

Irritada por salir de allí pulsa el botón para que cierre el aparato pero se sorprende cuando una mano detiene que las puertas se cierren. Su amiga le observa a los ojos y pregunta. -¿Acaso te olvidaste que me marcho contigo?

-Lo siento. Tengo la cabeza en otra parte… quiero irme a casa y descansar.

Tomoyo la observa con recelo y el elevador cierra sus puertas. En silencio marcha el aparato y la de ojos azules observa con perspicacia a su amiga.- ¿Te molesta algo Sakura?

Sakura quisiera gritarle “SI! Me molesta que tu y Li, estén involucrados!” pero no puede. No puede simplemente porque Li aunque le cae mal parece gustarle a Tomoyo y luego del fracaso con su hermano Touya, no puede recriminarle por volver a empezar. ¿O si?

Llegaron al sótano donde están los coches y nota otro vehiculo en el estacionamiento que Sakura le llama la atención y Tomoyo observa al vehiculo donde se observa a alguien dentro. – ¿Qué pasa Sakura?

-Es el coche del señor Li- y recalca.- el  Señor Hien Li. ¿Acaso no se ha marchado aun de aquí?

Sakura se detiene a observar el vehiculo y nota al chofer salir del coche acompañado de otro sujeto.- Señorita Sakura. – Dice el otro sujeto y reconoce al caballero que ya estaba un poco mayor pero era la mano derecha de Hien Li en cuestiones personales.

-Wei. ¿Que se le ofrece?

-El señor me ha pedido que la pasara a recoger.- Observando a Tomoyo algo curioso. –Necesita hablar algo con usted.

-¡Ah perdón! Wei: Ella es mi amiga Daidouji Tomoyo.  Tomoyo: él es Wei. Es el valet personal del señor Hien.

-Gusto en conocerle señorita.

-El gusto es mío. – Saluda cortés Tomoyo.

-Señorita Sakura: me urge que venga conmigo por favor. El señor ha insistido que sea esta misma noche.

-Entiendo. Me llevaré entonces estos documentos conmigo. Le interesará verlos. – Observando a su amiga.- Toma… maneja tú el coche.  Te veré en casa.

-¿Qué? ¿Te vas? ¿AHORA?

-El señor Li ha pedido por mi Tomoyo. Es mi trabajo. – Pasándole su portafolios a Wei.

-Ve a verlo mañana. ¡Pensé que estabas cansada!

-Ya no. Es mi trabajo. – Tomoyo le reprocha con la mirada y Sakura insiste- Nos veremos en casa.- Finalmente marchándose sin mas explicaciones detrás del chofer y Wei se despidió de Tomoyo con una cabezadita.

Tomoyo los observó marcharse y no le daba miedo quedarse sola en medio del estacionamiento. No entendía para nada que había pasado allí. Si Sakura vivía solamente para su trabajo allí lo había confirmado.

Se dirigía al coche de su amiga cuando el sonido del elevador llegando al sótano llamó su atención. Allí vio a Shaoran quien salió con aire decidido y Tomoyo observa que no hay coches alrededor. -¡Li! ¿Qué haces?

-.Voy a tomar mi moto para irme a casa.

-¿Usas moto? ¿En serio? ¡Creo que no me he montado en una desde que tenía dieciséis!

– ¿Dónde está Kinomoto? – Pregunta algo aturdido.

-Se ha marchado con dos caballeros que dijeron trabajar para el señor Li.- Nota como Shaoran frunce el ceño mas (si acaso era posible).

-¿Te vas a pie?

-No. Voy a tomar el coche de Sakura. –Ocurriéndosele algo.- ¿Por qué no vamos a cenar?

-¿Cenar?

-Si, cenar. – Insiste Tomoyo –Vamos en el coche de Sakura. – Indicándole el vehiculo.

-No lo se. Quería llegar a casa temprano y revisar unos memorandos.

-¡Tonterías! Vamos. No es tan tarde y te llevo a casa ¿Qué tal?

-Suena bien. Pero yo te sigo en la moto. Así no tienes que llevarme a casa.

-Como prefieras- Sonríe Tomoyo satisfecha dirigiéndose al coche de Sakura y montándolo. A los pocos momentos nota la moto que el sujeto ocupaba colocándose a la par de ella.  Yendo adelante, la amatista dirige el camino saliendo ambos del edificio.

