Clase 10: Como hacer una cita perfecta

Clase 9: Aliadas
February 16, 2012
Clase 10: Omake – La Tormenta
February 16, 2012

Clase 10: Como hacer una cita perfecta

Disclaimer: Ni los personajes, ni la historia de Ranma 1/2 me pertenecen, son de Rumiko Takahashi.

Inicio de Capitulo: 3 de Agosto del 2011

 

Esa noche, en el tejado, a la luz de la luna se encontraban dos jóvenes profesores de artes marciales disfrutando de su compañía y pensando solamente en el día de mañana.

Tendrían una cita con todas las letras.

 

Clase 10 – Como hacer una cita perfecta

Mañana de Sabado

Hora: 8.30am

Lugar: Dojo Tendo, Nerima, Tokyo

Dos hombres de mediana edad se levantaron a una hora no común para ellos.

Kasumi y Nodoka se ocupaban de preparar le desayuno cuando los vieron cruzar a hurtadillas el pasillo. Un presentimiento de que algo malo estaba por pasar cruzó por la cabeza de ambas, decidieron seguirlos sin ser descubiertas, total ellas eran las encargadas de despertar a la familia y que haya despiertos antes de tiempo, no era cosa de todos los días.

– “Tendo, hoy vamos a lograr unir nuestras familias”

– “Si Saotome” – Con lágrimas en los ojos y felices por lo que estaban por hacer, los hombres juntaron sus brazos en señal de victoria.

Ahí estaban ellos dos, en su posición de victoria, ensimismados con el plan que iban a llevar a cabo para unir las escuelas, riendo como desquiciados cuando sienten un escalofrío en la espalda. Sin querer moverse mucho, porque ambos tienen los instintos de supervivencia bien entrenados, las risas se detienen en seco y pueden ver dos miradas furibundas dirigidas hacia los dos patriarcas. Allí en el quicio de la puerta estaban Kasumi y Nodoka mirando de una forma poco común en ellas, frío y desprecio en sus miradas, habían escuchado sobre “el nuevo plan” y no estaban dispuestas a echar todos sus esfuerzos por la basura por culpa de los dos hombres. Sin perder la calma, pero sin dejar de mirar al par de hombres que habían quedado como congelados en esa ridícula posición, Nodoka se acerca, lenta y pausadamente, a su esposo, pero con suficiente espacio para que Soun también escuche.

– “Querido” – hizo especial énfasis en la palabra y los pocos pelos que había el cuerpo de Genma Saotome se erizaron – “Te recomiendo que si tu garganta no quiere conocer el filo de mi katana… no hagas ningún plan” – Genma solo tragó en seco

Kasumi solo había hecho una señal de asentimiento haciéndole notar a Soun que si a el se le ocurría seguir con “el plan”, ella estaría dispuesta a algo parecido. Kasumi enojada era algo realmente de temer. A diferencia de su amigo que permaneció mas calmado, el patriarca Tendo empezó a llorar a moco tendido rogándole a su hija piedad.

Las mujeres habían encontrado a los patriarcas en el momento justo para frenar algún plan ridículo en contra de la joven pareja de la casa. Tanto esfuerzo les había costado mantener en secreto todo para que a ellos se les ocurra poner en practica alguna de sus ridículas ideas. Había que sacarles las ganas de juntar las escuelas a como de lugar… si supieran la verdad se darían cuenta que las escuelas estaban mas juntas que nunca, pero todo lleva su tiempo y nadie tenia derecho a interrumpir, ya bastante lo habían hecho en el pasado sin ningún éxito. Esta vez seria a su manera.

Kasumi y Nodoka dedicándoles otra mirada glaciar vuelven a la cocina para terminar de preparar el desayuno.

– “Tendo, ¿Que le parece pasar el fin de semana entrenando en las montañas?”

– “Me parece maravilloso Saotome”

Sin mas explicaciones ambos salieron corriendo, para al menos no volver en un par de días.

Un poco mas tarde esa misma mañana…

– “¿Se fueron?”

– “Si..” – un suspiro salio de sus labios – “ni siquiera se llevaron algunos víveres”

– “Seguro tienen algunas reservas por el bosque, para ocasiones como estas”

– “¿Habría que despertarlos, no?”

