Clase 8: Todo se aprende

Clase 7: Guerra de Egos
January 30, 2010
Martes 2 de Marzo del 2010
March 2, 2010

Clase 8: Todo se aprende

Clase-8

– “¿A vos te parece justo hacerme comer tu comida?”

– “Ranma…” – parte del aura de Akane comenzó a fluir

– “Oh… ahí vamos otra vez, mañana me encargaré de eso…” – Ella lo miró extrañamente, no comprendiendo a que se refería y él viendo su carita confundida no pudo mas que acercarse y besarla, se veía tan tierna así, parecía una niña pequeña. Cuando se separaron, ella aun tenía algo en mente…

– “Me debes una aun”

– “Eso quisieras”

– “Ranma… quieras o no, en algún momento, me la voy a cobrar, sábelo”


Clase 8 – “Todo se aprende”

Bienvenidos a la sección de cocina Estilo Libre de la Escuela Saotome – Tendo. Hoy les enseñaremos deliciosos y sencillos platos para que hasta personas como Akane puedan hacerlos sin problema alguno, tan solo siguiendo estas instrucciones cualquiera puede cocinar deliciosos platillos sin intoxicar a nadie.

Nuestras anfitrionas, la experta en modales y cocina, Kasumi Tendo y la tradicional y correcta Nodoka Saotome. Ellas se encargaran de convertir a Akane Tendo en la mejor cocinera. ¿Quién será el encargado de probar y calificar? El siempre afectado prometido, Ranma Saotome.

– “Bien Akane, tienes el delantal puesto, ¿cierto?”

– “Si hermana, y todos mis utensilios dispuestos”

– “Akane, como primer medida tienes que tener a mano la receta que quieres realizar, al menos hasta que las aprendas de memoria y no las necesites mas”

Receta a realizar: Un Omelette

Ingredientes:

1 Huevo

Una taza de café pequeña de leche

Sal, Pimienta

Jamón Cocido

Muzzarella

Condimento a gusto


– “Es una receta bien sencilla, no tendrías que tener problema, comienza donde te parezca que nosotras te guiaremos”

– “Bien hermana”

Akane fue a la heladera y tomó los ingredientes que necesitaba de allí, los dispuso sobre la mesada y observó a sus mentoras para ver si estaba todo correcto. Realmente no quería equivocarse, tenía y debía demostrarle a Ranma que ella podía aprender a cocinar y así él no insultaría mas su comida, debía hacerlo.

La novata toma un recipiente del bajo mesada y lo coloca sobre la mesa central de la cocina. Toma uno de los huevos y le da contra el borde.

– “No no no Akane, debes hacerlo mas delicadamente, solo resquebrajando la cáscara” – Nodoka intervino al ver como la fuerza de Akane era aplicada a un simple huevo que se destrozo antes de tocar siquiera el borde del recipiente. Huevo 1 Akane 0.

– “Vamos hermana, toma otro y vuélvelo a intentar, esta vez mas despacio”

Akane ya veía la derrota frente a ella, realmente era mas difícil de lo que pensaba.

– “Vamos mejorando, pero tienes que tener en cuenta que cuando la cáscara se quiebra un poco no puedes seguir golpeándolo o se te saldrá…”- el huevo empezó a escurrir fuera del recipiente – “fuera” – Huevo 2 Akane 0.

Nodoka tomó la iniciativa esta vez y agarró uno de los huevos que aun Akane no había roto. Le mostró lentamente como hacerlo, tomar el huevo, darle suaves golpecitos en el borde del recipiente, una vez rajada la cáscara, tomar el huevo con las dos manos y abrirlo y colocarlo en el recipiente.

– “Ves Akane, no es complicado, vamos inténtalo”

Akane ya con sus esperanzas perdidas, lo vuelve a intentar bajo la mirada escrutadora de su futura suegra y su hermana.

El huevo comienza su viaje siendo tomado por las manos de Akane, se eleva un par de centímetros de la mesa donde estuvo apoyado, y comienza su rápido e inminente viaje al borde del recipiente donde hace contacto y se escucha el crujir de la cáscara. Viendo que aun el contenido se encuentra dentro, decide tomarlo con delicadeza e inspecciona el daño que le ha causado. Realmente perfecto. Pronto sus manos comienzan a ejercer presión en direcciones contrarias queriendo abrirlo y un nuevo crujido se escucha. El contenido se escurre bajo las narices de una feliz Akane que por fin pudo romper decentemente un huevo dentro del recipiente.