**-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

Cuando Sakura llega al lujoso edificio que alojaba la residencia de Hien Li hesita un instante en si es correcto o no ir allá. Podían ser contadas con la mitad de los dedos de una mano las veces que pisó aquel lugar y la presencia de Wei aliviaba un poco su notable nerviosismo.

El fiel valet, se negó a adelantarle nada de a que se debía su insistencia de ir a la residencia de Hien Li.

Una vez en el salón de la casa, Hien Li se hace presente y como siempre su saludo fue informal y señaló a Sakura que tomara asiento.- ¿Qué pasa Señor?

-Mañana salgo temprano a California. – Sakura muestra su duda y el añade.- A una cita para mis inyecciones proteínas. Solo se consiguen en California, Estados Unidos. Necesitaba discutir unas cuantas cosas en mi ausencia.

-Dirá usted.

-Xiao Lang actualmente vive en el mismo sector que lo ha hecho desde antes que lo conocieras.

-En efecto.

-Ya ha llegado el momento que se mude de allí. – Sorprendiendo a Sakura. Wei avanza con unos documentos en mano y se los extiende a Sakura añadiendo.- Ese es el titulo a nombre de mi hijo de una preciosa propiedad. Es una casa de tres niveles y garaje para cuatro vehículos. Tiene un enorme jardín trasero y una preciosa piscina además de un servicio todo momento.  No le faltará nada. También he dispuesto un chofer para él y…

-Un momento.- Dice sakura alarmada – Conozco su hijo señor. Jamás aceptará ir a vivir a esa casa.

-Sakura: Xiao Lang ya no es un contador de bares de segunda. Es el heredero a Diamantes Li. – Dice Hien tan serio y recto que Sakura se confundió un instante y se preguntaba si hablaba con Shaoran o con su padre.-  La noticia no tardará en filtrarse a las calles previo al lanzamiento y podría ser victima de alguna clase de atentado o espionaje en su propia casa. Ya no puede seguir viviendo en ese departamento que tenía.

-Esto provocará su ira señor. –Insiste Sakura conociendo el temperamento del chino.

-No si lo haces con decoro y te inventas algo para sonsacarlo.

-¿Sonsacarlo? ¡El hombre prácticamente me quiere ver eliminada de esta tierra! – Discute con calor.- ¡Parece que anda enredado con mi mejor amiga y…!

-¿Con tu mejor amiga? – Observando a Wei y luego a Sakura. -¿En serio?

-¿Por qué le parece tan increíble? ¡El sujeto tiene el carácter de un ogro pero es bien parecido! A mi amiga le gusta un montón para los cuestionamientos que me hace de él, no estoy  y no pienso ahora ordenarle donde tiene que vivir.

-No tienes que hacerlo inmediatamente. ¿Y su hermana? Mi hija Fuutie los iba a ayudar con la imagen de la campaña.

-Llega pasado mañana. Problemas con unos comerciales en América hicieron que su llegada se atrasara.

-Bien. Pon a Fuutie a vivir en la casa también. Eso será suficiente para que Xiao Lang quiera ir a ella. Limará asperezas.

-¿Y si no Basta, señor?

Hien sonrió comprendiendo el tono de voz desesperado de su protegida.  –Algo más se te ocurrirá. La casa es preciosa. ¿Por qué no acompañas a Fuutie y tu amiga también cuando la exploren? Convence a mi hija que Xiao Lang tiene que vivir con ella. Te aseguro que eso bastará. Xiao Lang es una persona muy fiel. Seguirá a su hermana. –Haciendo una pausa pregunta. – ¿Cómo va su entrenamiento?

-Va bien. – Recibiendo una copa de limonada y Wei sirve otra a su patrón. – Es muy inteligente y astuto en los negocios… – tomando un sorbo de su bebida. – Tenemos pronosticada una entrevista con reporteros de revistas sociales en la casa de verano que tiene usted en la costa. Espero que no le importe.

-No hija- Sonríe Hien.- Esa casa es de todas maneras de ellos. No mía.

Sakura lo observa en silencio y coloca su copa en la mesa para decirle.- Señor…quisiera hacerle una pregunta.