– “Es Sábado, déjalos dormir un poco mas”

– “¿Y Nabiki?” – Ambas charlaban mientras realizaban las tareas hogareñas

– “Creo que sale esta tarde, se va con sus amigas a un nuevo hotel que abrieron, ya sabes que esas cosas le encantan”

– “Podríamos dejar la cena preparada para que no haya problema… y…”

– “Oh, que buena idea” – una sonrisa se forma en sus labios – “¿Donde vamos?”

– “Abrieron hace poco unas fuentes termales, Nabiki fue hace unas semanas..”

– “Es muy buena idea Kasumi.. de paso ellos podrán estar solos al menos un tiempo”

– “Bien, vos a dejarles una nota..”

Un rato mas tarde Nabiki se levantó y con su maleta lista se sentó en el comedor mientras su hermana le sirve su desayuno y salieron todas las mujeres juntas. En la casa solo se oían los pájaros cantar. Dos jóvenes dormían en sus respectivas habitaciones. No se imaginaban la sorpresa que había para ellos para cuando se despertaran.

Cerca del mediodía la luz que se colaba por la ventana le resultó el mejor despertador. Lenta y pausadamente se removió en la cama moviendo cada músculo de su cuerpo indicándole que ya era hora de despertar. Primero un ojo y luego el otro, ella nunca habia sido perezosa pero había días que le gustaba levantarse tranquila, sin preocupaciones por salir corriendo a la universidad. Miró el reloj y se asombró al notar la hora que era. Era muy extraño que su hermana no la hubiera despertado. Lentamente, como estaba haciendo todo desde que morfeo la había abandonado, se giró y apoyó los pies en el frío piso. Tomó una ducha rápida y bajó a ver donde estaban todos, se asombró al encontrar la casa en silencio y vacía con una simpática nota colgada del refrigerador con un gracioso imán de un chanchito.

“Nabiki salió con sus amigas por el fin de semana, nosotras aprovechamos también a tomarnos un descanso. Papa y Tio Genma huyeron, no van a aparecer en un tiempo. Aprovechen”

Abajo de la pulcra letra de su hermana, había una pequeña anotación “Ranma se masculino”, Akane se puso roja de repente, vaya cosas pensaba su tia.. Finalmente proceso la información, estaban solos y tendrían una cita de verdad, ¡ él lo había prometido !, pocas veces tenían semejantes oportunidades.. Ya habían tenido una cita cuando se declararon, pero luego de eso, nada.. hoy debían aprovechar al máximo.

Con renovados ánimos se dirigió a despertar al bello durmiente, apostaba que estaría durmiendo a pata ancha en su habitación.

Subió las escaleras contenta con el panorama y ahí estaba su prometido, tal como lo imagino.. se veía tan tierno con esa expresión relajada en su rostro que seria un crimen despertarlo. Terminó de ingresar a la habitación y se sentó a su lado, se quedó hipnotizada mirando como el pecho subía y bajaba acompañando su rítmica y tranquila respiración. No siempre, diría que casi nunca, podía darse esos placeres de contemplarlo, sin temor a ser interrumpidos o casados.

De improviso Ranma se dio vuelta y terminó con su rostro muy cerca de las piernas de Akane. Como si pudiera sentir su cercanía, una sonrisa se dibujo en su rostro.

– “A-chan” – se removió entre sueños balbuceando, ella lo miró con ternura infinita, hasta en sueños la nombraba. Luego de unos segundos cayó en cuenta de como le había dicho y un hermoso tono carmín adornaba sus mejillas. Él ultimamente la llamaba Akane-chan, pero nunca la había llamado A-chan, era hermoso escucharlo de sus labios, aunque estuviera dormido. Embriagada de ternura, le acarició lentamente el rostro y una sonrisa boba adornaba a Ranma.

Aun dormido se acomodó sobre sus piernas y ella gustosa se dedicó a mimarlo tranquila y pausadamente. En un acto de valentia, y aprovechando que el chico dormía placidamente, desató con cuidado la trenza que el siempre llevaba. Uno a uno introdujo sus dedos delicadamente entre las hebras azabache acariciandolo con infinita ternura. Ranma emitió un pequeño ronroneo como dando valida y aceptada la nueva caricia. Al cabo de unos minutos de esas suaves manos recorrer su cabellera, Ranma poco a poco fue abriendo los ojos, primero estaba algo confundido y parpadeo un par de veces hasta enfocar sus hermosos ojos azules, cuando lo logró, lo primero que vió fue esos ojos color chocolate que tanto le gustaban.

Dos segundos mas tarde comprendió y saltó varios metros lejos de ella como si de repente quemara o fuera un ácido.

