Clase 13: Todo Cambia

Clase 12: Invitacion
December 6, 2012
Clase 14: Escuela de Combate Estilo Libre Saotome – Tendo
December 6, 2012

Clase 13: Todo Cambia

– “Tu sonrisa, ese es tu hechizo” – ella se ocultó un poco más en su pecho para evitar que vea su sonrojo

– “A veces no pareces el mismo chico inmaduro que llego a mi casa hace un par de años atrás”

– “¿Tengo que tomar eso como un cumplido?”

– “Tal vez” – ella jugueteaba con sus dedos con los botones de la camisa china de su prometido. El se dejó acariciar y se quedaron ahí hasta que la luna llego al punto más alto del cielo…

Clase 13 – Todo cambia…

Una semana más tarde…

En el Dojo Tendo había dos chinos dispuestos a combatir. Alrededor se encontraba toda la familia Saotome, Tendo, y Cologne.

El arbitro: Ranma Saotome

– “Las reglas son claras: Si Mousse gana, Shampoo deberá casarse con él, tal como lo dictan las leyes amazonas. Si Shampoo gana, Mousse no tiene derecho a reclamarla más como esposa, ¿quedó claro?”

– “Yo querer agregar regla..”

– “Por mas que vos ganes el combate, yo no voy a casarme contigo, no sigo leyes amazonas, por ende, lo que tu consideres, no es lo mismo para mi” – la china estaba furiosa..

– “si yo ganar, pato tonto trabajar en Nekohaten, gratis”

– “Yo no soy un esclavo Shampoo, no puedes hacer de mi lo que tu quieras, ya no mas”

– “que decir pato inútil, tu solo servir como mesero”

– “Yo solo quiero ser feliz a tu lado, pero no te importa eso” – a Mousse ya poco le importaba que si ganaba se desposaría con Shampoo, ya no quería que lo traten como a un esclavo – “Si yo gano, quiero ser libre, no quiero trabajar mas con ustedes”

– “Perfecto” – finalmente intervino Cologne – “Si Mousse gana, se irá del Restaurante, si en cambio, pierde, deberá trabajar gratis, ni siquiera el sueldo que recibes ahora te pagaré”

– “¡ser buen trato bisabuela! ¡nosotras tener mesero gratis de por vida!”

– “¿Te parece bien el trato Mousse?” – Ranma le preguntó al chico de las gruesas gafas…

– “No perderé, me parece bien”

– “Bien, habiendo establecido nuevas reglas y que todos están de acuerdo, que de inicio el combate”

Tanto Mousse como Shampoo se pusieron en guardia. La china estaba con sus típicos Chui, en cambio el chico de las gafas se preparó colocándose unas antiparras para mantener fijos y quietos sus anteojos, esa había sido la gran estrategia para que el chico pato pudiera ver en todo momento a su oponente. Ante la duda, y como recaudo, también planearon que se esconda varios pares de anteojos por si perdía los que tenía puestos.

– “¿Listos?” – ambos contrincantes asintieron – “¡Comiencen!”

La lucha no tardó en comenzar.. primero atacó la chica con una serie combinada entre patadas y sus Chui, mientras que Mousse se limitó a esquivar, esperando el momento preciso para contraatacar. Shampoo logró conectar una patada en uno de los brazos del chico que consiguió desestabilizarlo y enviarlo contra una de las paredes del Dojo.

– “ser todo, ahora tener mesero gratis”

Primero una daga y luego una lluvia de ellas se dirigieron a una confiada Shampoo que estaba vociferando su victoria antes de asegurarse que su oponente estuviera realmente vencido.

– “No me subestimes, y pelea como corresponde” – Mousse había terminado de erguirse después del último ataque y tomó su posición de defensa nuevamente.

La china no llegó a reponerse y a esquivar la lluvia de dagas cuando el chico pato reanudó el feroz ataque intercalando las dagas con bombas en miniatura atadas a sus extremos. Pequeños estallidos continuos comenzaron a suceder alrededor de Shampoo entorpeciendo su visión y nublando sus sentidos, momento que aprovechó Mousse para lanzarse en medio de la polvareda que se había levantado por las bombas y…

Segundos después, del otro lado del Dojo estaba una chica de cabellos púrpura contra la pared… inconsciente…

– “El combate ha terminado, Mousse gana”

– “Vaya mala semana para Shampoo, dos derrotas y de las dos personas menos pensadas”

– “¿Qué quieres decir con eso Nabiki?”

– “Nada hermanita”

– “Vaya, vaya, esto si es una novedad”

– “El combate ha sido justo vieja, su nieta perdió”

– “Lo sé yerno, parece que perseguirte la sacó de forma.. y el pato con una semana de entrenamiento serio logró vencerla”

– “Ya no es necesario que me llame asi vieja, no seré su yerno”

– “Al parecer no… ¿ya elegiste, cierto?”