– “Muy bien Akane, viste que no fue tan difícil”

La cara de Akane distaba mucho de estar feliz con ese comentario, a ella le había parecido una tortura interminable y una hazaña mas complicada de las que Ranma le ponia para entrenar. Moderar su fuerza era algo que le costaba mucho, pero no se iba a dejar vencer. Tomo nuevamente la receta, ya tenía su ingrediente principal, fue a tomar la leche, despacio vertió el contenido dentro de una taza de café para medir correctamente cuanto estaba incorporando. Una vez completada la tarea, miro a sus maestras que dieron el visto bueno y lo incorporó con el huevo. Volvió a levantar la mirada buscando nuevamente autorización y tomó lentamente el batidor, para introducirlo con cuidado en el recipiente.

– “Akane… ten cuidado, puedes salpicar, hazlo despacio”

Ella levantó la vista para ver la cara llena de leche y huevo que tenían sus profesoras.

– “Inténtalo nuevamente querida, no te des por vencida”

Akane agradecía mentalmente que su prometido no estuviera ahí para burlarse de ella, simplemente tomo una rejilla y limpió un poco el desorden antes de continuar. Su hermana y su futura suegra estaban secándose con los delantales sus rostros, aun tenían esas miradas apacibles, ellas lo sabían, iba a ser difícil. Una vez acomodado un poco el desorden, Akane toma una nueva victima, perdón, huevo y procede nuevamente, esta vez le sale a la primera. Ya más confiada, toma la botella y la vierte sobre la taza de café.

– “Akane… no creo que le quieras agregar esa cantidad de vinagre a tu comida”

Ella se sobresaltó, pensando que estaba haciendo lo correcto, le presta más atención a la botella que erróneamente tomó. “Vinagre Blanco” decía la etiqueta. Una gota de sudor se resbaló por su nuca y la dejó apartada, bien apartada en la cocina. Volvió a la taza, limpió su contenido y esta vez leyó correctamente la etiqueta, no había duda, decía “leche”. Vertió el contenido en el recipiente e introdujo nuevamente el batidor.

Kasumi y Nodoka se habían alejado un par de pasos, aun no le tenían mucha fe y no querían mancharse nuevamente. Ella introdujo lentamente el batidor y comenzó a dale un par de vueltas, primero lentamente, y tomando confianza, lo hizo a una velocidad aceptable sin bañar toda la cocina. Levantó la vista una vez concluida la tarea para ver la cara de aprobación y alivio de las dos mujeres. Prosiguió con la receta, debía incorporarle los condimentos. Primero tomo la sal, despacito, echo un poco sobre el recipiente, y miró, todo estaba bien… dejó el salero y tomo el pimentero, nuevamente, incorporó poca cantidad, parecía estar en lo correcto, no le habían dicho nada. Una vez terminada la mezcla, agarró una sartén y prendió el fuego de la cocina. Le incorporó algo de aceite para evitar que se pegue la mezcla y la puso sobre el fuego.

– “Deberías tener preparados los ingredientes que quieres incorporar para que el aceite no se te queme, levanta temperatura rápidamente”

Akane sintiendo de nuevo que todo podía salir mal, quito la sartén del fuego y se dio vuelta en busca del jamón y la muzzarella. Cortó fetas del queso y dejó preparado sobre un plato el jamón. Nuevamente miró a las maestras y viendo que no había problemas, puso la sartén en el fuego. Espero que el aceite comenzara a crujir e incorporó la mezcla que había hecho previamente. Pronto se empezó a coagular el huevo, pidiendo autorización una vez mas, apoyó suavemente las fetas de queso para que se vayan derritiendo y sobre ellas el jamón, ahora solo era cuestión de paciencia y esperar que el fuego hiciera su magia.

Tomó la espátula y comenzó lentamente a despegar el huevo de los bordes. Pronto pudo tomarlo con la espátula y girarlo en sí mismo, ya estaba casi terminado, un par de segundos mas sobre el fuego y estaría listo. Tomó el plato y con el mayor cuidado depositó su obra de arte. Kasumi y Nodoka miraron dando la aprobación final, ahora solo faltaba el visto bueno.