-Adelante- autoriza.

-¿Qué pasó entre usted y sus hijos? Nadie me dice nada concreto señor. Su hijo parece odiarme con todas las ganas posibles solo porque trabajo para usted.  Tal vez si limaran asperezas fuera mejor para mí… facilitaría mi trabajo.- Insiste.

-Supongo que sería así Sakura, pero creo que quien tiene que contarte que pasó es Xiao Lang.

-Ya veo- Dice haciendo un puchero y cayendo sus hombros derrotada. – Ese hombre es muy desconfiado señor.

-Llegará el momento que confiará en ti.

-Llevamos ya tres semanas en lo mismo señor. Dudo mucho que llegue a confiar en mí.

Hien sonrió abiertamente para insistir. – No contaría con ello. – Tomando un sorbo de su limonada.

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

-¿Crees que Sakura y tu padre son pareja? ¡Tienes que estarme bromeando!- Se escandalizó Tomoyo delante de un pollo agridulce y arroz blanco. Shaoran comía unos wontong y sopa china.

Aquella declaración salió de repente de labios del hombre una vez creyó posible confiar en Daidouji.

-Te dije que no lo creerías. Casi todo el mundo tiene a Kinomoto en un pedestal. -.- Gruñe comiendo.

-Sakura ha recibido una crianza muy conservadora Li. Dudo y escúchame: Dudo en verdad que tu padre y ella… -Negando con su cabeza- ¿Por eso la odias tanto?  ¿Por qué crees que ella y tu padre son amantes?

-¿Crees que no es razón suficiente? Mira esta noche como ejemplo.- insiste con aprehensión.-  ¿Qué empleada dejaría a su amiga abandonada en un estacionamiento para irse a ver con su jefe a tan altas horas de la noche?

-Sakura es sumamente cerrada en su trabajo Li. Casi siempre ha sido así. – Dice Tomoyo dudando las justificaciones del hombre.- Sakura se cuidó a si misma desde que era una adolescente. Su padre vivía casi siempre fuera de casa y ella vivía con su hermano mayor.  Cuando Sakura cumplió diecisiete, se fue al África con su padre a una expedición para unas ruinas conocidas como El Templo de Salomón. Allí casi pierden la vida.- Sorprendiendo a Li. –Todo por unos diamantes en conflicto. Sakura aprendió como manía del negocio de los diamantes y de su comercio.  De ahí en adelante conoció a tu padre gracias a su padre y el resto es historia.  Te puedo asegurar que Sakura admira a Hien Li pero jamás sería su amante.

Shaoran sintió una especie de peso ser liberado de sus hombros ante la declaración de Tomoyo. Pero ¿Por qué le tranquilizaba?

-Explica lo de esta noche- Discute Li no haciéndole caso a la razón.

-Claro que te lo explicaré. Hablaré con ella y te aseguro que para mañana tendré una respuesta.

-¿Por qué te interesa tanto que me lleve bien con Kinomoto o no? ¿Qué hay para ti en todo esto Daidouji?

-Para mi nada. – Sonríe con ternura- Solo que Sakura es una buena chica pero algo despistada.  Su vida consiste en trabajar a todo momento y eso no es saludable. Se que esta es una oportunidad esplendida para ella pero Hien Li ha dejado demasiadas responsabilidades en sus hombros…

-Responsabilidades que quiere que yo tome luego de la campaña de imagen.  – Suspira Shaoran derrotado y Tomoyo nota cierta queja de su parte.

-No tienes que cargar con todo el trabajo.  Hay personas alrededor tuyo y de Sakura que saben hacer buen trabajo. Solo tienes que conseguirte a alguien muy responsable para trabajar de cerca contigo.

-¿Por qué no tu amiga? – Pregunta Li.

-Porque tengo entendido que Sakura y tu llegasteis a un acuerdo que una vez tomes el mando, ella se marchará de la empresa.  ¿O me equivoco?

-No. No te equivocas. – Dice algo molesto y es captado por la amatista.

-Escucha: Dame la oportunidad de hablar con Sakura. Te aseguro que mañana tendré respuesta a tus dudas.

-.Estos días tendremos mucho trabajo.

-En especial tú. ¿Para cuando está pautada la entrevista con los reporteros?