– “¿Q.. q.. qu… que.. que… haces.. que diablos haces… aqui? ¡Estas loca! ¡Papa podría venir en cualquier momento!”

Ella miraba divertida la expresión de niño asustado que el portaba en ese momento, al parecer toda la tranquilidad se había esfumado como por arte de magia y ella reia tranquilamente mientras admiraba como esos mechones resbalaban por los hombros y caían suaves por su espalda. Se veia condenadamente bien con su remera sin mangas, sus bien torneados brazos y con el cabello suelto, le daba una imagen casi salvaje.

– “Ven aqui” – El abrió los ojos como si ella hubiera dicho algo imposible y extraño – “Confia en mi, vamos, ven…” – de a poco el se acercó y se puso frente – “Date la vuelta” – la miró extrañado ante su pedido pero obedeció. Nuevamente con toda la paciencia del mundo, ella tomo sus largos mechos y los peinaba suavamente, sus dedos eran una especie de peine improvisado, el simplemente se dejo hacer, confiaria en ella. Poco a poco la trenza volvió a su lugar.

– “¡Listo! Quedo mucho mejor que la ultima vez que te la hice” – y era cierto, esta vez le habia salido a la perfección, el volvió a mirarla y tenia una de esas sonrisas que tanto lo derretian. Tanteo su peinado y lo encontró en perfectas condiciones.

– “Tienes razon, te quedó bien”

– “La practica hace al maestro” – respondió ella alegre

– “¿Practicaste como hacer una trenza?”

– “Claro, ultima vez me habia salido terrible, asi que practique, algun dia iba a tener la oportunidad de volver a hacerla y queria que saliera bien”

– “¿Donde estan todos?” – Esa pregunta lo estaba matando desde hace un rato, ella estaba muy tranquila, por lo cual supuso que no habia peligro alguno, pero igual, estaba bastante curioso.

– “Nuestros padres huyeron vaya a saber porque… Nabiki tenia una salida con sus amigas, con lo cual la tia y mi hermana encontraron lindo dejarnos todo el fin de semana, la casa para nosotros” – Ranma intentaba procesar toda la información que Akane le estaba dando en ese momento – “Tambien nos dejaron la comida para que no tengamos problema” – Ella hizo una pausa – “me voy a cambiar, en un rato es la función del cine” – le guiño el ojo y se fue.

Ranma se dejó caer nuevamente en el futón recordando como habia despertado y las caricias que Akane le habia proporcionado “¿Desde que hora habrá estado conmigo?”

Rato mas tarde se ve a dos universitarios tomados de la mano, caminando en dirección al centro comercial. A el se lo podia ver con una camisa china blanca y pantalones negros, a ella con una pollera azul ceñida a sus piernas, con un tajo no tan pronunciado en la parte lateral y una camisa celeste. Esperaban no encontrarse a nadie conocido, hoy querían tener realmente una salida común y corriente, alejada de su vida de locos.

La película la eligieron entre los dos, ese dia no iba a haber peleas inútiles ni discusiones fingidas, era como un acuerdo tácito que todo tenia que salir bien…

Ella entro con chocolates de varios tipos y el con un enorme tazón de pochoclos.

Un rato mas tarde, terminada la pelicula, ambos salieron risueños y comentando lo mal que habían estado algunos actores.

– “Seguro yo lo hubiera hecho mejor que el protagonista” – una sonrisa suave salió de los labios de su prometida que viendo que todo estaba saliendo tan bien en su día, se tomó el atrevimiento de enlazar el brazo al de Ranma. Al instante el se tensó, pero pronto vió su sonrisa y se relajó, el también presentía que nada podia salir mal.

Caminando se dirigieron a la heladería, tomaron asiento una mesa que estaba algo apartada para no tentar su buena suerte y ordenaron.

– “Sabes, pense que los lugares como este no te agradaban, pero es la segunda vez que venimos.. y por sugerencia tuya”

– “Y no me agrada” – el jugaba con la cuchara de su helado mientras ella quería fulminarlo con la mirada – “pero se que a ti te gusta venir”

Su furia se esfumó en un instante, en un abrir y cerrar de ojos ese chico insensible y tonto que tenia por prometido podía hacerla sentir tan especial y única. Solo él tenia ese poder de saltar entre el cielo y el infierno en tan solo un segundo. Perdida tenia su mirada cuando su prometido se giró para ver la puerta de entrada y los vió.