Dejando un individual acomodado pulcramente en la mesa de la cocina, un par de cubiertos al mejor estilo occidental, un vaso de agua cerca y la servilleta doblada, salió rumbo a donde ella estaba segura, encontraría a su victima.

Lo encontró exactamente donde se imaginó que estaría, antes de llamar su atención y de que él se percate de su presencia se deleitó observando los atléticos movimientos que el chico estaba efectuando. Cada uno de sus músculos tensionados, su aura flotando a su alrededor, estaba realizando una kata avanzada en el Dojo. Gotas de sudor se escurrían por su torso desnudo, realmente era un experto y ella no podía salir de su ensoñación al verlo así, siendo tan él. Una vez concluida, quedó en el centro del recinto, se podía escuchar su respiración, se podía sentir su aura calmarse poco a poco, descender. Ella se acerca y le tiende la toalla sobre su cuello.

– “Debes tener hambre”

– “mmm… es cierto, tengo hambre”

– “¿Te gustaría probar algo de comida occidental?” – Ella hizo una pausa, se estaba acostumbrando a tomarse esas pequeñas pausas para medir las reacciones del chico – “Estuvo preparada bajo estricta supervisión”

– “¿Es segura comerla?”

– “Dijiste que si yo aprendía tu no dirías nada”

– “Pero no se si aprendiste” – la sonrisa claramente burlona, se hizo presente y Akane debía hacer mucho esfuerzo por no mandarlo a volar

– “Tu madre y mi hermana supervisaron todo, no dejaron que elija los ingredientes y estuve prestando atención a cada cosa que incorporaba”

– “Digamos que tengo tanta hambre que podría comer porquería para cerdos” – oh oh… ahí vamos de nuevo, el aura de Akane empezó a fluir, ganando intensidad rápidamente

– “Oye oye, cálmate. Que ya nos vamos a encargar de eso también” – un signo de interrogación se dibujo sobre su rostro haciendo una mueca claramente infantil, desde ayer que estaba insistiendo con eso y aun no tenia claro a que se refería – “Esta bien, lo prometí y si dices que fue bajo supervisión, probaré”

Una genuina sonrisa se dibujó en el rostro de ella y sin darle mucha explicación le roba un beso y sale del dojo apresurada

– “Te espero en la cocina, está todo listo”

– “¡¡Bien!! Por fin termine” – una sonrisa aliviada aparecía en el rostro de la muchacha de largos cabellos castaños – “Espero que así no tengas problemas”

Una gota de sudor se dibujo en la nuca del chico cerdo, está bien que necesitaba ayuda para no perderse, pero esto, parecía una exageración.

– “¿No te parece demasiado?”

– “No… nunca es demasiado cuando se trata de tu sentido de la orientación” – Luego de haber pasado un par de días dándole lugar a Ryoga, había comprendido que el chico era capaz de perderse entre las mesas del restaurante, y mas que ayudar, complicaba los pedidos. Ni que decir de los que había que entregar por la ciudad. Así que decidió implementar cartelería informativa por todos lados. Ahora cada mesa del lugar estaba perfectamente marcada con números bien grandes, había un mapa cada cierta cantidad de metros en la casa, señalización para llegar al baño y a las respectivas habitaciones. Ukyo había dedicado todo el día a ello y se sentía claramente satisfecha con su labor y de poder darle a Ryoga un lugar donde no se perdiese.

– “Espero que tus esfuerzos valgan la pena y no perderme”

– “Vas a ver que sí, aparte resultaste ser un excelente mesero y ayudante”

– “¿No te trae problemas con Akane que yo este acá?”

– “Creo que si escapas de tus problemas es peor, cuando hayas recapacitado y el tiempo sane de a poco las heridas, todo volverá a la normalidad” – Ryoga solo bajó la mirada, sus facciones ocultas por su largo flequillo – “Ya sabes que Akane quiere a Ranma, yo también debo aceptarlo, al fin y al cabo siempre lo supimos, solo que…”

– “Que ahora verlos juntos…”

– “Duele”

El lugar se encontraba despejado, impecable, pulcro y limpio. Luego de que su prometida cocinaba nunca lo había visto así. Cuando él ingresó en la cocina, su madre y su futura cuñada se retiraban con miradas satisfechas y aprobatorias, no había signos de advertencia. Allí se encontraba ella, del otro lado de la mesa donde estaba ubicado el tan famoso plato. Tácitamente Akane invitó a sentarse a Ranma en el lado que le correspondía y se dedicó a esperar el veredicto de su prometido.

