22. Hechizo

Mi hermana estaba preparando la cena, mientras que papá y el tío perdían el tiempo en sus interminables partidas de Shogi. Tía Nodoka empezó a traer las bandejas con lo que sería la cena y me levanté de mi asiento con intención de ayudarla.

– “Hija, ve a buscar a Ranma que debe estar en el Dojo, ya va a estar la cena” – le sonreí, pero me limite a no pelear, estaba de buen humor y no quería arruinarlo, aunque me dedicaron miradas sorprendidas, tanto la tía como mi hermana.

Me dirigí al Dojo e intentando no hacer ruido, asomé mi cabeza al interior y me asombré de no verlo. Estaban las luces prendidas y se suponía que estaba ahí. Termine de entrar revisando más concienzudamente el recinto cuando de pronto, siento que alguien me toma por detrás. Al principio me sorprendí, pero inmediatamente pude reconocer quien era mi captor.

– “Pense que no estabas”

– “Te escuche venir, y pensé en sorprenderte” – su voz fue como una caricia sobre mi cuello

– “Pueden vernos”

– “Están todos ocupados, no te preocupes”

– “Creo que alguien te dio una pócima, o algo, este no pareces tu” – lo sentí removerse pero no se movió de su posición

– “Si.. estoy hechizado”

– “¿QUE?” – intente darme vuelta pero el me lo impidió – “¿Quien te hechizo? ¿Estas bien?”

– “Tu me hechizaste”

– “Qu.. que ¿que? ¿Que yo hice que?” – mi voz se iba elevando – “¡Yo no te hechice! ¡No hice absolutamente nada! ¡Así que es por eso! ¡Maldición! ¿Porque no me dijiste?”

– “Sh.. calmate, que ahi si se van a enterar y van a venir a ver” – intenté moverme pero él seguía firme en su abrazo – “me hechizó tu mirada..” – fue un susurro, casi una caricia que me desarmó por completo – “tu sonrisa” – no pude evitar sonreír ante su comentario, y aferrarme mas a el – “y sobre todo, me hechizó…” – me apretó mas contra si, y se encaminó hasta la puerta del Dojo – “tu mazo, ¡¡¡siempre me deja viendo las estrellas!!!” – el muy descarado me sacó la lengua y salió corriendo. Yo me quedé ahí, congelada, sin reaccionar, y cuando lo hice, ya era muy tarde. El muy escurridizo se había ido..

– “¡¡¡RRRAAANNMMMMAAAA!!! ¡¡¡Ven aquí!!!” – y salí como alma que lleva el diablo a molerlo a golpes para que no se olvide de mi “hechizo”

21. Paz

Nos quedamos abrazados disfrutando el momento. Finalmente se tranquilizó, aunque esporádicamente seguía hipando un poco.

– “¿Estás bien?” – ella me respondió con un movimiento de cabeza y un murmullo ininteligible

– “¿Por qué lloras todavía?” – levantó su mirada y me clavó esos ojos chocolate como intentando descubrir si realmente yo habia preguntado eso

– “Porque estoy feliz, baka” – y volvió a abrazarme. La noche llegó sin prisa y sin pausa, la luna estaba alta en el cielo iluminando todo, nosotros ni siquiera nos habíamos levantado a encender una luz, cuando escucho que alguien entra por la puerta principal.

– “¡Llegue!”

– “Es Kasumi..” – le susurré a Akane

– “¿Hay alguien?” – y la luz del pasillo se encendió. Tome a Akane, y sin hacer ruido salimos del comedor, salté sin mayor esfuerzo y la deposité sobre el tejado, aun sin soltarla por completo. La bombilla del comedor se encendió, se escucharon pronto los inconfundibles ruidos de ollas, seguro Kasumi se había dado por vencida buscando a alguien en la casa y se dispuso a cocinar.

Y ahí estábamos, sobre el tejado, con la luna como único testigo, viéndonos como dos idiotas. Ella se separó lentamente de mi y se sentó a un lado.

– “Podrías haber empezado por el final”

Yo solo pude sonreír por su comentario..

– “¿Hubieras preferido estar doblemente comprometida conmigo?”