Su amiga de la infancia entraba al local acompañada del idiota del cerdo, y se los veía bastante contentos. Rápidamente ubicó su mirada en Akane que seguía perdida en algún punto del horizonte y aun no los había notado. Ellos se sentaron en el centro del local mientras charlaban amenamente.

“Oh diablos, diablos, DIABLOS, ella no sabe porque se quedó Ryoga… la ultima vez que lo vió fue un infierno”

– “Akane-chan” – era un tema delicado y debía tratarlo como tal

– “En tus sueños me dices A-chan” – golpe directo al chico de la trenza, no se esperaba eso bajo ningún punto de vista

– “eeehh… en.. en.. ¿en mis sueños?” – tenia los ojos desorbitados y con una expresión de haber sido descubierto infraganti. Ella lo miraba con ternura, tal vez debía haber esperado a que el solo la llamara asi, pero no se resistió.

– “Hoy.. en tus sueños… me llamaste A-chan” – ella se mostraba feliz ante el acontecimiento, asi que lo tomó como una buena señal, ella no se enojaria de que la llamara de esa forma tan.. ¿personal?¿cariñosa?¿especial? o una mezcla de todo eso.

Despues de procesar toda la información habia una duda que lo estaba pinchando.

– “… ¿dije algo mas entre sueños?…” – una suave risa por parte de ella acompaño el suspenso que le generaba la espera de la respuesta

– “pues.. no que recuerde” – El suspiró aliviado y recordó lo que tenia que decirle, la sonrisa se borró de su rostro y ella lo vió extrañado. Akane aun no se habia percatado de quienes estaban al otro lado del local.

– “A-chan”

– “Suena lindo”

– “A-chan” – ella iba a decir algo pero el la detuvo con un gesto – “Estan aqui…”

Ella miró interrogante a su interlocutor y el bajó la mirada. Akane recorrió con la vista el lugar y Ranma observaba como sus facciones iban cambiando de la felicidad al escuchar la forma cariñosa de llamarla a la completa y absoluta tristeza al encontrarse alli a “el”. Ella seguramente seguía herida.

– “A-chan, el se quedó aqui, Ukyo no lo dejo escapar”

– “¿Escapar?”

– “El dijo que se iria de viaje de entrenamiento… pues no llegó muy lejos y terminó en el restaurante de U-chan, como vos lo viste” – ella movió la cabeza dándole a entender que podía continuar – “pues.. Ukyo consideró que era mejor que se quedara y enfrentara los problemas y no permitirle huir. Asi que esta trabajando con ella desde entonces.. recapacitando del daño que hizo y no huyendo como el habría hecho en un principio”

Ella se quedó fulminando con la mirada al chico de la bandana mientras procesaba la información que su prometido le había proporcionado.

– “Entiendo” – fue la simple palabra que salió de sus labios – “¿Tu como supiste?”

– “Ese mismo día que fuimos a comer con U-chan, ella me lo explicó y me pareció bien su decisión, era lo justo, huir no sirve de nada”

– “¿Por que no me dijiste… otra vez?”

– “Mirate… te pusiste rígida de solo saberlo cerca… aun no le perdonas y seguro que ni el mismo se ha perdonado, necesitan tiempo” – Ella lo miro como si estuviera hablando con un extraterrestre – “¿Que.. que ocurre ahora? ¿Por que me miras asi?”

– “¿Desde cuando pensas?”

– “Gracias por confiar tanto en mi criterio… no soy mi padre ¿sabes?”

– “Menos mal” – Ese simple comentario había aligerado un poco el ambiente y ella se relajó un poco – “Gracias” – tomo la mano que tenia Ranma apoyada en la mesa – “por cuidarme de todas las maneras posibles”

El chico se ruborizó por completo y no fue capaz de emitir palabra alguna.. así que se perdió cuando Akane se levantó de la mesa y se dirigió hacia donde estaba Ukyo y Ryoga.

– “A… A.. Ak… Akane” – el bajó la mirada como acto reflejo mientras que Ukyo no terminaba de comprender que Akane se encontrara ahi. Fue entonces cuando Ranma apareció atras de ella dispuesta a frenarla de lo que fuera hacer.