Lentamente el tomó la posición adecuada, agarró la servilleta y la acomodó sobre sus muslos, aun estaba con el torso desnudo y la toalla colgada en su cuello, levantando la mirada cada tanto se dispuso a tomar los cubiertos. Tenía tantos modales que no parecía el mismo. Con toda la tranquilidad del mundo, introdujo el tenedor sobre “eso” y el cuchillo ingresó deslizándose por el alimento. Pronto pudo tomar un pequeño trozo que lo examinó cuidadosamente antes de ingresarlo a su boca. Empezó a saborearlo, testearlo, intentando encontrarle algo extraño, pero nada de eso ocurrió. Sus papilas gustativas estaban felices por lo que él había puesto sobre ellas. Sin perder más tiempo comenzó a arremeter contra el resto de la comida que su prometida le había servido, al cabo de unos segundos, ya nada quedaba.

– “¿Hay mas?” – Preguntó como un niño ansioso

– “¿Qué tal estuvo?”

Silencio… una pregunta y la respuesta solo fue silencio… La cara de Akane era la ansiedad personificada, estaba esperando una respuesta satisfactoria, al fin y al cabo había pedido otro.

– “Akane… esto… ¿Realmente lo hiciste tu?”

– “Si, tía Nodoka y Kasumi solo miraron, pero no tocaron nada”

– “¿Se fueron al comedor ya?”

– “Si, cuando tu entraste se fueron”

– “¿Nabiki?”

“¿Si te contesto me vas a decir que tal estuvo?”

– “Si me contestas ¿Dónde esta Nabiki, y nuestros padres?”

– “Nabiki salió hace rato cuando me vio a mi en la cocina, lo mismo tío Genma y papa, encontraron una excusa y se fueron” – La sonrisa del muchacho se amplió ante el favorable panorama. Sin dar mas vueltas, echó un último vistazo a la puerta para que no hubiera nadie mirando, todo estaba bien. Tomó a Akane y la sentó sobre sus propias piernas y sin darle mucho tiempo a replica la besó, la besó quitándole todo el aire, saboreando su boca como antes había saboreado el plato que especialmente ella preparó para él. Al cabo de unos instantes él la suelta y la respiración de ella se escucha agitada ante el arrebato de su prometido.

– “Quiero que me sigas cocinando estas cosas ricas”

– “¿En serio?” – La cara de la chica se iluminó aun más si es que eso era posible

– “Si, te estoy hablando muy en serio”

Ella sin mas lo abrazó desde su posición, realmente estaba feliz de que por fin le había salido una comida decente y a Ranma le había gustado.

– “Sabes…” – su tono era misterioso – “Si me sigues dando estas recompensas voy a cocinar mas seguido para ti, bajo supervisión” – un guiño coqueto y un tono pícaro completaron la frase.

– “mmm… es una buena recompensa, me parece un trato justo”

– “Es raro, hace rato que no nos interrumpen, es como si nos evitaran, ¿te diste cuenta?”

– “Si, es extraño que nadie aparezca, nadie interrumpa, nadie haga nada por averiguar que estamos haciendo, parece como si fuera a propósito”

– “¿Lo habrán descubierto?”

– “La única que sabía era Nabiki”

– “¿Les habrá contando mi hermana?”

– “No lo se, pero que es raro, es raro. Ven, vamos, quiero mirar algo”

Ambos salieron de la cocina, Kasumi y Nodoka estaban tendiendo la ropa, sin dar muchas explicaciones Ranma subió al tejado, Akane solo se limitó a seguirlo, seguramente tenía algo planeado.

– “¿Qué tenés planeado hacer?”

– “Umisen-ken…” – el se acomodó en la posición – “voy a recorrer la casa, ya regreso”

Pronto desapareció de la vista de su prometida y más pronto aun había ya regresado, con un par de micrófonos en las manos y unas pequeñas cámaras.