– “Oh.. no estoy prometida, solo estoy de novia” – y soltó una suave carcajada que me mortifico, no había pensado en eso

– “No importa, es mejor así” – rebatí yo, y tomé asiento a su lado

– “Pensé que habías estado jugando conmigo..” – me soltó de repente, con la vista perdida en la hermosa luna que iluminaba nuestros perfiles

– “¿Me crees capaz?”

– “mmm…” – apoyó su cabeza en mi hombro y yo pude ver mejor sus facciones – “Tal vez”

– “Tienes un gran concepto de mi, gracias” – le dije fingiendo que estaba dolido.

20. Quiero

Sabía que iba a ser doloroso decirlo de esta manera, pero todo tenía un motivo y creo que fue peor para mi que para ella. Hago todo por velar por su seguridad y soy el idiota que la hace llorar, no tengo perdón. Pero quería hacer las cosas bien, como ella se merece, aunque en este momento quiera matarme. Suavemente tire de su muñeca y la senté sobre mis piernas, acunándola en mis brazos, sus lágrimas no dejaban de caer, pero estaba asombrada, pronto intentó removerse entre mis brazos pero no la dejé, no debía irse aún.

– “Shhh…” – intenté calmarla pero solo logré que quisiera escapar con más fuerza. Sin soltarla un segundo, la consolé hasta que se calmó un poco, necesitaba terminar de hablar con ella, costara lo que costará, así terminara una semana en el hospital por lo que estaba haciendo. Espere un rato más hasta que el sonido de su respiración se normalizó y continue con lo que había empezado.

– “Quiero terminar el compromiso que nuestros padres hicieron” – le dije cuando me estaba mirando como si quisiera matarme.. y es que si las miradas mataran, yo estaría bajo tierra, y varias veces – “porque quiero pedirte, yo, Ranma Saotome, que seas mi novia, sin compromisos, sin obligaciones, solo tu y yo”

Ella me miró como no creyendo lo que yo le estaba diciendo, y quise transmitirle cuanta verdad encierran mis palabras. No había titubeado ni una sola vez, por una vez en la vida, estaba seguro de algo.

Nuevamente lágrimas se agolparon en sus ojos y yo ya no podía soportar verla de esta manera, ¡esta vez le había dicho algo bueno!

– “¿Es en serio?” – me dijo con un hilo de voz

– “Muy en serio” – y sonreí, realmente estaba contento por haberme animado a hacer una cosa así. Ella se lanzó a mis brazos y siguió llorando. Yo ya no entendía nada y empecé a pensar que ella no quería estar conmigo. La duda empezó a hacer mella en mí y un escalofrío que ella notó, trepó por mi columna.

– “Idiota, insensible, baka, miserable… Quiero” – ¿Que? Dijo ¿“Quiero”? ¿Yo acaso escuche bien o fue producto de mi imaginación? Baje la mirada para comprobar lo que imagine y me estaba mirando con una sonrisa plasmada en sus labios y aun con varias lágrimas agolpadas en sus ojos, de pronto, se lanzó hacia mí y no pude más que abrazarla con todas mis fuerzas.

19. Decisión

Juro que sentí como si algo se quebrara dentro de mi. No lo puedo creer. ¿Y nuestra salida? ¿Los momentos buenos que tuvimos? ¿Fue solo una farsa? ¿Me estuvo usando? La vista se me nubló y ríos cristalinos deslizaban por mi rostro, no puedo evitarlos aunque quiera. En un intento desesperado, tomé su rostro, intentando ver más allá de su azulada mirada, pero todo lo que vi en ella fue decisión. No puede ser, me estuvo probando, seguro que lo hizo con las otras tambien y yo no resulte la elegida.

Él simplemente estaba ahí, mirando impasible mientras todo mi mundo se vino abajo, sin decirme absolutamente nada, ni siquiera una explicación, ni una palabra, nada. Entiendo que el compromiso era justamente eso, un compromiso impuesto por nuestros padres, pero de ahi a que me lastime de manera tan cruel, realmente no esperaba una jugada así de él.

Levante mi vista una vez más, y no puedo recriminarle nada, no tenía corazón, y había destrozado el mío. Ni siquiera puedo pegarle, desahogarme, nada.

Como pude intenté ponerme de pie, pero su fuerte mano retuvo mi muñeca, y lo miré enfurecida, y vi algo que antes no había notado en su mirada…