– “Gracias Ryoga” – sorpresa, eso había en el aire, tanto en su prometido, como en su amiga, como en el chico de la bandana que no daba crédito a lo que oia – “por no huir y afrontar las cosas” – hizo una leve reverencia y se giró mirando a Ukyo, Ranma a su espalda no entendía lo que estaba viviendo – “Gracias Ukyo”

Sin mas, se dió vuelta tomando de la mano a una estatua de Ranma y se volvieron a sentar en su mesa. Atras había dejado a unos sorprendidos Ukyo y Ryoga que nuevamente no entendian el proceder de Akane. Ranma por su lado aun intentaba procesar lo que habia dicho su prometida

– “¿Estas segura?” – fue la primer frase coherente que logró articular

– “Si.. Ukyo hizo lo mejor, y tu también. Él se esta esforzando, por no huir. Yo debo esforzarme para volver a confiar en el poco a poco y perdonarlo, se que sus intenciones nunca fueron malas conmigo. Incluso creo que estuviste bien en ocultarme que el estaba aquí y darme este tiempo”

Terminaron el resto del helado en silencio, cada uno sumido en sus propias cavilaciones. Al terminar, pagaron la cuenta a la camarera y se retiraron haciendo una reverencia a sus amigos que aun continuaban en el local.

Al salir el aire se notaba menos tenso, ya había bajado el sol, y una brisa fresca inundaba el ambiente. Akane tembló un poco ante una ráfaga imprevista y Ranma en un acto de valentía como el que había tenido la chica en la tarde, le paso el brazo por los hombros y así poder acercarla un poco a el para refugiarla. Ella se dejó hacer y caminando tranquilamente llegaron al Dojo.

– “Ve a tomar un baño asi se te pasa el frio” – Ella lo miró tiernamente, el estaba preocupado sinceramente por ella. Akane empezó a subir las escaleras y de pronto como si algo la pinchara saltó al lado de Ranma de improvisto. Tomo su cuello y despacio poso sus labios sobre los de el. Lentamente su boca empezó a recorrer la de su prometido que tambien hacia lo suyo. Se separaron y ambos estaban bastante sonrojados.

– “Gracias por cuidarme… asi” – Ahora si se encaminó hacia el cuarto de baño. Ranma estaba con esa sonrisa que bien podria calificarse como “idiota perdidamente enamorado” y minutos mas tarde cuando salió de su estado de estatua viviente caminó hacia la cocina a preparar lo que tenia en mente.

Akane bajó al rato, el escuchaba el crujir de la escalera y pronto el aroma a jazmin que ella siempre tenia despues del baño inundó todos sus sentidos.

Al llegar al ultimo peldaño de la escalera vió lo que habia preparado su prometido para ella, la cena que habia preparado Kasumi adornada con velas.

– “¿Ranma? ¿Ranma? ¿Donde estas?” – El la miró extrañado, estaba frente a ella y Akane lo estaba buscando como si no lo viera.

– “En frente tuyo… ¿estas ciega?”

– “No, lo que veo aqui es alguien que se parece a mi prometido, pero que se comporta muy distinto”

– “¿No eras tu la que decia que si estabas con una persona que realmente te gustara te comportarias distinto?”

Touche… Akane no pudo discutir eso.

Finalmente la cita verdadera habia concluido como tal, y un milagro ocurrió, ningun incidente se habia cruzado con ellos, o los habia perseguido, o algo parecido en todo el dia.

Se sentia bien pasar el tiempo asi, sin problemas, sin padres intentando casarlos, sin deberle nada a Nabiki para cubrirlos, sin prometidas desquiciadas. Ojala hubiera mas dias como este.

La cena como imaginaran estuvo deliciosa, y ellos simplemente disfrutaron de la paz de estar solos, sin interrupciones.

Fin del Capitulo

 

6 de Enero a las 2:02am de 2012..

Notas de la Autora: Ni en los mas profundos sueños de Rumiko hubiera podido pasar un capitulo como este… Pero en mi cabeza, SI! Hay que darle tregua a veces a estos dos. Espero que les haya gustado el capitulo y actualice prontito 😉 Estoy dispuesta y encaminada a terminarlo. Disfruten y me cuentan que les pareció ! Estamos acercandonos al final… lento y sin pausa…

1 Comment

  1. Gisella says:

    esta increible¡¡ ^^, Felicidades , esa fue la cita mas linda, tierna, bella y perfecta que he leido ^^, me alegra que ranma y akane hayan tenido su tiempo de paz s elo merecian desde hace mucho tiempo jijij, me quede como :O…. mejor dicho me quede congelada en la parte de ryoga, ya pensaba lo peor, pero me gusto mucho es aparte… mis felicitaciones el capi esta genial ^^

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


*