– “Nabiki…” – Akane miraba cada artefacto con asombro – “¿Dónde estaban?”

– “En el pasillo entre nuestras habitaciones, y una en cada una de nuestras habitaciones”

– “La mato…”

– “Perfecto, ven, vamos al dojo”

Akane no entendió, pero Ranma se apresuró antes de que perdiera esta oportunidad, dejaría el asunto de Nabiki para más tarde.

– “Lo que quiero enseñarte hace un par de días es a controlar tu aura, me di cuenta el otro día cuando peleábamos que ya puedes controlarla en cierta forma, a voluntad. Pero no por mucho tiempo y quiero enseñarte a hacerlo correctamente”

– “Ranma, no tengo la menor idea de lo que me hablas”

– “Así que es involuntario… pero… ¿podes verla?”

– “Si, verla puedo”

– “Bien, eso quiere decir que solo te falta control” – él hizo una pausa – “Ven” – se acomodaron en el centro del Dojo, lentamente él comenzó a concentrarse – “presta atención como lo hago, sentirla es lo esencial” – cerró los ojos lentamente y su aura roja comenzó a rodearlo, era una leve capa que lo cubría. De a poco el aire se empezó a sentir mas frío, y pequeñas gotitas se iban depositando en sus hombros que al instante se cristalizaban, convirtiéndose en fina nieve. Akane lo miraba asombrada por el nivel que él había alcanzado, viendo como su respiración se calmaba cada vez más, y lentamente abría los ojos y la temperatura en el dojo subía.

– “Algo así es lo que usé con Saffron” – se sacó el hielo sobre sus hombros – “lo puedes manipular tanto para el frío como para el calor, es una forma perfeccionada del Dragón Volador que me enseñó la abuela tiempo atrás”

Akane lo miró claramente desconcertada, sin entender aun que pretendía que ella hiciera.

– “Cuando te enojas expulsas tu aura sin querer, evidentemente lo haces sin darte cuenta por lo que me decís, y…” – hace rato que el chico no estaba nervioso, era raro incluso verlo así – “ y, hay… otro.. ot…ro.. otr..oo..”

– “¿Hay otro que Ranma?”

– “A veces… cuando…”

– “Dilo de una vez…”

– “A veces cuando te beso dejas tu aura libre”

– “¿En serio? ¿Como sabes?”

– “Porque la veo”

– “Ranma… cuando me besas… ¿no cerrás los ojos?”

– “mmm… a veces si, ¿por?”

– “Raaaaannnnmmmmmmaaaaaa…” – el aura comenzó a fluir libremente sin control alguno de su poseedora, el artista marcial mas famoso de Nerima empezó a temer por su futuro, no sabiendo si correr por su vida y toda su descendencia o quedarse a explicarle a una muy furiosa Akane como controlar su aura, en este caso convertida en ira pura. Aunque… aun no entendía completamente el enojo de su prometida, no comprendía que le molestaba a ella que tuviera los ojos abiertos, ¿tan grave era?

– “Akane, intenta focalizar toda esa ira, intenta concentrarla, imagina una bola, como una pelota de ira” – ella frena en toda su ira descontrolada y ve que su prometido en vez de salir corriendo, escapando de ella como suele hacer se quedó al lado intentando que controle la ira en una pelota, acaso ahora ¿se había convertido en psicólogo?

– “Vamos Akane, no desperdicies la oportunidad, focalizá”

Ella aun sin entender el extraño comportamiento de Ranma se limita a cumplir con lo que le está pidiendo y se imagina la bola, pronto un pequeño destello sale de sus manos, pequeñas chispitas azules.

– “Está bien, seguí pensando en la pelota, fórmala con las manos, dirigila, enfocala”

Pronto una lucecita, primero muy débil y de a poco más intensa comienza a formarse en las manos de la chica, la pelota empieza a crecer tímidamente y rápido gana el tamaño de una pelota de fútbol.

– “¿Y ahora? ¿Qué hago?”