– “Ese no es tu problema, tienes algo más importante de que ocuparte… ” – Cologne miró al chico de la trenza, y ya no lo vió como el adolescente inseguro que conoció hace años – “deberás conseguir un mesero y pagarle…” – Si, seguía siendo el mismo…

Mientras tanto Akane estaba con Mousse al otro lado del Dojo.. nadie se había levantado a ayudar a la inconsciente de Shampoo.

– “¡Le ganaste! ¡Eres libre!”

– “No pensé que sería tan sencillo…”

– “Shampoo se confió, igual que conmigo, jamás imaginó que yo podría ser más fuerte que ella, o que tu la retaras a un duelo serio, pagó las consecuencias de creerse mas”

– “Supongo..”

– “¿Por que aun no estas feliz? ¿Conseguiste lo que querías, cierto?”

– “En cierta forma sí, pero hubiera preferido que se de cuenta de lo que siento por ella y no simplemente utilizarme”

– “Ella cree que siempre estarás con ella, déjala.. ya se dará cuenta”

– “No lo se… supongo que volveré a China…”

– “¿Es necesario? Puedes quedarte aquí si quieres… podrías ayudarnos con la competencia, aunque sea hasta el evento, y ahí decides.. ¿te parece?”

– “Les debo mi vida, mi libertad, hacer algo por gusto para variar no está mal” – Mousse sonreía agradecido a esa chica que sin quererlo ni buscarlo, le había otorgado la oportunidad de su vida – “esta semana entrenando con ustedes fue muy útil para mi, mejoré mucho mi técnica”

– “A mi también me has ayudado mucho con el manejo de armas, puede ser muy útil” – de la nada sacó el mazo más grande hasta el momento, Akane reía de forma maníaca.. con la ayuda de Mousse pudo incrementar el tamaño de su mazo considerablemente. Así como lo había sacado, lo volvió a guardar – “muy útil…”

Durante la siguiente semana se dedicaron a entrenar con ayuda de Mousse en la parte de Armas, Ranma se estaba ocupando de los combates y Akane finalmente en la de Katas. Los alumnos estaban tomando horas extras de entrenamiento para estar a punto y dar una buena impresión en el torneo que se aproxima.

– “¿Necesitan ayuda?” – Ukyo apareció arrastrando a un no muy feliz Ryoga consigo – “Pensé que podríamos hacer algo por ustedes”

– “¡Déjame ir!”

– “Tu te quedas aquí y ayudas” – Ukyo finalmente arrastró dentro del Dojo a Ryoga que cayó de bruces al suelo con el delicado movimiento que le propinó la cocinera – “Perdón por no avisarles, pero me pareció lo mejor”

– “Por mi está bien, me podría dar una mano en combate el cerdo” – Ranma miró a Akane que se había quedado paralizada observando la escena frente a si – “¿Tu que dices?”

– “Que si ayuda, está bien…” – no lo había dicho convencida, pero si se estaba esforzando en ello

– “Perfecto, ve y ayuda a Ran-chan con eso” – y le dedicó una mirada que Ryoga no pudo desobedecer – “yo iré a preparar algunos bocadillos para cuando terminen”

Akane prefirió concentrarse en sus alumnos y en lo que debía corregirles, mientras que Mousse seguía con lo suyo en armas.

– “Bueno Ryoga, vamos a ver si has mejorado”

– “No te creas que me podrás ganar tan facilmente”

– “¡Ustedes presten atención!” – Ranma se dirigió a sus alumnos…

Tanto el chico de la trenza como el de la bandana se pusieron en guardia, se midieron y estudiaron como solo pueden hacerlo dos viejos rivales. Ambos conocían los puntos débiles del adversario y no dudaban en usarlos. Como si hubieran escuchado una señal externa, los dos se lanzaron al mismo tiempo contra su rival. Lo intentaron con sendas patadas que formaron una cruz, pero no pudieron hacerse daño.

Volvieron a intentar con golpes de puño, pero todo parecía una perfecta coreografía sincronizada de bloqueos y ataques. Se notaba que ninguno de los dos estaba peleando con todas sus fuerzas.

– “¿Que diablos te pasa? ¿Porqué no peleas como hombre, nenita?”

– “Idiota, la idea es mostrarles como se hace, no matarnos” – Ranma miró de mala manera a su rival / amigo – “Aparte, el que está peleando como un cerdo sos vos, ¡estas lento! ¿dejaste de entrenar?”

– “Claro hermafrodita que deje de entrenar, estuve sirviendo mesas como esclavo las últimas semanas” – una espátula voló de quien sabe donde para dar en la cabeza del chico perdido – “¿Que te pasa Ukyo?”

