6. Sudor

5. Lagrimas
September 18, 2012
Nuevo vídeo de Mikki
October 29, 2012

6. Sudor

Ranma y Akane, Sudor

Ahí estaba él.. se lo veía tan concentrado en su práctica que no se percató que yo estaba mirándolo desde la puerta. Es verano, y pequeñas gotitas de sudor invaden sus músculos y yo solo puedo pensar que me gustaría ser como todas ellas.
Un golpe de puño combinado con una patada, sus movimientos son perfectos, controlados, certeros, se nota que desde que nació se dedica a las artes marciales porque no se ve esfuerzo en sus facciones, sino simple concentración y placer en lo que está realizando.
De pronto, hace un salto y gira en el aire… cae como si fuera una pluma a centímetros mío, sin dudas tiene un control perfecto de su cuerpo, no así de su boca..
– “Vaya vaya, ¿estás entretenida?”
Se que si le respondo, tendría que hacerlo con un golpe, así que me limito a pasarle la pequeña toalla que le traje para que se seque un poco antes de ir a bañarse. Me mira extraño, él sí se imaginó un paseo por la ciudad, yo sin embargo tengo tanto calor que ni ganas tengo, prefiero acompañarlo mientras practica, ya que si lo mando a volar, no tengo más nada para hacer.
– “Gracias, lo necesitaba” – y me vuelve a tirar el pequeño trozo de tela húmedo.Tomé asiento a un costado del Dojo y el vuelve al centro para reanudar su práctica.

Ahí estaba de nuevo esa danza mortal perfecta, no podía admitirlo en voz alta, pero es realmente admirable…
Un rato más tarde me levanté, y salí de ese lugar, necesitaba tomar aire, verlo así estaba causando un efecto extraño en mi… y no estaba lista para admitirselo al egocéntrico número uno de la ciudad.
Fui a la cocina a buscar una bandeja con un poco de té y galletas que mi hermana había preparado, tomé aire y me encamine hacia el recinto.
Entré y me senté en mi lugar nuevamente, poco después estaba sentado al lado mío tomando una galleta y secándose nuevamente con la nueva toalla que traje en mi breve paseo.
Me gustan estos momentos donde no hacen falta palabras, así evitamos los malos entendidos, y por sobre todo, las peleas.
Me senté mirándolo directamente y en sus ojos yo podía leer claramente que estaba confundido, que no entendia porque habia abandonado la taza de te para mirarlo directamente.
Respiré hondo y me llene de valor, tome su brazo y lo miré…
– “Ranma.. quiero que me entrenes”
El no dio crédito a lo que escuchó, yo no deje de mirarlo para hacerle entender que iba en serio.
Todo lo que les cuente a partir de que le dije eso a mi adorable prometido, estará de más.. porque si se imaginaron que salió corriendo, no lo vi hasta el día siguiente y encima, no le pude pegar porque el muy idiota no me dió tiempo ni para descargarme…
Imaginan bien…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


*