– “Tenes que dirigirla, preferentemente hacia algo, tene muy en claro a donde, porque sino puede dispersarse, no tener la suficiente fuerza y volver hacia vos y no te distraigas en este momento porque perder el control de la energía puede provocar una explosión o atacarte a ti y lastimarte”

– “Gracias por decirlo así Ranma… que tranquila que me dejas” – Akane ¿sarcástica? El mundo podía estar de cabeza…

Ella divisó en la esquina del dojo un balde de agua, siempre preparado para cualquier imprevisto, o porque simplemente estaba ahí y concentró toda su energía en el, la bola azul pronto salió disparada, atravesó el Dojo con rapidez y llegó a su destino sin problemas haciéndolo estallar por los aires, dejando caer una pequeña llovizna dentro del lugar.

– “¿No tenias otro lugar a donde dirigirlo no?” – Una pelirroja con cara de pocos amigos estaba realmente fastidiada y Akane estaba de buen humor una vez expulsada toda su ira, aunque no de amnesia.

– “¿Por qué abrís los ojos?” – La pregunta fue directa y sin anestesia y la pelirroja aun no entendía que era lo que le molestaba tanto.

– “eh… me gusta… verte…” – hizo una pausa y continuó antes de que Akane dijera algo – “así”

– “¿En serio? ¿No sabes nada al respecto de eso?”

– “¿Qué tendría que saber?”

– “Ranma… dicen que si uno abre los ojos cuando se besa… es… es que… no… no tiene confianza en la otra persona” – La pelirroja no se esperaba una en lo mas mínimo una respuesta así

– “No… no sabia…” – ella bajo su rostro, su flequillo cubría sus facciones – “Discúlpame si te ofendí”

Esta más que decir que Akane casi recibió un shock, ¿Ranma disculpándose? Claramente hoy el mundo estaba de cabeza, ¿Qué estaba pasando? ¿Acaso un virus en el aire? Todo estaba demasiado raro…

– “Ranma, está bien, tu no sabias” – ella con un gesto infinito de ternura toma su rostro y logra que ella lo mire – “se que no es así” – La pelirroja sonrió feliz que no había sido mal interpretada, Akane viendo la cara de alivio de ella, la abrazó. Ahora los papeles habían cambiado, ellas eran de la misma estatura y Akane la estaba cuidando y acariciando en la cabeza tal cual una niña pequeña.

– “Ven, aun tenemos que solucionar un par de cosas con Nabiki”

Ambas salieron rumbo a la casa, había varias cosas por aclarar, subieron sin escalas a la habitación de la mediana de las Tendo. Tocaron la puerta y sin esperar mucha respuesta se adentraron.

– “¿Qué las trae por aquí?” – pregunta la anfitriona, cómodamente sentada en su escritorio

– “Sabes perfectamente porque venimos, ¿lo saben?”

– “¿Saber que hermanita?” – Ranma no soportando más que se burlen así de ellos, se acerca velozmente a donde esta Nabiki, la toma de la silla y la mira fijamente a los ojos.

– “No juegues con nosotros, aceptamos tu precio en el Dojo y dijiste que guardarías silencio hasta que nosotros nos decidamos, ¿Qué saben?” – Nabiki le sostuvo la mirada sin amedrentarse en lo más mínimo del exabrupto de su futuro cuñado.

– “Nadie esta jugando contigo, cuñadito” – Nabiki hizo una pausa – “Es cierto, lo averiguaron, pero no por mi culpa”

– “¿Quiere decir que lo saben? ¿Cómo puede ser eso y que aun no hayan organizado una boda?”

– “Kasumi y Nodoka lo saben, ni tío Genma ni papá aun se dieron cuenta”

– “Por eso intentaron enseñarme a cocinar, y por eso no entra nadie cuando entrenamos”

– “Hasta ahora la tía y Kasumi se las están ingeniando para que no los encuentren, incluso yo, pero han roto mi equipo” – Y miró a Ranma con verdadera frialdad en sus ojos

Akane quedó pensativa y comprendió porque no habían tenido interrupciones, al parecer todo era un plan de las mujeres de la casa para unirlos, esta vez dejando los métodos machistas de lado para de una vez por todas juntarlos realmente, no a la fuerza, sino al ritmo que ellos necesitaron. Estaba agradecida con su futura suegra y sus hermanas.