-No tengo idea. Eso es trabajo de tu amiga. – Recordando algo. -¿Por qué hiciste el comentario de mi tatuaje?

-Espero que no te haya molestado.

-No me molesta. Pero a tu amiga si. Esto sería lo último – rodando sus ojos, exasperado.- Que no le gusten los tatuajes.  O las personas que los usan.

-Sakura no tiene prejuicios de ese tipo. – Le dice Tomoyo sonriendo más ampliamente.- Solo que le ha molestado que yo supiera eso y ella no.

-¿Por qué habría de molestarle? Si lo viste cuando me cambié la camisa hace dos días en la oficina al caerme una taza de café caliente en la que llevaba puesta y tú entraste en ese momento.  Debiste aclarar eso.

Tomoyo sonríe aun mas no soportando emitir una tenue carcajada para añadir.- ¿Qué diferencia hacía que lo aclarara así o no? A mi me apenó tanto así que nunca vi en realidad de que se trataba tu tatuaje… aunque es grande…

-Así es. – Dice el varón no muy convencido por su declaración. –Es grande… bueno, mediano. Ocupa parte de mi brazo desde aquí- Señalándose a si mismo. – y mitad de la espalda.

-¡Santo cielo! ¿No te dolió?

-No. No duele… casi…

Ambos se rieron al unísono y Shaoran notaba que tan afable era Daidouji y llevadera contrario a su amiga Sakura a quien no soportaba ni en pintura.

“Pero si en verdad no se está acostando con Hien ¿Por qué demonios no lo desmintió cuando le pregunté aquélla vez en mi departamento?”

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

Tomoyo llegó avanzada ya la media noche al departamento de Sakura. Cuando entró lo primero que vio fue a la de ojos verdes con una mezcla de alivio y cierta preocupación además de interrogante en su mirada.

-Tardaste mucho. ¿Qué andabas haciendo en la calle?  Pasan de las doce. Pensé que te encontraría aquí. Y tampoco dejaste mensaje en el contestador.

-Tomé algo con un amigo.- Revela retirándose su cartera y su chaqueta.

-¿Un amigo? No me digas que te encontraste con Yukito…

-¡No que va! No lo he visto aun. No. Me encontré con Li en la salida de la empresa.

-¿Te fuiste de tragos con Él? – Pregunta pasmada.

-No. Cenamos. –Observando el gesto de estupefacción en su mirada y añade.- ¿Qué te pasa Sakura?

Sakura se mordió la lengua ¿Qué justificación tenía para prohibirle a Tomoyo salir con Li? Ya de por si parecía que la situación iba muy profunda cuando escuchó la revelación del tatuaje mas temprano.

-Nada- Dice al fin- No me pasa nada.

-¿Cómo te fue con tu jefe? ¿Qué quería?

-Quería coordinar unas cuantas cosas,  previo a la campaña. Se marcha mañana temprano a América. – Nota el dejo de tristeza al revelar aquello último y Tomoyo se aturde un segundo. ¿Acaso era posible que no conociera en verdad a su mejor amiga?

-¿Vuelve pronto?

-Eso espero. Pero mientras quiere que su hijo y su hija se muden en una casa que acaban de comprar.

-¡Una casa!

-Lujosísima. – Afirma Sakura pasándole a su amiga el portafolio donde está la foto y Tomoyo observa las fotos de la propiedad y la mira con estupefacción. – Es prácticamente un palacio. – encogiéndose de hombros.- Ahora me toca lo mas difícil.

-¿Qué cosa?

-Convencer al gruñón de Li a que se mude a la casa. –Tomoyo observa las fotos nuevamente.- ¿Alguna idea en particular?

-Si, pero no te va a gustar.

-Acepto sugerencias.

-Bien. Pues… mudarnos nosotras allí también.

-¿Qué? –Pregunta segundos después pensando que escuchó mal.

-No, piénsalo bien.  Mudamos parte de las actividades de relaciones públicas allá y también parte de las entrevistas en la casa. En especial el jardín se presta para ello… y Li no podrá objetar. Es parte de su trabajo.

-¡Excepto que yo tendría que pasar mas tiempo con él! Verlo cuando salga de mi habitación y cuando me vaya a acostar…

-Al menos no tendrás que verlo dentro de tu cama Sakura…- Dice Tomoyo sonriendo suspicazmente.