– “Malagradecido” – fue toda la respuesta que dió la chica de las espátulas que volvió a desaparecer por donde había llegado

– “Vaya vaya, parece que han logrado domesticar al cerdo”

– “Mirá quien habla…” – Ryoga aprovechó a un sofocado Ranma para atacarlo y logró propinarle un buen golpe de puño.. mientras Akane que había escuchado la riña se limitó a toser incómoda.

– “Bueno, aquí tienen, hay que comer mucho para estar sanos y fuertes” – Ukyo apareció en la puerta cargada con bandejas llenas de Okonomiyakis de varios gustos – “Vamos, sirvanse y tomen un pequeño descanso” – Kasumi apareció tras ella con tazas y té para todos.

Los alumnos no titubearon ante la idea del merecido descanso y lo que se les ofrecía. Al rato todos estaban probando las delicias que se pusieron a disposición.

– “¿Como se sienten para la competencia? No faltan muchos días..” – los alumnos se miraron entre si, algo nerviosos..

– “No importa como les vaya, sino que se esfuercen al máximo y dar lo mejor de ustedes, sin importar los resultados” – Akane le había contestado amablemente a Ukyo haciendo sentir bien a todos sus alumnos que la miraban agradecidos.

– “Akane-sensei, usted tiene razón, daremos lo mejor de nosotros, así les vamos a demostrar lo agradecidos que estamos a usted, a Ranma-sensei y a sus amigos por ayudarnos” – uno de los chicos anotados para la competición en Katas había tomado la palabra, el resto simplemente asintió dando a entender que ellos opinaban de la misma manera.

– “No se preocupen, nosotros vivimos de esto, y que haya más personas interesadas en aprender un arte como este nos llena de orgullo” – Akane les dedicó una hermosa sonrisa – “Gracias Mousse por ayudarnos con las armas, Ukyo por la comida y Ryoga con lo de combate”

– “Yo te lo debo, y voy a hacer lo posible para ayudarte en lo que sea” – Ryoga bajó la cabeza cuando le respondió a Akane

– “No me debes nada, pero me alegro que quieras ayudarnos”

– “A mi me conviene, he mejorado mucho entrenando con ustedes que atacandolos” – ese era Mousse, que desde hacía unos días estaba viviendo, ayudando y entrenando en el Dojo.

– “hahahahaha es que soy el mejor maestro de todos” – todos miraron al egocéntrico de Ranma riendo como si fuera un villano despiadado en una película de poco presupuesto..

– “Callate” – Akane sacó su mazo hiper grande que Mousse le había enseñado a utilizar y dejó estampado en el suelo dejando a sus alumnos atónitos ante esto. El resto ya estaba acostumbrado a las sutilezas de Akane, aunque hacía rato que no se veian.

– “Que bruta eres” – Ranma sacó la cabeza del enorme agujero donde había estado mientras se la acariciaba para que el dolor pasara cuando Akane le dedicó una mirada capaz de helar al mismísimo infierno. El simplemente sonrió… no era masoquista, pero extrañaba un poco sus peleas con Akane, aunque prefería sin lugar a dudas otras cosas…

Ella simplemente lo miró y la pelea no pasó de ahí para los asombrados Mousse, Ryoga y Ukyo, que aunque sabían que las cosas estaban bien entre ellos, no era lo mismo tener una muestra tan cercana.

– “Nos quedaría terminar de practicar la demostración que vamos a hacer el dia de la competencia” – Akane volvió a iniciar la conversación

– “Si, lo se, aunque ya tenemos claro que movimientos hacer, nos queda pulirlo y que salga perfecta”

– “Oye Ran-chan, ¿es abierta al público la competencia no?”

– “Claro, pueden venir si quieren, tu, el cerdo y el pato”

Luego del refrigerio entrenaron un poco más, Mousse seguía con su grupo de armas, Ryoga se estaba encargando de los de combate y Ukyo le marcaba los errores en las posiciones a los que hacían las Katas. Por otro lado tanto Akane como Ranma practicaban la demostración para la competencia.

El día concluyó y todos fueron a descansar después del arduo trabajo que hicieron.

Ukyo se llevó a Ryoga para volver al local donde estaba seguro de no perderse, no así en las calles de la ciudad. Mousse terminó de limpiar el Dojo, lo hacía desde que se estaba quedando ahí para pagar un poco las molestias que se tomaban para con el.

Los más jóvenes de la casa aun charlaban sobre la demostración mientras veían a Kasumi y Nodoka sirviendo las cosas, faltaba poco para cenar.

La competencia se acercaba sin prisa… pero sin pausa y todos los preparativos estaban en marcha.

Notas de la autora: De a poco nos vamos acercando al final… que me está costando escribirlo. Lo intento, lo intento y mi musa se resiste. Pero esta en puertas. También comencé a subir algo que tenia hace un tiempo escrito, son cortitos, asi que espero que también les guste. 
Nos vemos en el próximo capitulo!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


*