– “Tu equipo esta guardado, no está roto ni dañado, solo desconectado” – Ranma ya no se mostró tan cruel ante el comportamiento de Nabiki, sino que comprendió también que esta especie de tregua con los patriarcas de la casa había sido en gran parte a su colaboración, aunque aun no le podía perdonar que los espiaran de esa manera. – “¿No tenías otra forma que no sea con cámaras y micrófonos no?”

– “Es la manera que yo utilizo, por lo tanto, la mas efectiva sin lugar a dudas” – Nabiki hizo una pausa, su rostro mostraba seguridad en lo que hablaba – “¿O vas a negar que hasta ahora el secreto no está perfectamente guardado?”

– “Si perfectamente se refiere a que de saberlo tu sola, ahora lo sabe mi madre y Kasumi…”

– “Al menos no estas casado gracias a nosotras” – Ranma ya se sentía frustrado, aunque no quería mas cámaras en el futuro.

– “¿Por qué Kasumi no me ha dicho nada?”

– “Esta esperando que tu se lo cuentes Akane…”

Akane bajó la mirada, se sentía apenada de no haber confiado en su hermana cuando ella había estado ayudándola tanto. Se dirigió a la puerta y pronto Ranma la siguió.

– “Mi equipo por favor, cuñadito”

– “Te agradezco la ayuda, cuñada, pero el equipo se queda conmigo” – Ranma por primera vez tenía algo que le interesaba a la reina de los chantajes y las estafas – “no mas espionaje con nosotros” – Sin dar mas explicaciones se retiran de la habitación de la mediana de las Tendo. Ambas tenían que charlar con sus respectivas madre y hermana.

Nabiki sonrió complacida por el atrevimiento de su futuro cuñado al confrontar así con ella. Las cosas se estaban poniendo interesantes para ella también.


Notas de la autora: La charla entre Ranma y Nodoka, y Kasumi y Akane quedan para la próxima. ¿Cuánto tardaran en enterarase los patriarcas? ¿Nabiki tomara cartas en el asunto contra Ranma para recuperar su equipo? ¿Ryoga seguirá perdido? Esta vez no me demoré tanto y también les propongo un Fanart de Akane como yo me la imagino en esta historia, hice algunos, así que los pondré en los capítulos que siguen. Espero que les guste, ya saben opiniones, quejas, lo que sea…

11 Comments

  1. Miau says:

    Por que te demoras tanto en hacer un capitulo?

  2. pao says:

    Hola nodokita linda preciosa….
    Por lo que mas quieras llama a tu musa… me muero de ganas de saber como termina…
    ja ja ja, bueno, sin presiones!!!
    igual y espero ser fan de esta página unos años mas…. exitos!!!

    • Nodoka says:

      Jajjaa !! Gracias por lo de preciosa, gracias por esperar a mi musa… el otro dia tuve una inspiracion para el final y tengo el proximo capitulo avanzado, no esta perdido!!! el problema es que me tardo… pero gracias por la paciencia y por estar ahi para leer, gracias.
      Creeme que cuando actualice, va a haber bombos, platillos y fiesta por todos lados !

  3. cammii says:

    Holaa nodokaaa quieroo agradecertee por el hermoso fic q hisistee :D, d verdad me a encantado y quisiera saber q pasa en el siiguientee capi
    lo esperaamos con ancias pliss no lo abandonees!!
    😀

  4. Gisella says:

    hola lindo capi, sabes nabiki en este capi me parecio agente de la cia o el fbi jiji con las caras y todo quizas tenga futuro para eso jajaj, muy lindo el capitulo de verdad espero que publiques otro pronto ^^ y ya quiero ver los fant arts ^^

  5. Gisella says:

    sii eso seria increible ^^ ji por cierto escribi mal antes jiji quize decir nabiki tiene futuro en la cia por las camaras que puso en toda la casa jajajaja felicidades por el fic

  6. Astrid says:

    onegaiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii
    publica ya el q sigue, me estoy muriendo de la insertidumbre, x faaaaaaaaaaaaaaaaaaa, de escritora a escritora t lo ruego

    o si y t quedo genial, sigue asi gambateruuuuu

  7. bruujiita says:

    porfaa publicaa el siguentee! 😀
    quieroo saber el resto, taa muy genial sigue asi 🙂

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


*