-¡Por favor! Si es prácticamente… imposible.  No. Me quedo donde estoy…

-¡Ah bueno! – Se lamenta ella.- Bueno, veré si entonces logro yo convencerlo. Me encantaría pasar unos días en esta casa.

-¿Te atreverías?

-Necesito hacerle unas pruebas a la señorita Li de vestuario antes de la sesión de fotos.  Y unas fotos en esa piscina serán fantásticas para la publicidad. Tengo que hablar con el fotógrafo pero creo que será fantástico.

-¿Mandaste el diseño de tus ideas para joyas a la joyería Tsin?

-Claro. Dicen que tendrán las joyas para finales de esta semana.- Contesta su amiga concentrando su conversación en materia de negocios y mas nada. Pero Tomoyo notaba que Sakura estaba más que impaciente por preguntarle que pasaba entre ella y Li.

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

La joven de ojos cafés y cabellos oscuros recorría la casa con la boca abierta. Si bien le tocó vivir en lujosos hoteles y fantásticas casas de playa para las sesiones de fotos en América, ahora mismo recorría los pasillos de aquella magnifica casa con una cara de estupefacción y un anhelo de sorpresa. Acompañada de Sakura y Tomoyo, observaba cada uno de los rincones de aquella exquisita mansión estilo castillo chino que tenía tres niveles. La casa estaba exquisitamente adornada y todo era de temática oriental.

Notó la presencia de unos cuantos sirvientes realizando quehaceres en los jardines y trapeando los pasillos. Otros parecían revisar el sistema eléctrico de la mansión y hacían retoques de pintura en algunos sitios.

-Supuestamente esta es una de las habitaciones. – Anuncia Sakura abriendo una de las puertas del segundo piso. Fuutie y Tomoyo observan una habitación exquisitamente decorada con unos enormes ventanales y puertas que daban a una especie de galería en el segundo piso, con muchas macetas y plantas en ellos.

-¡Sakura! Es fantástica. –Exclama la china emocionada. Mira hacía arriba y añade.- ¿Ese es el tercer piso? – notando un techo de tres aguas con ladrillos rojos. Donde finalizaban los canaletes de agua para la lluvia eran cabezas de dragones chinos pequeñas de color verde jade. -¿Tengo que vivir aquí?

-Esa es la idea. –Dice Sakura añadiendo.- Es la casa de la empresa. La compraron para…- observando a Tomoyo y buscando ayuda.

-Para la campaña. Pero por supuesto tienen pensado que tu hermano viva en ella.

-¡ES hermosísima! Es un palacio – Suspira dando una vuelta delante de ellas como si fuera una chiquilla. Observando la cama de dos plazas y se sienta en ella para observarlas.- Se parece mucho a una casa que vivimos siendo pequeños…- Suspirando melancólicamente. –Xiao Lang no la recordaría. Era aun un bebé.

-¿Crees que pondrá impedimentos para vivir aquí? – Pregunta Sakura.

-No lo se Sakura. Mi hermano es tan orgulloso un día y humilde el otro día, que es difícil determinar que hará o que no. No puedo responder por él.- Nota el rostro de aflicción de la ejecutiva por lo que dice.- Pero, haré algo para ayudarte.

-¿En serio?

-¡Claro! – Poniéndose de pie y caminando hacía el pasillo. Ambas chicas la siguen y Fuutie da con las escaleras que guían hasta el tercer piso.- ¿Creen que las habitaciones de arriba sean iguales? –subiendo los escalones.

-En verdad no lo se Fuutie- Dice Sakura siguiéndole el paso a la china. Tomoyo les sigue mientras suben los escalones y van a dar con una puerta. Fuutie gira el pomo de la misma para encontrarse con una enorme sala que se notaba que era privada.

-¡Madre Santa! – Declara la joven china sorprendida viendo las puertas  que separaban los espacios y los enormes ventanales que daban a la piscina de la residencia en un lado y al otro a la entrada privada de la mansión.- ¡Esto es una casa independiente! –Observando la decoración y los muebles, sigue más al fondo para dar con otras dos puertas y nota la enorme cama  con dos mesas de noche y ventanas de lado y lado, al fondo observa el enorme baño donde encuentra una tina gigantesca estilo jacuzzi, una ducha modernísima, dos lavabos y demás.  Saliendo de allí observa el guardarropa con un vestidor incluido y un intercomunicador. -¡Sakura! ¿Esta habitación es la de mi hermano?

-.En verdad no se decirte. Se que abajo hay cuatro habitaciones mas…

-¡Esta es una suite!  Creo que esta es la habitación para un matrimonio…- sonriendo a su alrededor. –Creo que es perfecta para Xiao Lang.

-¿Lo crees?

-¡Claro! Tiene una privacidad que las otras no. Y espacio también. Además aquí podrá traer a sus chicas sin problemas.

-.¿Chicas? – Pregunta Sakura en un ahogo mientras Tomoyo se ríe sutilmente.

-Claro. Tiene mucha privacidad.  Y mi hermano es guapísimo. Le llueven las mujeres ahora que está sin un solo centavo y es prácticamente un desconocido. ¡Imagínate cuando se sepa que es el nuevo jefe de Diamantes Li! Se convertirá en el soltero mas codiciado.

-Estará bajo el ojo público Fuutie- Regaña Sakura a la joven Li.- No puede estarse viviendo de mujer en mujer o mudar a una mujer que no sea su esposa aquí… ¡Seria contraproducente!

-No Sakura- Discute Tomoyo sorprendiéndole.- La vida de Li estará en el ojo publico pero no puedes negarle la privacidad que concede esta habitación. Si el quiere estar con mujeres puede hacerlo. De todas maneras es un hombre muy guapo y sigue soltero.

Sakura abrió la boca sorprendida y de repente se sentía muy acalorada. Observa el lecho delante de ella mientras Tomoyo y Fuutie abrían uno de los balcones y observaban la impresionante vista de la casa. La brisa fresca agitaba los doseles de la cama que estaban pegados a la pared y con ella, el lino que les adornaba y las sabanas de lino que tendía la cama. Pudo imaginarse al joven Shaoran despertar cada mañana en aquella suculenta habitación y por un segundo, solo un segundo, sintió acalorarse cuando nota que no lo imaginaba solo: lo imaginaba abrazado a una preciosa mujer y sonríe besando su cuello.

La muchacha se voltea y contrario a su temor que se tratara de Tomoyo, se encontró con un rostro parecido al de ella.

-¿Sakura? ¿Sakura? – Zarandea su mejor amiga hasta que ella se voltea para encontrar sus ojos.- ¿Te pasa algo?

Niega con su cabeza intensamente y replica nerviosa.- Vamos abajo… tengo que volver a la empresa y dejarlas en la joyería para que vean los adelantos de las joyas a usar en las sesiones.

Tomoyo la sigue algo sonriente ante su actitud. ¿Qué sería lo que Sakura estaría pensando cuando decidió hablarle? Se quedó silenciosa observando aquella preciosa cama y era difícil pero no imposible cuestionarse lo que su amiga pensaba.

Fuutie por su parte, se retiraba preguntándoles.- ¿Creen que pueda conseguir que mi hermano me deje esta habitación a mi?

*-*-*-*-*-*-*-*-*-* Continuará.

Y la situación con los protagonistas no hace más que complicarse jijijiji. Como pudieron darse cuenta hay ya ideas mal concebidas entre los protagonistas que sazonarán un poco mas  sus pensamientos y sus confusiones traerán mas dudas entre ellos de quien confiar y quien no. Jajaja Tomoyo y Eriol se aprovechan de la ingenuidad de nuestra pareja para complicarles más la existencia. Fuutie Li se une al equipo para ayudar – o cree ella- a todos.

Como pueden percatarse la tensión entre los personajes está ahí. Solo falta el empujoncito que parece no querer llegar.  En el próximo capitulo se vendrán mas complicaciones y la noticia del “Nuevo Li” comenzará a tener sus repercusiones. Los periodistas quieren oler sangre y lo harán bajo cualquier medio. Viene alguien a sumarse a la causa de Shaoran Li.  Tomoyo se huele algo, Shaoran quiere ahorcar a Sakura y Sakura quiere que lo estropee un camión ¿o solo exagera?
¡Averígüenlo en el próximo capitulo!